Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes LUNES 10 7 2006 ABC MUNDIAL 2006 LA FINAL MARCELLO LIPPI Seleccionador italiano El líder maneja desde el banquillo Ayer guió a Italia hacia la Copa y hoy puede dejar de ser su seleccionador. Está saturado. A punto estuvo de bajarse del tren en marcha a mediados de mayo, cuando se mezcló su nombre con el escándalo del fútbol italiano. ENRIQUE ORTEGO Pero Guido Rossi le confirmó. Ahora es el heredero de Pozzo y Bearzot, los otros técnicos campeones del mundo BERLÍN. Es un hombre recto. Que ama su trabajo y a su familia por encima de cualquier otra cosa. Para Lippi no hay medias tintas. O es blanco o es negro. Y el diálogo es la mejor forma de entenderse con el prójimo. Él y nadie más que él ha sido el líder que ha guiado a Italia a su cuarto Mundial. Todos los jugadores le reconocen como el gran artífice de la victoria. Más allá de por sus conocimientos tácticos- -demostrados sobradamente a lo largo del campeonato- por su manera de llevar el grupo, de hacer causa común con el vestuario y convencerle de que debía olvidarse del mundo que le rodeaba y concentrarse en ganar. Con su parecido a Paul Newman, su pelo blanco, sus gafas ovaladas, la camiseta azul, el pantalón de chándal y la escarapela de la acreditación colgada al cuello, su imagen ha llegado a los rincones más escondidos. Un entrenador puede ser la estrella de su equipo, pero a condición de que no apague a los jugadores Son palabras suyas y es su caso. Gattuso, curiosamente su prolongación en el campo en muchos sentidos, reconocía que Lippi es el líder, el guía. Sabe hacerse respetar sin ser autoritario. Siempre va de frente. Es franco en su comportamiento Más de sesenta jugadores Para llegar a la meta, Lippi ha trabajado a fondo los dos últimos años. Lleva 25 partidos sin perder. Por sus manos han pasado sesenta jugadores y veinticinco de ellos no habían debutado en la selección. Contó con los jóvenes sin arrinconar a los veteranos y completó un grupo compacto en el que han tenido cabida los mejores sin importarle el nombre y los apellidos. Por eso están Grosso, Barzagli, Iaquinta o el propio Toni, al que hizo debutar cuando aún estaba en Segunda con el Palermo, mucho antes de que explotara esta temporada con sus 31 goles. A lo largo del campeonato ha sabido manejar mejor que nadie su plantel. Por obligación- -lesiones y expulsiones- -y por devoción han jugado los veinte hombres de campo. Todos por lo tanto se sienten útiles y lo han sido, como demuestra el hecho de que cinco de los tantos conseguidos antes de la final los habían marcado futbolistas que entraron a lo largo del partido. Ha movido las piezas con maestría. Italia atacó cuando tuvo que atacar y defendió cuando su técnico lo consideró oportuno. Anclado siempre en la zo- Lippi, el acreditado entrenador italiano, ha llevado a una selección cuestionada hacia un título impensable na y la defensa de cuatro, ha jugado con cuatro centrocampistas, con tres, con cinco. Y con un delantero, con dos y hasta con tres, como en la prórroga ante Alemania cuando hizo convivir a Iaquinta, Gilardino y Del Piero con Totti por detrás. Pero cuando las vio negras, como ante el decisivo duelo frente a la República Checa, apostó por guardar su área antes que asaltar la contraria. Todo le ha salido bien. Italia entera clama ahora por su continuidad, pero será difícil convencerle. Demetrio Albertini, el ex del Milán y del Atlético, es el encargado de hacerle recapacitar y le ha planteado dos AP El maestro italiano Nombre: Marcello Lippi. Lugar de nacimiento: Viareggio. Fecha de nacimiento: 11 de abril de 1948 (58 años) Trayectoria como jugador: Savona, Sampdoria y Pistoiese. Trayectoria como entrenador: Sampdoria (juveniles) Cesena, Lucchese, Atalanta, Nápoles, Juventus, selección italiana. Palmarés: Cinco Ligas, una Copa de Italia, cuatro Supercopas italianas, una Liga de Campeones, una Supercopa de Europa y una Copa Intercontinental. años de renovación y un proyecto parecido al que la Federación Española ha ofrecido a Luis. Lippi sería el jefe supremo y el profesor de las nuevas generaciones de técnicos y jugadores. Con una oferta del Manchester para ser el futuro tras Alex Ferguson, Lippi parece cansado del fútbol italiano. Después de ganar el Mundial, cinco Ligas, la Champions la Copa, la Supercopa de Italia y de Europa y la Intercontinental con el Juventus, nada le atrae especialmente y no perdona que se dudase de él por el hecho de que su hijo Davide trabaje en la sociedad Geaworld dirigida por el hijo de Moggi.