Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 7 2006 91 MUNDIAL 2006 LA FINAL Trezeguet (de espaldas) falló su lanzamiento de penalti; Italia metió todos y fue campeona sponsors Tácticamente el duelo fue cerrado. Mucho centrocampismo. Demasiado. Más escalonados los italianos, pero con Totti desaparecido, y más intermitentes los franceses, que buscaban a Zidane para darle un poco de sabor a su juego. Rossi después de sus cuatro partidos de sanción y reincidió con Iaquinta, minutos después también con Del Piero. Elizondo anuló un tanto que pareció legal a Toni- -Italia sólo remató a balón parado- -y Buffon le sacó un remate a Henry antes de que la final fuera languideciendo de mala manera hasta pudrirse en la prórroga. Los minutos extra iban camino de ser otra pesadilla previa a los penaltis, con Francia siempre más activa y viva que Italia, cuando a Zidane se le cruzó el cable por enésima vez. No se puede estropear más una despedida. Un cabezazo sin venir a cuento contra el pecho de Materazzi. Le cabeceó con saña y mala leche. El árbitro no lo vio, pero ante las protestas italianas uno de sus ayudantes le puso la pilas y Zizou se fue a la calle para no volver nunca más. Lo dicho, imposible peor epílogo. Con uno más Italia quiso, pero no pudo. Volvía a estar con tres delanteros, pero no había ni el físico ni las ideas del partido contra Alemania y todo quedó visto para la sentencia de los penaltis. Los azzurri no fallaron. Uno tras otro y Barthez impotente. REUTERS Besos a la Copa y Lippi se fumó un puro E. ORTEGO BERLÍN. Los italianos se saltaron el protocolo del podio. Antes de que Johansson- -presidente de la UEFA y no Blatter, presidente de la FIFA- -se lo entregara de forma casi furtiva al capitán Cannavaro, ya todos habían besado y manoseado el trofeo según iban recibiendo las medallas. Hasta le pusieron un sombrero y una bandera italiana. Del Piero insistió hasta en levantar en hombros a Gattuso, mientras Lippi, empapado, aparecía fumándose un puro y sus jugadores no paraban de ofrecerle la Copa. Finalmente, le dio un beso emocionado, sin soltar en ningún momento su cigarro, claro está. La fiesta italiana sobre el mismo césped duró casi media hora. No había quién les me- Mejor Francia en la segunda parte Aceleró el ritmo un tanto el equipo de Doménech a la vuelta del descanso, más que nada porque Henry entró en escena y cuando el del Arsenal tiene el balón siempre puede pasar algo. Llevó la iniciativa. Por lo menos quería, pero nunca tuvo pegada. Italia no salía. Parecía esperar su momento. Los técnicos comenzaron a mover su banquillo. Vieira se fue lesionado y Lippi hizo dos cambios de golpe. Reapareció De A Zidane se le cruzó el cable y estropeó su despedida con una agresión a Materazzi, al que cabeceó con saña tiera en el vestuario. Curiosamente, el técnico francés, Raymond Doménech, vivió todo desde el césped con la mirada perdida en el fondo donde todavía estaban cabizbajos los aficionados franceses. Él tampoco quería entrar en el vestuario, pero por otras razones, claro. Zinedine Zidane no salió a recoger su medalla. Beckenbauer se la quiso dar a Vieira, pero éste, al igual que Makelele, que se la quitó inmediatamente del cuello, no querían saber nada. Por cierto, que el técnico, que no es partidario de que su equipo desfile hoy por los Campos Elíseos, no tuvo inconveniente en mandar un mensaje a Zidane. El fútbol le echará de menos, lo mismo que nosotros le hemos echado de menos en los últimos minutos