Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 MARTES 11 7 2006 ABC Deportes MUNDIAL 2006 EL CASO ZIDANE Zidane, polémica Mundial TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN El jugador francés fue elegido el mejor futbolista del Mundial de Alemania, mientras su agresión al defensa MateMADRID. La elección de Zidane como Balón de Oro de Alemania 2006 ha quedado empañada por la crítica universal ante su comportamiento en el césped. Precisamente, la prensa francesa es una de las más duras en este sentido. La elección como mejor futbolista fue realizada por periodistas de todo el mundo, quienes votaron mayoritariamente antes de la final, un defecto de sistema reconocido por la FIFA, que subrayó que en Suráfrica 2010 retrasará la elección hasta después del último partido. El máximo organismo del fútbol sabe que la educación deportiva también juega y Zizou no habría sido elegido el mejor jugador del universo si la votación se hubiera ejecutado después de su expulsión. Su agresión a Materazzi, aunque mediara provocación, oscurece el Balón de Oro del campeonato y pone una negra rúbrica al colofón de una espléndida trayectoria profesional. Especialistas en lectura labial afirman que el defensa le provocó llamando puta a su hermana, Lila. Otras fuentes afirman que el central italiano le llamó sucio terrorista presunción que ha hecho reaccionar a la organización SOS Racismo, que solicita a la FIFA que investigue el caso, pues el Mundial tenía entre sus lemas uno contra el racismo. Materazzi negó ayer que le calificara de terrorista, aunque su frase no sé lo que significa esa palabra, soy un ignorante pareció una ironía que no desmentía precisamente la hipótesis. razzi oscurece el galardón y alcanza tintes de polémica en la prensa internacional. Genial con el balón, una provoca- ción del italiano, que pudo llamarle sucio terrorista y puta a su hermana, sacó su otro genio, el malo Le dijo algo muy grave Materazzi le dijo algo muy grave y Zinedine hablará dentro de unos días subrayó Alain Migliaccio, agente del futbolista. Estas supuestas provocaciones no salvan la actitud del jugador. Desde Brasil a Dinamarca, desde Suecia a Alemania, pasando por España, la prensa internacional se centra en la imagen de violencia que el francés ha dejado en el mundo. Una actitud irracional que no se perdona en una estrella de tanta experiencia. En plena deconstrucción del mito, surgen sus defensores. Pirlo, campeón mundial. Trezeguet, el hombre que falló el penalti decisivo en Berlín. Doménech, el seleccionador, quien destaca que el hombre clave de la final fue Materazzi, por su actuación El propio Jacques Chirac, que recibió ayer a la selección francesa en el Palacio del Elíseo parisino. Todos claman por el indulto universal del ex madridista, el Zidane, aplaudido por sus compañeros en un balcón del Elíseo, donde Chirac presidió una suerte de acto de desagravio futbolista que hizo disfrutar al mundo en Alemania 2006 y que acabó una carrera plagada de éxitos, de calidad y de ruletas de ensueño con una agresión y una cartulina roja que le hicieron retirarse del fútbol diez minutos antes de su hora final. Empero, su cabezazo al central nacido en los barrios bajos de Lecce, como Zizou en los de Marsella, no tiene defensa. Porque las navajas, metálicas y metafóricas, las han sufrido ambos desde que vinieron a este planeta. Al galo no debería sorprenderle una reyerta de improperios fáciles. del baúl de los recuerdos para enarbolar la bandera tricolor alrededor del virtuosismo de Zidane Una hora antes, cientos de aficionados fueron a recibir al equipo al aeropuerto Charles de Gaulle, pero los jugadores ni siquiera les saludaron, hecho que fue muy criticado por los incondicionales. Era el resultado del ambiente de hundimiento total que la agresión ha inyectado en la selección. Porque la derrota no ha sido deportiva, sino social. La imagen nacional ha caído por los suelos. En el mundo se habla del cabezazo, no de que Z fue el número uno. Lo fue, pero también en lo peor. Tal es la crisis, que los futbolistas se negaron a realizar el paseíllo de honor por los Campos Elíseos que París había planificado en su honor. No desea- REUTERS Chirac pone a Francia en su defensa El presidente de la República intentó consolar a Trezeguet y a Zidane en una recepción a la selección gala dominada por la grandeur que Chirac sacó ban salir a las calles para recibir los aplausos de sus compatriotas. En el Elíseo, el presidente de la nación no dejó de expresar la admiración de Francia por el jugador defenestrado, en una cumbre que terminó con una comida. Finalmente, los jugadores sí aceptaron trasladarse al hotel Crillon, en el centro de la capital, y saludar desde los balcones a los miles de seguidores que se habían concentrado para rendirles su homenaje. Allí, Zizou sintió el apoyo de sus compatriotas, mientras Trezeguet lloraba en el balcón ante la ovación del público. Pero hay otra Francia que no es indulgente con su ídolo. La prensa subraya que ningún monstruo de su dimensión ha infringido así las reglas más elementales del deporte Porque la ac-