Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Madrid LUNES 10 7 2006 ABC SE DICE SE COMENTA LOS PRÓXIMOS VIAJES AL EXTERIOR La fatal coincidencia entre el reciente viaje de la presidenta Esperanza Aguirre y la caótica situación en Israel no ha proporcionado los efectos que se pretendían desde Sol. Aunque siempre hay que contar con la variable de las escenas bélicas, en esta ocasión la dimensión ha superado las previsiones, ensombreciendo la visita de la expedición madrileña. Por todo ello, era imposible que en el transcurso de la accidentada visita hubiera tiempo para contestar a la irrupción de temas como los de la Cámara de Comercio y Las Ventas. MADRID AL DÍA SUERTE PARA LA SEMANA El próximo sábado vence el plazo para conocer la suerte inmediata de Las Ventas. Por lo tanto, empieza la cuenta atrás para despejar muchas incógnitas pendientes. Una de ellas radica en conocer cuándo se producirá el viaje a la cárcel de Alhaurín de la Torre de representantes de Taurovent para que su socio Fidel San Román ceda sus acciones y así el Gobierno regional saque adelante sus planes sin firmar el contrato con una persona encarcelada. Otra duda es saber si se van a dar las explicaciones pedidas desde la calle Génova. UN GRAN TEATRO PEDRO MONTOLIÚ M LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Transporte público ¿De verdad quieren nuestros políticos que usemos el transporte público? ¿De verdad quieren conseguir que disminuya la contaminación atmosférica por emisión de gases de vehículos particulares? No parece que sea así en el Barrio del Aeropuerto. No sólo nos quitaron la línea 104, sino que nos han puesto un autobús, el 114, que además de no llevarnos donde queremos ir... tarda tres cuartos de hora, en el mejor de los casos, en llevarnos a la Avenida de América. Eso sí, hacemos una ruta histórico- artística por la Alameda de Osuna y todos los polígonos industriales posibles tanto en el recorrido de ida como en el de vuelta. JAIME GARCÍA Vandalismo. En el centro se puede apreciar una gran cantidad de coches bien aparcados cuyos espejos retrovisores laterales han sido rotos. Los fines de semana, de madrugada, es cuando más actos destructivos de este tipo se perpetran (romper papeleras, arrancar teléfonos de las cabinas, romper botellas... No es normal, como sociedad, que afrontemos esto con un grado de pasividad y apatía tan elevado. Carlos Vázquez Sánchez ¿Y qué decir de los cientos de coches que aparcan en las calles de nuestro barrio desde que los constructores se están haciendo de oro edificando grandes bloques de oficinas de 8 y 9 plantas? ¡Claro! Si el transporte público fuera coherente, las miles de personas que vienen a trabajar no vendrían en su coche. ¡Es imposible mover el coche desde las 8 de la mañana hasta las seis de la tarde! ¡Bueno, si te vas a aparcar a la Alameda de Osuna, a lo mejor no! pero en el Barrio del Aeropuerto... a lo mejor quieren que nos metamos los coches en un bolsillo... ¡Ya está bien! ¡Que no nos sigan tomando el pelo! Queremos transporte público coherente ya. Inés Pardo Matías DIMES Y DIRETES TROTAMONTES ANÓNIMOS M llevaba por el puro gusto de llevárselos. e llevé una buena sorpresa Al cabo de algún tiempo tuvimos que decuando, en una de mis sistir de la idea; se nos acababan visitas al Mirador de los libros y la paciencia. El buzón Luis Rosales, descubrí la existenquedó vacío, y así esperaba enconcia de los trotamontes Al lletrármelo, cuando ese día, hace ya gar al Mirador me suelo parar a más de dos años, me acerqué al Micontemplar, siempre con la misrador en unos de mis paseos por ma emoción, el paisaje familiar la Sierra. Pero, ya lo adelanté, me del valle de Cercedilla; vuelvo a llevé una sorpresa. leer el bellísimo soneto de RosaEn el buzón, cuidadosamente les que me hace recordar la ima- ANTONIO SÁENZ DE MIERA ordenados, encontré un bolígrafo gen triste del poeta en sus últiy un bloc de anillas titulado: Libro de los mos años: hombre de llanto y de tiniebla senderistas del Mirador Luis Rosales oscura y me acerco luego, por pura rutiHabían sido depositado allí, se decía, por na, sabiendo que no voy a encontrar