Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes MARTES 11 7 2006 ABC MUNDIAL 2006 LOS CAMPEONES El capitán, Fabio Cannavaro, muestra el trofeo de campeones a Italia entera desde la escalerilla del avión AFP Italia, entre la fiesta y el juez JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL La bota italiana se emborrachó de orgullo en la celebración de su cuarto título Mundial, solamente uno menos que esa ROMA. Italia entera vivió ayer una segunda noche de fiesta, esta vez sin la tensión de la final y con la alegría de recibir en triunfo a sus campeones del mundo. Como en los momentos de esplendor de la antigua Roma, el Circo Máximo, con casi medio millón de personas, fue el epicentro de una explosión de entusiasmo que se notaba en todos los rincones del país del calcio Los jugadores habían sido recibidos en el aeropuerto por el primer ministro, Romano Prodi, y llegaron recorriendo las calles de la Ciudad Eterna en autobuses descubiertos en medio del delirio general. Brasil que tanto elogian cada cuatro años. Una alegría que mañana devolverá a muchos a la otra realidad. La Justi- cia debe decidir si descienden el Juventus, el Milán, el Fiorentina y el Lazio. Es el lado oscuro del calcio triunfal sión que la Justicia deportiva debe tomar mañana. Si volar alto significaba conseguir una amnistía, la ministra de Deportes se ha negado en rotundo a tapar el fraude con la copa Jules Rimet por bandera. También Gattuso ha expuesto su desacuerdo con un indulto. Patrulla acrobática La fiesta comenzó en el momento del aterrizaje de la selección nacional en el aeropuerto militar de Pratica di Mare. Cuando el capitán de la selección, Fabio Cannavaro, se asomó a la puerta del avión con el trofeo dorado en la mano, los italianos volvieron a hacer sonar las bocinas de los automóviles en todo el país, mientras la patrulla acrobática nacional, las Freccie Tricolori trazaba por segunda vez y casi en vuelo rasante una gran bandera italiana sobre las cabezas de los vencedores. Poco después, iniciaban una acrobacia sorpresa, bautizada Berlín 2006 era un gran corazón en el cielo azzurro sobre el que superponían, una vez más, la bandera tricolor. Como sucede en los reencuentros familiares italianos, la llegada de los campeones fue un momento de alegre desorden. Se suprimió la conferencia de prensa en el aeropuerto militar, mientras que centenares de tifosi que habían logrado colarse en la base con todo tipo de excusas y complicidades se lanzaban al asalto de sus ídolos. Del Piero dijo que el vuelo desde Berlín se nos ha hecho larguísimo, pero estamos contentos de estar de nuevo en Italia Gianluigi Buffon fue uno de los más aplaudidos. Recién homenajeado por la FIFA como mejor portero del Mundial, Buffon comentó, refiriéndose implícitamente al escándalo de los árbitros, que este año ha sido como una montaña rusa. Pero lo importante es que la selección nacional se ha vuelto muy sólida. Hemos abandonado algunas cortesías, pero esta selección más ruda gusta más a los aficionados Cannavaro comentó que una victoria tan importante nos llena de satisfacción. Hemos llevado a cabo una empresa histórica Convencer a Lippi El entusiasmo de todo el país puede convencer a Marcello Lippi a no abandonar su cargo, tal como había decidido a raíz de las polémicas sobre la corrupción. Poco a poco, Lippi ha ido recuperando la sonrisa, y ayer comentaba ya que en estos momentos no podemos volar bajo, debemos volar alto en todos los sentidos Otra de las víctimas del escándalo de los árbitros vivió ayer un pequeño momento de alegría. Desde su cama en el hospital de Turín, donde permanece en estado muy grave, Gianluca Pesotto sonrió e hizo el gesto de la victoria con la mano cuando el médico le informó de la victoria en el Mundial. Los jugadores de la Juventus en la selección nacional irán a visitarle hoy. Esa frase del seleccionador respecto a volar alto en todos los sentidos sonó a mensaje encubierto ante la deci- Doce jugadores afectados En efecto, los culpables deben pagar y, junto a Luciano Moggi y su grupo de árbitros, los mayores afectados serán el Juventus, el Milán, el Fiorentina y el Lazio, sin olvidar a jugadores que, como Buffon, constaron entre los implicados en las apuestas ilegales. Esos cuatro clubes se juegan mañana el descenso en los despachos. Y con ellos, doce de los jugadores que conquistaron la Copa del Mundo, la columna vertebral del campeón. El mayor hito de su carrera puede recibir el golpe del descenso. Cannavaro y Zambrotta esperan su cesión al Real Madrid, pero Buffon, el mejor portero en Alemania 2006, no piensa marcharse aunque el Juventus descienda a Tercera. Sería el gran golpe del Mundial. Tanto como el de Zidane a Materazzi.