Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Premios Cavia 2006 MIÉRCOLES 12 7 2006 ABC DISCURSO DE LA PRESIDENTA- EDITORA DE ABC DEVOCIÓN A LA LIBERTAD CATALINA LUCA DE TENA s para mí y para cuantos hacemos ABC un motivo de extraordinario orgullo que Vuestras Altezas presidan la cena de los Cavia como popularmente se la conoce en los ámbitos periodísticos y literarios. Va para un siglo de estos Premios y desde los ya lejanos años veinte hasta hoy siempre que ha sido posible ha habido algún miembro de la Familia Real presidiendo esta reunión. Desde su fundación, en 1903, por mi bisabuelo, don Torcuato Luca de Tena, ABC ha sido un periódico que ha buscado siempre la verdad, la excelencia allí donde estuviere, todo ello marcado por la devoción a la libertad y a la independencia informativa. Por eso, desde el primer momento, apostó por la Monarquía democrática y liberal que es el Régimen que encarna y conjuga los más altos intereses de España. Se ha asociado nuestra cabecera con la Institución monárquica y en esa defensa, a lo largo de los últimos cien años, no nos importó sufrir cierres o persecuciones, seguros como estábamos y estamos de que, al final, y pese a las campañas de desprestigio y de ataques irracionales, siempre triunfa la verdad. Vos, Señor, habéis presidido dos años esta cena. Hoy venís acompañado, por primera vez, por vuestra esposa, la Princesa de Asturias. Es algo que nos emociona. Porque quien hoy comparte vuestra vida es una periodista que comenzó su carrera profesional en ABC, y a quien en esta Casa se recuerda y quiere con cariño. Al reiteraros, Altezas, nuestra gratitud por vuestra presencia esta noche, os ruego que hagáis llegar al Rey nuestro testimonio de lealtad en la seguridad de que seguiremos fieles a nuestras convicciones de siempre y al compromiso contraído por ABC con la Historia en defensa de España, de la Corona y de las libertades. Excelentísimos señores... presidente del Congreso, presidente del Tribunal Constitucional, presidenta de la Comunidad de Madrid, señores ministros, excelentísimo y reverendísimo señor Nuncio de Su Santidad, autoridades, queridos amigos: Por esta Casa y en estos ochenta y seis años de premios ha desfilado el palmarés más señero de las Letras y el Periodismo iberoamericanos. Nombres que son ya páginas excelsas de los libros de texto aquí tuvieron su noche de gloria alzándose con el Mariano de Cavia Pérez de Ayala, Gabriel Miró, Pemán, Halcón, Agustín de Foxá, Luis Rosales, Salvador de Madariaga, Rafael Alberti, Umbral, Pere Gimferrer, Mario Vargas Llosa, Rafael Sánchez Ferlosio, Antonio Muñoz Molina... Tres de estos escritores- -Jacinto Benavente, Camilo José Cela y Octavio Paz- -obtuvieron el Cavia después de ganar el premio Nobel. También en el premio Luca de Tena destacan nombres que son la clave E del periodismo de las últimas décadas: desde Ramiro de Maeztu a Indro Montanelli; desde Víctor de la Serna a Jean d Ormesson; desde Luis Calvo o Alfredo Marqueríe a Manuel Alcántara sin olvidar a nuestro siempre presente Jaime Campmany o José Antonio Zarzalejos que lograron los dos galardones: Mariano de Cavia y Luca de Tena Es tradición de esta Casa honrar no sólo a los premiados, sino también a aquellos que con sus deliberaciones han hecho posible estos galardones. Por tantas horas de paciente lectura, y por el análisis de sus estudios y la independencia de sus criterios, nuestro más sincero agradecimiento a los miembros del Jurado que ha estado presidido por el vicedirector de la Real Academia Española y premio Mariano de Cavia en 2004, Gregorio Salvador, y compuesto por Antonio Mingote, Luis Suárez Fernández, Andrés Ollero y José Miguel Santiago Castelo. Ellos otorgaron por mayoría el premio Mariano de Cavia a la crónica Navegando la noche de Juan Manuel de Prada, publicada en ABC el día 9 de abril de 2005. Desde que estrenara las imprentas con un libro de título ramoniano y provocador, Juan Manuel de Prada ha dado muestras sobradas de una pasión insomne y entusiasta por la literatura. Rastreador de la bohemia madrileña de principios del siglo XX en el agitado fresco valleinclanesco Las máscaras del héroe urdidor de intrigas góticas y venecianas en La tempestad vindicador de una feminista pionera y olvidada en la delicada Las esquinas del aire vigía de los laberintos de la culpa y la redención en la sobrecogedora La vida invisible Juan Manuel de Prada ha cosechado algunos de los premios más codiciados y prestigiosos de nuestra literatura, desde aquel Planeta de 1997 hasta el más reciente Premio Nacional de Narrativa. También ha cultivado, con profusión y vehemencia, el periodismo. Desde que, allá por julio de 1995, iniciara su colaboración asidua en ABC, Juan Manuel de Prada ha llegado a entablar con nuestro periódico una fecunda y leal sintonía. Con sus artículos, Prada se ha incorporado a esa tradición de periodismo literario que constituye la más preciada seña de identidad de ABC desde el momento mismo de su fundación. Antonio Mingote y su esposa, Isabel Vigiola, con Ana Botella en la Casa de ABC José María Álvarez del Manzano, en animada conversación con Pilar del Castillo Siguiendo una costumbre ya secular de escritores convertidos en corresponsales inaugurada por Azorín cuando en mayo de 1905 mandara desde París una crónica telegrafiada (la primera que publicaba la prensa española) en la que informaba sobre un atentado fallido sufrido por Alfonso XIII y el presidente francés Émile Loubet, ABC envió a Prada a Roma en la primavera de 2005 para que transmitiera a sus lectores el cúmulo de emociones que se vivieron desde la muerte de Juan Pablo II hasta la elección de su sucesor Benedicto XVI. En la crónica Navegando la noche Prada narra las horas de vigilia que precedieron a las exequias papales, así como el estallido de devoción popular que reclamó la canonización inmediata del Pontífice difunto. Atento a la magnitud del acontecimiento histórico, Prada se muestra interesado sobre todo por el factor humano siguiendo la pauta de César González- Ruano que aconsejaba al escritor en periódicos atender y fijarse en las cosas pequeñas que son las que mejor nos transmiten el temblor del instante. El Jurado otorgó, por mayoría, el premio Luca de Tena a Oriana Fallaci. Fallaci es uno de los personajes clave del periodismo y de la literatura europeos del siglo XX. Nacida en Florencia en junio de 1929, su infancia transcurrió en la Italia mussoliniana, donde su padre era un activo militante antifascista, lo que sin duda influyó en la joven Oriana para unirse a la resistencia partisana contra la ocupación nazi, durante la Segunda Guerra Mundial, en su Toscana natal. Aunque comenzó a estudiar la carrera de Medicina, a los 17 años la vemos trabajando como reportera en un diario de Florencia. El carácter independiente de la joven ya señalaba lo que iba a ser a lo largo de su vida. Un buen día la obligaron a es- Estábamos seguros y lo estamos de que, al final, y pese a las campañas de desprestigio y de ataques irracionales, siempre triunfa la verdad