Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Economía HUELGA DE PILOTOS DE IBERIA MARTES 11 7 2006 ABC REACCIONES R. Bierbacher Turista austríaco Hace días compró un billete de Iberia para viajar de Madrid a La Coruña para pasar unos días de asueto. Esperaba la salida de su vuelo para las 15.25. No se siente perjudicado, porque: Sabía de la huelga desde la semana pasada. Entonces todo ha ido bien. Así da gusto. Lo malo es llegar y que haya sorpresas Dos pilotos de Iberia, ayer, junto a varios aviones de la compañía estacionados en la T- 4 AP Ausencia de incidentes y menor afluencia de viajeros en la Terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas en la primera jornada de huelga de pilotos de Iberia Hay que reducir los privilegios de las vacas sagradas TEXTO: ISABEL ACOSTA FOTOS: SIGEFREDO AP Claudio Ramos Buenos Aires Vine a Europa por el Mundial. Trabajo en el Independiente de Avellaneda Regresa a Buenos Aires, a las 11 subió a un avión en el que estuvo 20 minutos, luego les hicieron bajar: En parte por una avería, en parte por la huelga. Pero he reclamado y me han dado una noche de hotel MADRID. Atípica mañana la de ayer en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Menos concurrida de lo habitual, desde las puertas de acceso hasta las de embarque, pasando por cafeterías y comercios. Sin aglomeraciones, desde el mostrador de Iberia se atienden las reclamaciones que van produciéndose de forma paulatina a lo largo de la mañana. Han avisado con tiempo, y por eso hay normalidad confiesa un trabajador del aeropuerto. No es como si te pilla aquí y empiezan a surgir sorpresas De hecho, cualquier lunes, de 8 a 10 de la mañana la terminal suele estar mucho peor acuerdo en su visión de la huelga: Lo que debería hacer Iberia es aumentar la plantilla, porque hay muchos pilotos en paro. Y reducir los privilegios de las vacas sagradas Perder un día de trabajo Mercedes no está de vacaciones: trabaja en prevención de riesgos laborales y acude a una reunión de trabajo en Málaga. Salió de Santiago de Compostela para enlazar, a las 15.45, con un vuelo a Málaga. Tras reclamar en el mostrador de Iberia, aún está pendiente de saber qué vuelo tomará y con qué compañía. Entiendo que quieran hacer presión los pilotos pero tienen que pensar en quien viaja porque está trabajando. No sólo hay turismo Trastornos de horario Dentro del clima de tranquilidad, o quizás de resignación, una huelga de pilotos siempre produce repercusiones y más si se produce en fechas veraniegas. Sergio y Patricia, de Huelva, emprendieron su viaje de luna de miel el 25 de julio. Hoy sus ojos rojos delatan el cansancio sufrido y acrecentado por causa de la huelga de pilotos de Iberia. Regresados a las nueve de la mañana de Cancún, tras unas doce horas de vuelo, nada más aterrizar han sabido que el vuelo que les llevaría a Sevilla, previsto para las 12 del mediodía, no saldrá hasta después de las 8 de la tarde. Protestan porque reservaron su viaje con cuatro meses de antelación. En atención al cliente nos han dado un folleto con direcciones de la página web, correos electrónicos y varios teléfonos. Pero no sabemos si nos darán algo o nada Sergio y Patricia están de El mostrador de la compañía recogía las reclamaciones de forma constante, pero sin aglomeraciones También va a trabajar Juan Carlos Benítez, un colombiano empleado en la construcción. Se dirige a Alicante tras un fin de semana libre. Su vuelo debió haber salido a las 14.10, pero como mínimo hasta las nueve de la noche no podrá embarcar. Hace unos minutos que pasan las tres de la tarde y Juan Carlos, mientras sujeta su pliego de reclamación rigurosamente cumplimentado, reclama en voz alta: No tengo para comer, ni coger un taxi. No me han facilitado nada. Además, pierdo un día de trabajo Situaciones como éstas se repetían por toda la terminal. La mayoría de los afectados coincidían en que la información sobre los vuelos cancelados ha disminuido su nivel de indignación. Ya me lo esperaba era una de las frases más repetidas durante la mañana de ayer en Barajas. Otro colectivo afectado fue el de los taxistas. Uno de ellos, Luis, declaraba lo que escuchaba de sus viajeros: La gente se queja mucho. Los pilotos cobrán mucho y ya está bien de que estén fastidiando Allen Huang Taiwan Allen Huang viaja a Turquía a una reunión de negocios. Es director de ventas de una compañía china y, ante el mostrador de Iberia, se muestra indignado: Aún no me han dado soluciones. Esto es inaceptable. Tengo una importante reunión de trabajo. No me dan explicaciones, nadie me ha hablado de algún tipo de compensación. Es terrible