Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Primer viaje del Papa a España LUNES 10 7 2006 ABC Camps subraya el valor de la visita para unir a todos en el dolor por las víctimas del metro Una amplia representación política vivió la misa conclusiva con distinto grado de intensidad presidente valenciano en la tarea de garantizar el éxito del viaje papal se ha completado con la aportación impagable de la alcaldesa Barberá I. BLASCO VALENCIA. La primera visita a España del Pontificado de Benedicto XVI estuvo, tal y como fue definida ayer en un balance de urgencia por el Gobierno valenciano, cargada de simbolismo pero fue vivida con distinto grado de intensidad por los políticos y representantes institucionales presentes en la Eucaristía presidida por el Papa. La implicación institucional del jefe del Ejecutivo autonómico, Francisco Camps, en la tarea de garantizar que el viaje papal constituyera un éxito, obtuvo ayer una recompensa de carácter personal con la recepción privada que Su Santidad dispensó en el palacio arzobispal, antes de la celebración de la misa conclusiva, al presidente valenciano y su familia. b La implicación del En ella, Camps agradeció al Pontífice que materializase el deseo de Juan Pablo II de que la ciudad del Turia acogiera la celebración del V Encuentro Mundial de las Familias, y le rogó que rece por la Comunidad Valenciana. Pero, sobre todo, mostró de cerca su gratitud al Papa por haber llevado consuelo a las familias de los 42 fallecidos en el terrible accidente registrado el 3 de julio en la línea 1 de la red de metro de Valencia. En la despedida en el aeropuerto, Camps subrayó que nos hemos unido todos en su dolor Este hecho trágico, que inevitablemente ha condicionado el curso de la celebración del Encuentro Mundial, ha venido a ejercer de contrapeso en la percepción anímica sobre la visita papal del propio presidente valenciano, Francisco Camps, junto a su esposa, antes de la celebración de la misa MIKEL PONCE La Generalitat valenciana calificó positivamente el Encuentro, cargado de simbolismo un hombre de profundas convicciones religiosas que ha interiorizado el tremendo golpe por encima incluso de su rol institucional. La tarea de otorgar un sello de valencianía al viaje de Benedicto XVI ha estado impagablemente participada por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. De hecho, la decisión del Pontífice de recorrer ayer en el papamóvil el camino de retorno al aeródromo respondió a la petición formulada la noche del sábado tanto por Camps como por la regidora municipal. López Aguilar, al borde del mareo Durante la misa, ambos tomaron la comunión de la mano de Benedicto XVI, del mismo modo que lo hicieron el propio presidente del PP, Mariano Rajoy, y su secretario general, Ángel Acebes; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel; el embajador español ante la Santa Sede, Francisco Vázquez; el presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, o Isabel Bas, esposa de Camps. Todos ellos, como el propio ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, afrontaron como pudieron el implacable sol dominante en la celebración eucarística, aunque el efecto del calor puso al ministro al borde de la lipotimia. Finalmente, se sobrepuso. La representación política e institucional se vio completada, entre otros, por los presidentes de Castilla- La Mancha y de la Rioja, Leopoldo Barreda y Miguel Sanz, respectivamente. Sanz no se marchó sin hacerse una foto con el Camarlengo de la Santa Sede, el riojano Eduardo Martínez Somalo. También vivió la misa conclusiva de forma profunda el secretario general del PSOE valenciano, Joan Ignasi Pla, muy relacionado con grupos cristianos de base. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, acompañada del presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel MIKEL PONCE