Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 7 2006 Cultura 59 TEATRO Terapias Autor: Christopher Durang. Dirección y espacio escénico: Rafael Calatayud. Vestuario: Rocío Cabedo. Iluminación: R. Calatayud y J. M. Márquez. Intérpretes: Marta Belenguer, Sergio Caballero, Mamen García, Rafael Calatayud, Juli Disla y Carlos Amador. Lugar: Centro Cultural de la Villa. Madrid. TEATRO MUSICAL Musicadhoy For Samuel Beckett Música: Morton Feldman. Intérpretes: Ensemble musikFabric (Director: P. Rundel) y Freyer Ensemble (Director: A. Freyer) Lugar: Teatro Español. Fecha: 8 de julio DE DIVÁN EN DIVÁN JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN TRIBUTO A BECKETT EN EL ESPAÑOL ANTONIO IGLESIAS sta comedia del norteamericano Christopher Durang- -cuyo título original es Beyond Therapy -propone un menú de terapias cruzadas, una ensalada de inseguridades y búsquedas de amor en clave de vodevil psiquiátrico. Fue estrenada en Nueva York en 1982, con un reparto encabezado por John Lithgow y Dianne Wiest; cinco años después Robert Altman rodó una versión cinematográfica protagonizada por Jeff Goldblum, Julie Hagerty, Glenda Jackson y Tom Conti, y titulada en España Tres en un diván Una comedia de los 80 y de neurosis muy típicamente neoyorquinas, según lo mostrado en sus películas por el maestro Woody Allen. En su pesquisa sentimental, los protagonistas, que por supuesto se psicoanalizan, caminan por la selva de los afectos como gatos escaldados, saltando del diván de su médico a la cita que puede cambiar sus vidas, y vuelta a empezar. El montaje de Rafael Calatayud, premiado este año por la Generalitat Valenciana como mejor espectáculo de la pasada temporada, es ágil y divertido. El director ha actualizado algunos aspectos de las peripecias de Prudencia (la pizpireta Marta Belenguer) y Óscar (Sergio Caballero) la pareja que se ha conocido en un chat y cuya primera cita es un desastre, pero que, pese a todo, decide volver a intentarlo. Ella ha mantenido una aventura con su psicoanalista (el propio Calatayud) que siente celos de Óscar, y éste es un bisexual cuyo compañero, Teo (Juli Disla) también ve a Prudencia como una intrusa; la doctora que atiende a Óscar, una disparatada y estupenda Mamen García (premiada por la Generalitat como mejor actriz de reparto) y el camarero del restaurante donde se citan (Carlos Amador) completan la galería de personajes envueltos en esta trama disparatada que desemboca in extremis en el correspondiente happy end. Un espectáculo que se ve con agrado y está bien interpretado. Un pero: la escenografía, tal vez concebida para llevar el montaje a espacios reducidos, amontona angustiosamente las sillas, los sillones y los divanes que marcan los distintos ambientes donde transcurre la acción. E l Teatro Español de Madrid y Musicadhoy de la Comunidad de Madrid, bajo la dirección artística de Xavier Güell, celebran el centenario de Beckett con esta obra dedicada al dramaturgo irlandés nos dice el programa de mano de esta sesión, que tuvo lugar en la tarde del sábado. Al entrar en la sala (unos veinte minutos antes de la hora de su cita) ya estaban en el escenario los 23 músicos (parejas de flautas, oboes, clarinetes, fagotes, trompas, trompetas, trombones y violines, además de la tuba, vibráfono, arpa, piano, viola, violonchelo y contrabajo, a uno) Por encima de ellos, como frontis sobre una pantalla rectangular, cinco figuras humanas vestidas de blanco; luego se taparían sus cabezas con sus propias camisas, luciendo una E suerte de sombreros negros cambiando a blanco mediada la página, moviéndose muy lentamente, cambiando el color de la luz, proyectada con movimiento independiente de la composición. Comienza la música y se produce, casi inmediatamente, un clima o atmósfera de delicado sabor armónico que en su total duración de una hora, mínimamente cambiada su tímbrica, viene a ser For Samuel Beckett la página que el compositor norteamericano Morton Feldman escribió en 1987, fecha de su fallecimiento, en Buffalo. Y... nada más: los cinco actores del Freyer Ensemble se produjeron como ya queda dicho, y los 23 profesores del Ensemble musikFabrik, bajo las indicaciones del director Peter Rundel (no usa batuta) siguieron erre que erre en un discurso tan repetitivo como corto, con lo cual el tedio no asomó, sino que fue la triste nota predominante de la aburridísima jornada. Con todo, el público se pronunció a favor, sin disidencia alguna. JAZZ XX Festival de Vitoria Conciertos de Dukes of Dixieland, Dr. Michael White Quartet y The Spirit of New Orleans All Star Jazz Band. Lugar: Campas de Armentia. Fecha: 9 de julio A CIELO ABIERTO LUIS MARTÍN Los 23 profesores siguieron en un discurso tan repetitivo como corto, con lo cual el tedio no asomó, sino que fue la triste nota predominante a segunda jornada de este festival estuvo dedicada a difundir la música hecha en Nueva Orleans. Paradojas que tiene la vida: hace ahora casi noventa años, los músicos de esa ciudad emigraron a Chicago cuando el alcalde Storyville les cerró los garitos donde trabajaban. El verano pasado el desastre en Nueva Orleans tuvo nombre de mujer y forma de huracán. Y a confirmar que no consta que esta vez los músicos hayan emigrado a otro lugar para seguir con su labor, han venido tres bandas para actuar, a cielo abierto, ante un personal que pobló las verdes praderas de las Campas de Armendia. Los primeros en aparecer, los Dukes Del Dixieland, siguen la tradición de la Original Dixieland Jazz Band. Son blancos y, como ellos, un sexteto, reproducen fidedignamente los estándares de aquellos años, y no han grabado- -como aquellos- -el primer disco de jazz de la historia, pero afirman que sí publicaron el primero que se hizo en estéreo en el género. Más de tres décadas de apretada biografía hacen que el detalle pueda ser real y no un farol. Su concierto llevó a escena lo que han dejado archivado en un álbum reciente dedicado al Mardi Grass, el famoso carnaval de Nueva Orleans. Y en la bonanza de un repertorio que, cómo no, obligado es que incluya algún que otro guiño a Joe King Oliver y a Jelly Roll Morton, una aparición muy querida: la del Dr. Michael White, intelectual de la conservación del contagioso acervo del dixie. El Dr. Repite visita ese año, después de haber inaugurado el espacio de Armentia en 2003. Su clarinete toca los mejores cielos cuando desciende a la carnalidad de las composiciones del histórico Sydney Bechet, mitad sastre, mitad pionero del swing. Y queda la Spirit of New Orleans All Star Jazz Band, un septeto que escenifica bien la vieja herencia musical de Nueva Orleans. Música que, con aportaciones como las del trombonista Lucien Barbarin y el contrabajista Walter Payton (progenitor del trompetista Nicholas Payton) revive modelos clásicos con sonoridad de ahora mismo. Un público abundante y generoso no dejó de alentar en ningún momento la empresa que se fraguaba en escena. Una jornada para declarar que, musicalmente, Nueva Orleans sigue existiendo. Y con la misma fuerza de siempre. L