nael grupo excursionista Trotamontes, y se da, al buzón que instalamos en el Miraanimaba a los visitantes a escribir sus dor para dejar unos libros de poemas de sentimientos y sus emociones. Los resLuis a disposición de los visitantes. Les ponsables de la idea se comprometían a pedíamos que una vez que disfrutaran subir a por ese diario colectivo una vez con su lectura los volvieran a dejar en el al mes para transcribir las notas registrabuzón para los que vinieran después. Todas, colocarlas en una página web, la do eso era una pura ingenuidad. Los liwww. trotamontes. org, y volver a dejarlo bros desaparecían como por ensalmo. Si en el Mirador a disposición de los lectohubiéramos podido pensar que los cores. ¡No me lo podía creer! Me apresuré a gían para leerlos, la verdad es que no nos escribir en el libro unas palabras de felicihabría preocupado tanto. Pero sabíamos tación, y a expresar mi deseo de hablar que no se trataba de eso; la gente se los con Carlos Matesanz, el animador del grupo, a quien pronto conocí. Él y los suyos son muy buena gente: amantes del Guadarrama, y dispuestos a dedicar su tiempo y sus esfuerzos a contagiar a los demás su entusiasmo por la Sierra. Se les ocurrió la idea del diario al ver aquel buzón de los libros triste y vacío, y llevan ya casi cinco años trabajando. Es realmente admirable lo que han conseguido. Quienes acuden al Mirador, además de contemplar uno de los paisajes mas hermosos del Guadarrama, pueden dedicar un rato a hojear los libros de los Trotamontes, un total de 624 páginas, ahora ya serán algunas más, en las que están anotadas las impresiones y los sentimientos de más de tres mil personas. Tomé nota del último escrito de principios de este mes de julio: Que pasa brother... ya han pasado cuatro años y me acuerdo de ti mogollón; me cuesta pensar que no nos haremos viejos juntos No sé quién será ese brother pero sí sé que la sierra puede invitar a mensajes tan íntimos. Los Trotamontes han sabido descubrir ese espacio personal que crea el paisaje serrano. La edad de la inocencia. Gracias Trotamontes. Presidente de Amigos del Guadarrama adrid cuenta desde la semana pasada con un gran coliseo: el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Si este equipamiento hubiera sido construido en cualquier punto de la capital posiblemente habrían corrido ríos de tinta a lo largo de los cinco años y medio que han durado las obras. Quizás se hubieran cuestionado sus 21.000 metros cuadrados, los 65 millones que ha costado o la capacidad de sus dos salas para 1.200 y 300 butacas; se habrían comentado, sin duda, sus avatares, numerosos, ya que el solar donde se levanta fue donado en herencia por un particular al Asilo de San Rafael para ser luego vendido, primero a Euroforum y más tarde a un promotor particular que proyectó adosados, antes de ser expropiado por el Gobierno regional, presidido por Alberto Ruiz Gallardón, cuando se confiaba en que el teatro fuera costeado por una fundación encabezada por Repsol, idea que finalmente no fructificó. Posiblemente los autores del proyecto, los jóvenes arquitectos Rubén Picado, María José de Blas y Enrique Delgado, habrían aparecido en televisión junto a Juan Blasco, director general de Arquitectura y director de la obra; las cámaras habrían recorrido los muros exteriores de granito, sus interiores blancos y austeros, los revestimientos de nogal de sus zonas nobles, sus grandes ventanales; algún técnico habría destacado su excelente acústica, la adaptación del proyecto para salvar un pinsapo centenario o sus diez alturas de las que sólo emergen dos para afectar lo menos posible al cercano Monasterio. Lamentablemente se ha levantado en San Lorenzo de El Escorial y, querámoslo o no, en Madrid pecamos de centralismo. Ni siquiera parece haber llamado suficientemente la atención el magnífico programa elaborado para el primer festival de este Salzburgo madrileño. Con estos precedentes no es extraño que la Comunidad, como si le diera miedo la criatura resultante, haya decidido pagar a la empresa que se ocupe de la gestión del teatro en vez de cobrarles un canon como sería de recibo.