Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 7 2006 67 Toros FERIA DE SAN FERMÍN FERIA DE TERUEL Sorprende la torera y suelta composición de Vilches con los miuras Plaza de toros de Pamplona. Domingo, 9 de julio de 2006. Quinta corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Miura, tremendamente serios, todos por encima de los 600 kilos, salvo el 5 cumplieron en general en el caballo; duros los dos primeros; manejables 3 4 y 5 dentro de un orden. El Fundi, de canela y oro. Tres pinchazos y se echa (silencio) En el cuarto, estocada corta (vuelta) Juan José Padilla, de rosa chicle y azabache. Dos pinchazos, cinco descabellos, tres pinchazos, otros dos descabellos y estocada pescuecera. Dos avisos (bronca) En el quinto, pinchazo y bajonazo (silencio) Luis Vilches, de fucsia y oro. Estocada perpendicular y dos descabellos (vuelta) En el sexto, pinchazo y estocada baja (silencio) Lección de pundonor y torería de Hermoso y su caballo Chenel Á. G. A. TERUEL. Pablo Hermoso de Mendoza escribió junto a su caballo Chenel una bonita historia de pundonor y torería. Los dos a partes iguales, los dos a cual más valientes, los dos a cual más toreros. El quinto toro de la última de Feria alcanzó a la montura de muy mala manera, con el caballero bajo el equino y un tremendo derrote en los ijares que levantó como un rayo a Chenel afortunadamente sin cornada. Hermoso busca al caballo que salió huyendo y lo vuelve a montar, y vuelven a la cara del toro, y los dos, porque aquello fue confianza mutua, dan un recital de temple y valor, que produjo un estallido entre el público que llenaba la plaza. Dos orejas pese a los pinchazos, que con las dos que cortó al segundo vistieron la noche de gala. Al final, el caballero navarro se fue a hombros secundado por Joao Moura, que consiguió dos trofeos del primero y estuvo un tanto aperreado con el cuarto, y del joven Sergio Domínguez, que logró dos orejas del sexto en una faena plena de entrega y buena doma. ZABALA DE LA SERNA PAMPLONA. De apostar por alguien en la lidia de la imponente miurada, a priori, ése no hubiera sido Luis Vilches, por estar, más que nada, poco ducho en este tipo de guerras. En comparación con sus curtidos compañeros de terna, El Fundi y Juan José Padilla, contaba lo que un cero a la izquierda. Y, lo que son las cosas, Vilches sorprendió por su torera composición y su suelta disposición. Para un hombre tan escasamente placeado en general su salida de Pamplona no puede ser más positiva. No sólo resolvió, sino que pasó esa frontera para situarse en las lindes de una actuación que desprendió en todo momento torería. ¡Ah! la torería. ¡Qué placer verla! La pones en un plano y en el otro colocas a Padilla, vestido de no se sabe qué y unos gramos de azabache, rosa chicle el terno y la montera de Mazzantini, pañoleta roja y ancha tipo corbata setentera y patillas de Tragabuches, el capote de paseo sin liar, y Luis Vilches era apolíneo torero de finas trazas, que las tiene sin necesidades comparativas. La corrida de Miura fue un corridón de toros, impresionante, larga en sus parámetros, cuajada, astifina, como pocas veces se contemplan los enfermizos pitones en los toros de Zahariche, que suelen dar mazorcas embastecidas y proclives a desbrocharse. El tercero, que contó como primero del lote de Luis Vilches, cumplió en el caballo. Vilches manejó el capote con sereno oficio, sueltos los brazos, gallardía. Y llegada la hora de la muleta, echó la rodillas por tierra y, valentísimo, se lo pasó por el pecho, Luis Vilches, valentísimo, metido entre los pitones del miura dos, tres, cuatro veces. En pie, la colocación, la panza del engaño ofrecida, la planta clavada, los pases por encima de la medida del