Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Nacional LUNES 10 7 2006 ABC BÁRBARA RICHSTEIN Presidenta adjunta del Grupo Parlamentario de la CDU en Bradenburgo Las comunidades tienen que regirse por el principio de subsidiariedad La parlamentaria alemana, de visita en España para intervenir en el Campus FAES, participó activamente en la reforma del sistema federal de su país destinado a mejorar el funcionamiento del Estado y disminuir la capacidad de veto de las regiones TEXTO: ALEXIS RODRÍGUEZ FOTO: SIGEFRED 0 Los populares ultiman su recurso contra el Estatuto catalán ante el TC NAVACERRADA. La secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer que en breve presentarán el recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto de Cataluña, una vez que éste entre en vigor y sin esperar a que se agoten los tres meses de plazo que permite la ley. Durante una mesa de diálogo en los cursos de verano que organiza la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) Sáenz de Santamaría explicó que el recurso es muy amplio y se centrará en los cambios y consecuencias que implica la reforma estatutaria. Fuentes populares confirmaron a Servimedia que el recurso de inconstitucionalidad del PP está en su fase final de redacción y que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, tiene intención de presentarlo cuanto antes, a los pocos días de que el texto sea publicado en el Boletín Oficial de la Generalitat de Cataluña. En su intervención en el curso Presente y futuro de la Constitución Sáenz de Santamaría adelantó que el recurso reivindica, entre otras cosas, la necesidad de que el texto sea apoyado por los 44 millones de españoles que aprobaron la Constitución petición que formularon ya a través de una recogida masiva de firmas. La dirigente popular argumentó que no se puede hurtar a los ciudadanos la capacidad de decisión sobre una norma jurídica como el Estatuto catalán, que provoca una reforma constitucional. Un cambio de la Constitución no se puede hacer desde una Comunidad autónoma y mucho menos con el 35 por ciento de los votos de esa Comunidad remachó. MADRID. Basta hablar con ella unos minutos para tener bien claro que lo suyo es la política. Aunque Bárbara Richstein lo niega e insiste en que su ingreso en ese mundo complejo e ingrato se produjo a los 32 años, después de haber pasado por la Universidad de Rheinische, donde estudió Derecho, y de haber ocupado puestos de responsabilidad en el mundo empresarial. Pero en seguida descubre sus cartas: Me metí en política porque nadie puede criticar un sistema político si no está dispuesto a luchar para cambiarlo Y a ella la Constitución alemana, y el sistema federal que ampara, siempre le han parecido muy complicados y en muchos casos hasta inútiles Por eso esta parlamentaria de la CDU trabajó sin descanso en las filas de Angela Merkel para sacar adelante una reforma de la Constitución federal que todavía trae cola. En los últimos años han pasado demasiadas cosas- -globalización, Constitución Europea, atentados del 11- S, reunificación alemana- -que han cambiado el mundo y ante los cuales mi país no ha sabido adaptarse asegura Richstein. En su opinión, Alemania corría el riesgo de anquilosarse por una Carta Magna que convertía la tramitación de muchas leyes en un auténtico juego de ping- pong del Bundestag al Bundesrag y viceversa, hasta que la actividad legislativa parecía detenerse. Reducir la capacidad de veto Por eso, esta parlamentaria de Brandenburgo defiende una Constitución que ha conseguido reducir de un 60 a un 37 por ciento el número de leyes que necesitan ser ratificadas por el Bundesrat (Cámara Alta, donde están representados los Länder o Estados federados) y que concede al poder central más competencias en materia de seguridad, justicia y lucha antiterrorista, así como en materia de energía nuclear. No nos equivoquemos, se trata de una reordenación de competencias, no de quitar a unos para darle a otros, en este caso el poder federal, sino de que el Estado funcione mejor- -explica- Además, las regiones ganan competencias en asuntos como medio ambiente, vivienda, horarios comerciales, gestión de prisiones y administración de funcionarios locales, es decir, en aquellos ámbitos en los que las regiones, por su propia naturaleza, pueden hacerlo mejor Y manda un aviso para navegantes, en este caso españoles, pero con respeto y sin querer inmiscuirme en los Para nosotros sería impensable la independencia de Baviera señala a ABC Debe haber absoluta confianza entre el Gobierno central y el autonómico afirma la diputada alemana asuntos internos de otro país Los Estados federados alemanes o las Comunidades autónomas españolas deben regirse por el principio de subsidiariedad del Estado, tienen que dedicarse a hacer lo que saben hacer bien, mucho mejor que el Gobierno central, por ejemplo, la educación, que no es menos importante que la política antiterrorista Y para ello, en opinión de esta abogada que estudió el bachillerato en Israel y fue miembro de la junta di- rectiva de la comunidad judía de Berlín aunque soy católica y romana tiene que haber absoluta confianza entre el Gobierno central y el Gobierno autonómico. En mi país las regiones respetan escrupulosamente las leyes en materia lingüística que emanan del poder central añade. Mismo nivel de autogobierno Aunque es su primera visita a nuestro país, al que ha venido invitada por el Campus de FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, presidida por José María Aznar) para hablar sobre las reformas constitucionales europeas, dentro del curso Presente y futuro de la Constitución está bien informada sobre algunas cosas que pasan en España y que no dejan de sorprenderme. Por ejemplo- -expli- ca- en mi país todas las regiones tienen el mismo nivel de autogobierno, pero en España no ocurre lo mismo, después de algunas reformas que han tenido lugar. A mí me sorprende, creo que eso hace que el funcionamiento del Estado sea, cuanto menos, confuso Volviendo al tema de Alemania, por favor- -insiste- no quiero hablar más que lo justo de los asuntos internos de otro país las últimas reformas realizadas allí buscan el fortalecimiento de los Estados federados para reforzar al país. Europa crece para hacerse más fuerte, y para ello necesita unas regiones poderosas, pero no tiene sentido que ese crecimiento regional derive, por ejemplo en la independencia de Baviera. Para nosotros, en Alemania, eso es incomprensible