Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 7 2006 89 El Chelsea y el Manchester pretenden a Sergio Ramos, que tiene una de las fichas más bajas del Real Madrid El Barça quiso a Eufemiano Fuentes, implicado en la Operación Puerto pero éste prefirió seguir en Las Palmas MUNDIAL 2006 El Balón de Oro de la prensa Zidane fue elegido por la prensa el mejor futbolista, en una votación realizada mayoritariamente antes del final del partido. Sumó 2.012 puntos. Cannavaro quedó en segunda posición, con 1.977 puntos. Pirlo fue el tercero, con 715. Buffon era seleccionado como el mejor portero. Klose recibió la Bota de Oro como máximo goleador, con cinco tantos. ción de Materazzi es una situación que el francés ha sufrido muchas veces. Porque sus rivales conocen su talón de Aquiles, que no está en el tobillo, sino en ese carácter que se forma al ser un hijo de emigrantes argelinos que surge de la nada, en Marsella, para ganarlo todo. El niño que, junto a Lila y otros tres hermanos varones (Madjid, Farid y Nordine) triunfó desde la miseria. EL CASO ZIDANE Las otras miserias francesas JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL Zidane y la derrota han dejado al descubierto el rostro contradictorio y cínico de la PARÍS. El título de subcampeón pudiera parecer francamente respetable para Francia si la crisis moral de fondo, que se prolonga de manera traumática desde hace años, y el comportamiento de Zidane no hubieran dejado al descubierto una cara negra del fútbol y la sociedad francesa, que contempla con pavor un rostro que a ella misma inquieta de hondísima manera. Quizá nadie como Ayoub Argoubi (17 años) un adolescente nacido en la Castellane, la barriada de inmigrantes norteafricanos donde también nació Zidane, en Marsella, ha resumido con más limpieza lo que piensan millones de franceses: Zidane continuará siendo un gran jugador. Nos ha olvidado a quienes todavía vivimos en su antiguo barrio. El gesto de su cabezazo es un viejo reflejo de cuando él vivía aquí En Francia hay cerca de un millar de suburbios como la Castellane: guetos urbanos donde viven franceses de raza negra, franceses musulmanes e inmigrantes de origen africano. sociedad francesa, convulsa por las dificultades en la integración de negros y musul- manes. Pero ellos copan la selección y algunos no entonan la Marsellesa, como Zidane Doce expulsiones en su carrera La lámpara de Aladino que lleva en sus botas ha ofrecido también constantes chispazos de violencia que han definido su trayectoria y que el domingo, como un castigo mágico, le condenaron sin fronteras. Unos conatos de rebeldía que le han costado doce expulsiones a lo largo de su brillante deambular por el fútbol. Un lance similar le costó el Balón de Oro en 2000. En octubre de aquel año, dio un cabezazo al alemán Kientz en el partido Juventus- Hamburgo de Copa de Europa. Su genio ha dado un cabezazo a su leyenda. Henry consuela a Trezeguet, quien falló su penalti en la tanda de la final Integración y violencia Durante el pasado noviembre, adolescentes de esos barrios destruyeron, incluso mataron, durante cinco largas semanas: fue el reflejo incendiario de una Francia que se integra a través de la destrucción y la violencia. Desde hace años, la selección nacional ha sido presentada como un modelo de integración racial y cultural. Una y otra vez, el modelo se rompe a pedradas, estacazos, gases lacrimógenos y enfrentamientos guerracivilistas. Durante un partido amistoso Francia- Argelia, los adolescentes franceses de familia norteafricana se pusieron en pie y tomaron el campo para protestar cuando se esperaba que cantasen la Marsellesa. Himno que Zidane fue uno de los varios jugadores que no llegó a cantar el domingo al comienzo del partido final. Varios de los miembros de la selección que no ha ganado el Mundial defendieron a su manera a los incendiarios del mes de noviembre pasado. Mientras la selección fue ganando, la prensa, convertida en medio de incomunicación social, transformó a los futbolistas en héroes y los políticos se EPA Medina Cantalejo vio la agresión en vivo, no por vídeo MADRID. Luis Medina Cantalejo, el cuarto árbitro de la final, manifestó ayer que presenció en directo la agresión de Zidane e informó al colegiado: Observé en vivo la acción, no por medio del vídeo, y se la comuniqué a Horacio Elizondo, que era quien debía tomar la decisión El colegiado argentino expulsó al francés. Acorde con la declaración del árbitro español, la FIFA manifestó que el vídeo no fue utilizado para decidir la tarjeta roja del capitán francés. El cuarto árbitro lo vio en vivo sobre le césped y avisó al colegiado, quien tomó su decisión. Parece que esperó a que la situación se aclarase un poco antes de tomar su decisión Estas manifestaciones respondían al seleccionador francés, Raymond Doménech, quien declaró que Zinedine fue expulsado porque el cuarto árbitro vio la acción por el vídeo. El nuevo sistema se ha instaurado. ¡Viva el vídeo! ironizó tras la final. Italia ganó a negros, islamistas y comunistas según un ex ministro Italia ganó a una Francia que renunció a su identidad y alineó a negros e islamistas, afirmó ayer uno de los dirigentes de la populista y xenófoba Liga Norte italiana. Es la victoria de nuestra identidad, de un equipo que alineó a lombardos, napolitanos, venecianos y calabreses y que ha ganado contra un equipo que sacrificó su identidad al alinear a negros, islamistas y comunistas para obtener resultados sostuvo el ex ministro Roberto Calderoli, conocido por sus declaraciones sin mesura. Ministro encargado de reformas constitucionales, multiplicó las críticas contra el Islam en medio de la crisis de las caricaturas de Mahoma, y escandalizó al mundo musulmán al llevar puesta en la televisión una camiseta con una de ellas. Berlusconi le destituyó. montaron en el carro de la demagogia más desenfrenada. Chirac llegó a decir que Zidane encarna las más altas calidades humanas Sin embargo, Zidane no es Pelé ni Stanley Matthews. Y quizá es víctima de la doble desintegración moral de Francia y Argelia. Francés de origen argelino berebere, tiene los reflejos de los adolescentes mal educados, que conocen a la perfección los resortes racistas de una cierta Francia profunda: sabe que hay muchos franceses que odian a los norteafricanos, y no puede olvidar que los bereberes también son perseguidos en Argel por el poder militar y religioso islámico. En verdad, el caso de Zidane quizá sea el más emblemático, pero no el único. Hay franceses racistas que soportan mal un equipo nacional donde la gran mayoría de los titulares son negros. Los negros franceses comenzaron a organizarse políticamente el semestre pasado, cuando los musulmanes franceses oscilan entre el respeto a las leyes de una República donde están mal integrados y el respeto a unos imanes divididos ellos mismos entre partidarios y adversarios de la primacía del Islam sobre la República. La victoria de Francia hubiese permitido ocultar tan trágicas realidades bajo las alfombras publicitarias. La honorable derrota deja al descubierto las miserias morales de una sociedad víctimas de insondables fracturas.