miureño, que, aun siendo noblón, de recorrido no se rebosaba precisamente. Incluso en los últimos compases caminó el sevillano de Utrera al pitón contrario en un alarde de tranquilidad y descaro, y presentó la izquierda planchada, y se permitió siempre gustarse, creérselo. A la hora de matar, su punto flaco, cruzamos los dedos, pero en una estocada ejecutada como en dos tiempos- -pinzada primero y hundida después, de manera vertical- -redondeó con una vuelta al ruedo de ley. Tampoco volvió la cara con un sexto de cuerna amplia. De nuevo lo intentó de hinojos aunque la armada testa miureña volaba a más altura que la del anterior. Y por aquí, por allá, un trincherazo de desparpajo, que hasta en eso se en- AFP contraba cómodo, relativamente cómodo, claro, todo lo cómodo que se está con un miura de 660 kilos, sacó su jugo. Esta vez agarró el espadazo en los bajos. Fundi se las vio con un cárdeno de guasa silenciosa. Silencio ostensible. Pedazo de profesional, y aún mejor con un cuarto que se desplazó largo en su muleta, aunque había cortado en banderillas. El Fundi le buscó las cosquillas con un mérito tremendo, y a pulso se ganó una vuelta al anillo de peso. ¿Por qué lo han sacado de todas las corridas duras del Norte? Juan José Padilla pegó un fabuloso mitin con la espada con el peligroso y gazapón segundo. Un pájaro con el que se ganó una poderosa bronca y dos avisos con la espada. Mejoró el quinto, que terminó rajado, pero no mejoró Padilla. La montera de Mazzantini que la devuelva. Serafín Marín sufre dos cornadas en Brihuega ABC BRIHUEGA (GUADALAJARA) Serafín Marín sufrió ayer en Brihuega dos cornadas, en el gemelo y en el muslo izquierdos, extensas, pero limpias según informó a ABC su apoderado Ángel Guzmán. El matador catalán resultó herido en los últimos compases de la faena a su segundo toro, de la ganadería de Saboya, que lidió una corrida complicada en líneas generales. Éste fue el balance de la terna: Canales Rivera, ovación en su lote y silencio en el que estoqueó por Marín. Serafín Marín, ovación en el único que mató. Iván Fandiño, ovación y oreja. Monumental de Barcelona Valencia Céret (Francia) Oreja para Montes y Ventura EFE. Álvaro Montes y Diego Ventura cortaron sendas orejas en el festejo de rejones celebrado ayer en Barcelona. Se lidiaron toros de Castillejo de Huebra y Sánchez Cobaleda (cuarto y sexto) de diverso juego. Álvaro Montes, silencio y oreja. Diego Ventura, ovación y oreja. Moura hijo, silencio en su lote. En El Puerto (Cádiz) novillos de Torres Gallego. Pérez Mota, vuelta con protestas y oreja. Agustín de Espartinas, ovación en ambos. El Moronta, palmas y silencio tras aviso. Óscar Sanz destaca en el concurso F. PICÓ. Óscar Sanz cortó la única oreja en el concurso Camino a matador de toros tras una labor voluntariosa al cuarto, en el que destacó el toreo al natural. Con el que abrió plaza no pudo lucirse. José María Roncero suplió su bisoñez con sus ansias de agradar en el segundo y no acabó de centrarse en el quinto. En ambos fue silenciado, en su primero tras un aviso. José Miguel Cobo acusó también su falta de rodaje. Silencio tras aviso y silencio fue su balance. Se lidió una noble novillada de Carlos Falé. Gabriel Picazo y David Esteve puntúan MUNDOTORO. Por la mañana: novillos de Madrazo. Gabriel Picazo, oreja y ovación. Sergio Serrano, ovación en ambos. David Esteve, oreja y dos vueltas al ruedo tras fuerte petición. Por la tarde: toros de Valverde y Recagorri, complicados. Esplá, ovación y saludos. Robleño, ovación y saludos. Sánchez Vara, silencio y vuelta. En el festejo del sábado, Fernando Cruz dio la única vuelta al ruedo con una difícil corrida de Tardieu, con la que Encabo saludó y Antonio Barrera fue silenciado.