Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 MARTES 11 7 2006 ABC Economía Los pilotos abandonan la reunión con Iberia a los cinco minutos de empezar y sin recoger la propuesta La huelga entra hoy en su segundo día con asambleas de trabajadores de tierra b La aerolínea reitera su compromiso de mantener todos los puestos de trabajo y pone como garantía al Ministerio de Fomento, Dirección General de Trabajo y Aena A. P. A. L. D. MADRID. Poco más de cinco minutos duró la reunión entre la dirección de Iberia y los representantes del Sepla desplazados hasta la sede de la aerolínea y encabezados por el jefe de la sección sindical, Bernardo Obrador. Ese fue el tiempo que el piloto necesitó, tras echar un vistazo a los tres folios de los que constaba la propuesta de la compañía, para rechazar su contenido y salir escopetado del fallido encuentro, que había comenzado a las ocho de la tarde. Obrador justificó su decisión de irse porque la propuesta no ha variado nada y al encuentro no acudieron el presidente, el director general y el director de Recursos Humanos, los tres principales negociadores. No hemos intercambiado ningún documento porque no nos han entregado nada añadió el líder sindical. El documento, que finalmente no fue recogido físicamente por Obrador, consta de cinco puntos en los que Iberia garantiza al colectivo de pilotos su continuidad laboral y es muy similar al debatido durante el pasado fin de semana en la sede del Ministerio de Fomento. Así, se compromete a no realizar extinciones contractuales de empleo por motivos ajenos a despidos disciplinarios, no presentar expedientes de regulación ni llevar a cabo despidos objetivos por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas. La página web del Sepla se hace eco de las críticas de los internautas Lá página web del Sepla se convirtió ayer un hervidero de opiniones, en su mayor parte contrarias a la huelga convocada. Mientras algunos internautas se acordaban de las madres de los pilotos con mensajes irreproducibles, otros se referían a los graves trastornos que el paro les había ocasionado en sus vacaciones, la nula idoneidad del momento elegido, la manipulación informativa a la que supuestamente Iberia somete a los medios de comunicación o la necesidad de contratar profesionales extranjeros, como sucede en otras actividades. En tono de humor algunos internautas expresaban que ...a collejas les corría que la gomina os chorreaba el día que la compañía presente bancarrota, vosotros os llevareis los asientos a casa yo voy a hacer lo mismo... voy a obligar a mi jefe que de fe notarialmente de que no me va a despedir Otros mensajes, sin embargo, resultaban ofensivos para los lectores de la página y, especialmente, para los pasajeros de Iberia. Como el atribuido a un piloto o tripulante de cabina que decía: Me alegro mucho de que no vuelvan a subirse a los aviones en los que trabajo personas con tan poca educación... a ver si cunde el ejemplo y se van todos los impresentables a volar en la compañías impresentables En tono más calmado otro internauta afirmaba que vivimos en una sociedad muy competitiva. Si se quiere sobrevivir, tenéis que apretaros los cinturones sión figura analizar los efectos en términos de empleo de la participación de Iberia en Catair, la compañía de bajo coste que operará en Barcelona a partir del próximo otoño. En caso de abandono de rutas, Iberia se compromete a informar de las razones y causas de la decisión. Finalmente y sobre el principio de buena fe, la aerolínea retiraría la demanda presentada en la Dirección General de Trabajo, en la que solicita la declaración de huelga abusiva e ilegal. En contrapartida a estas condiciones, el Sepla desconvocaría el paro previsto hasta el próximo domingo 16 de julio. En este contexto, los trabajadores de tierra de UGT y CC. OO. comenza- rán hoy a desarrollar asambleas informativas en los aeropuertos para explicar la situación creada en la compañía. Si el paro prosigue, mañana o pasado podrían intentar paralizar los aeropuertos para forzar la intervención directa del Gobierno, que hasta el momento ha jugado un papel de mediador en el conflicto. Implicar a Trabajo Para asegurar el cumplimiento de este compromiso, la aerolínea propone que la Dirección General de Trabajo proceda, de forma inmediata, a tomar medidas para readmitir a los pilotos que pudieran verse afectados y abonarles los salarios devengados. De igual forma plantea la constitución de una comisión paritaria de control y seguimiento, de la que formarían parte el director general de Trabajo, el secretario general de Transportes del Ministerio de Fomento y el presidente director general de Aena. Según recoge la oferta, la primera reunión se desarrollaría en la segunda quincena de septiembre, a instancia de cualquiera de los órganos de Administración que forman parte de la comisión. Entre las funciones de la citada comi- JUGANDO CON FUEGO ÁNGEL LASO D LOM l sindicato de pilotos, Sepla, vuelve a las andadas, a jugar con fuego, y está utilizando a miles de pasajeros como rehénes de unas reivindicaciones laborales difícilmente entendibles en 2006. La dirección de Iberia lleva años amenazándoles con crear una compañía paralela con costes laborales más baratos, una especie de Iberia B como alternativa a su rechazo a negociar cuestiones de productividad. Al final, la amenaza se ha hecho realidad con la creación de una aerolínea de bajo coste, Catair, con la que Iberia también quiere atajar, y está en su E derecho, la nueva competencia de este tipo de compañías y los recientes cambios en el negocio aéreo, que son muchos y afectarán a los vuelos de corto y medio radio de Iberia, justo lo que los pilotos quieren impedir. Sepla cuestiona una decisión puramente empresarial, de manual de libertad de empresa, que compete al consejo de Iberia, como es la creación de Catair, y ha convocado una huelga desproporcionada si la dirección no les garantiza sus puestos de trabajo, algo que difícilmente nadie puede hacer y menos en un entorno como el del transporte aéreo. Es casi imposible un acuerdo al hablar en planos distintos y la situación romperá por otras vías. Sepla cuestiona la decisión empresarial y se niega a centrarse en asuntos laborales como su convenio. La empresa que preside Fernando Conte no pue- de dar a los pilotos el aval que piden, (6.000 millones de euros) sí otros, pero no ese. Y se mantiene en sus trece con Catair. Mientras tanto, el resto de sindicatos se dividen. En vuelo, los tripulantes de cabina de pasajeros (azafatas- os) están más próximos a los pilotos y también tienen anunciados paros. Los sindicatos de tierra, CC. OO. y UGT, que ya han cerrado sus convenios a diferencia del Sepla, apoyan a la dirección, y amenazan con liarla en los aeropuertos si el Gobierno no interviene y frena los paros, lo que jurídicamente puede ser posible si la huelga afecta negativamente a la economía nacional. La situación está descontrolada y es un peligro potencial para todos los actores del reparto. Sólo la competencia de Iberia, cada vez mayor, está contenta, porque se está forrando y no tiene prisa en que baje el telón.