Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 LUNES 10 7 2006 ABC Internacional Los cadáveres de dos suníes yacen sobre el suelo después de haber sido asesinados a sangre fría por chiíes disfrazados de policías ayer en Bagdad REUTERS La caza de suníes por las calles de Bagdad pone a Irak más cerca de la guerra civil Dos coches bomba contra una mezquita chií, respuesta en pleno centro de la capital b Chiíes iraquíes disfrazados de policías, y probablemente con su connivencia, detenían en falsos controles a los viajeros y, si eran suníes, sin más los mataban ABC BAGDAD. La jornada de ayer en Irak resultó de nuevo, sin paliativos, una carnicería. Una orgía de sangre y asesinatos- -42 suníes muertos, hombres mujeres y niños- -y el país acercándose inexorablemente, paso a paso, sin descanso, a una guerra civil que los analistas vienen augurando desde hace ya bastante tiempo. Las cosas, de todas formas, no están demasiado claras. Cuando la sangre se vierte en cantidades industriales, como ayer, los asesinos se acusan mutuamente y culpan a otros de tener las manos sucias. Así pasó ayer. Desde primera hora de la mañana milicianos chiíes disfrazados de policías y con material policial establecieron varios controles en un barrio del sur de la ator- mentada Bagdad, y detuvieron en ellos a todos los vehículos que circulaban por la zona. Automóviles, autobuses, motocicletas, microbuses... los falsos policías subían al autobús, pedían los carnés y a los que eran suníes... disparo y fin... así hasta 42 hombres mujeres y niños. Testigos de la masacre aseguraban que fueron 60 los muertos. No hay culpables ¿Responsabilidades? Ninguna, nadie sabe de dónde ha partido la orden. Los líderes religiosos suníes acusaron directamente al Ejército del Mahdi -obediente al clérigo rebelde Moqtada al- Sadr- ayudados por fuerzas de Al Maghauir un cuerpo de élite del Ministerio del Interior... y no parece que anden descaminados pues, según los que lo vivieron, ¿de dónde han sacado los uniformes, las armas, los automóviles, el equipo policial... La cosa no quedó ahí. Los Al Maghauir acordonaron la zona de la masacre y, en vez de evitar los asesinatos, animaron mediante megafonía a los suníes a abandonar sus casas para que- marlas después. Luego, el vicepresidente de Irak, Tarek al- Hashemi, suní, pedía al primer ministro, Nuri al- Maliki, chií, detener la matanza. El Ejército negó que los maghauires hubieran atacado a nadie y dijo que los responsables eran algunos círculos suníes y estadounidenses que intentan provocar un conflicto sectario en el país El Ministerio del Interior señalaba que no disponemos de suficiente información Pero el día tiene 24 horas, y sobre las seis de la tarde- -hora local- -dos coches bomba dejaban al menos 20 muertos y 59 heridos al estallar junto a una mezquita chií, la de Ahel al- Beit, en pleno centro de Bagdad y con alevosía. El primer coche estallaba a las seis me- nos cuarto, y diez minutos después, cuando la gente ayudaba a las víctimas de la explosión, estallaba al lado el segundo coche. ¿Venganza? Nadie lo reivindica, pero dos y dos siempre da cuatro. Graves destrozos en la mezquita, en dos bloques de viviendas de las cercanías, y 14 vehículos civiles destruidos. Nadie sabe tampoco nada. La Policía, también Mientras se producían estas matanzas en Bagdad, el diario norteamericano Los Angeles Times publicaba en su edición de ayer un inquietante informe en el que citaba documentos oficiales del Gobierno iraquí. El rotativo asegura algo que corroboraba la violencia de ayer, y es que la Policía iraquí está plagada de corrupción, y sus miembros participan en secuestros, asesinatos y violaciones Los papeles confidenciales del Ministerio del Interior de Irak describen un desalentador estado de las fuerzas del orden en ese país, detallando más de 400 investigaciones por corrupción, y están autentificados por oficiales de la Un informe de Los Angeles Times indica que la Policía iraquí está infiltrada de terroristas y rebeldes