Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Madrid MIÉRCOLES 12 7 2006 ABC El mercurio se dispara en los termómetros de la capital. Miles de personas lo sufren trabajando a pie de calle Trabajar a cuarenta grados TEXTO: MERCEDES SÁNCHEZ FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. A la noche más calurosa del verano le siguió un martes plomizo y pegajoso. Asfixiante. Los aires africanos que llegaron a la capital cubrieron el cielo de gris. Costaba hasta respirar. Y es que del Sahara vino una masa de polvo que llenó la atmósfera de partículas contaminantes. Aunque el sol no asomó en toda la jornada, el mercurio siguió instalado en torno a los 40 grados. Y unas mínimas por las nubes. El termómetro no bajó de los 24. Mezcla insoportable: calor y calima. Con ese panorama, los mejores aliados fueron los climatizadores. Los aparatos de aire acondicionado y los ventiladores funcionaron ayer a todo gas. Echaban humo. La ola de calor que azota estos días Madrid han disparado el consumo de energía. Ayer, a las 13.15, se alcanzó un nuevo recórd histórico de verano, el segundo consecutivo: 40.600 megavatios. Por primera vez en lo que va de estío se superó la barrera de los 40.000, una cifra muy considerable. Los miles de trabajadores que se ganan la vida a pie de calle desafiaron ayer las altas temperaturas con valor. Juan Ales recorre el centro de Madrid, con su carrito en la mano, repartiendo cartas. Después de todo tengo mucha suerte, porque en los portales se está muy fresquito, lo malo es salir. El calor y yo nos soportamos muy bien, pero hoy llevo una botellita de agua para no deshidratarme. Es horrible este aire caliente que te deja aplatanado reconoce el cartero. Juan Antonio González es otro de los valientes que no teme al calor. Es el portero de un inmueble situado en la calle San Felipe Neri. Llegué ayer de vacaciones y no me lo podía creer. En la playa se estaba de lujo, un clima muy agradable, pero Madrid es un infierno. Esta mañana he tenido que hacer unos arreglillos en la azotea del edi- Juan Ales, cartero del centro de Madrid, durante su jornada laboral ficio y creía que me daba algo. Lo he tenido que dejar. Mañana me lavanto a las siete de la mañana para que no me pille otra vez todo el calor Menos mal que las temperaturas darán hoy una pequeña tregua a los termómetros. El Instituto Nacional de Meteorología prevé un descenso de entre 4 y 7 grados. Por la tarde hay, incluso, posibilidad de chubascos.