Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Primer viaje del Papa a España LUNES 10 7 2006 ABC La celebración de la Eucaristía congregó a más de un millón de personas en Valencia El Pontífice invitó a los padres a formar a los hijos con el testimonio constante del amor conyugal b Ayudar a la familia es uno de los mayores servicios que se pueden prestar al bien destacó el Papa en la misa conclusiva del Encuentro de las Familias JUAN VICENTE BOO VALENCIA. Con una inmensa alegría visiblemente compartida por más de un millón de personas, Benedicto XVI concluyó ayer su homilía invitando a respetar y promover la maravillosa realidad del matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, origen de la familia pues reconocer y ayudar a esta institución es uno de los mayores servicios que se pueden prestar hoy día al bien común y al verdadero desarrollo de los hombres y de las sociedades El Papa habló al mundo entero, evitando cualquier confrontación política con el Gobierno en sus discursos públicos. Benedicto XVI tenía a su lado la imagen de la Virgen de los Desamparados, y estaba acompañado en primera fila por los Reyes de España y otras autoridades, entre las que no figuraba el presidente del Gobierno. Tras recibir el saludo del arzobispo Agustín García- Gasco, el Santo Padre elogió la hermosa, amable y acogedora ciudad de Valencia que se ha volcado en la acogida al V Encuentro Mundial de las Familias, ganándose la simpatía del mundo entero de un modo que no hubiera logrado ninguna campaña publicitaria. El mensaje que ayer lanzó el Papa iba dirigido a los ciudadanos de a pie y a los gobiernos pero sin nombrar ninguno, y menos al de España pues no era necesario: el público entendía perfectamente que las propuestas del Papa apuntaban justo en la línea contraria de las dos últimas leyes de Zapatero sobre el matrimonio. Benedicto XVI y Sus Majestades los Reyes antes de la multitudinaria misa en la Ciudad de las Artes y las Ciencias POOL queños requieren una atención de 24 horas al día. Benedicto XVI abordó también el derecho y el deber de los padres de educar a sus hijos. Concretamente, de educarlos en el descubrimiento de su identidad, iniciarlos en la vida social, en el ejercicio responsable de su libertad moral y de su capacidad de amar a través de la experiencia de ser amados Testimonio constante del amor El autor de la encíclica Dios es amor clave hermenéutica del primer Pontificado del siglo XXI, volvió ayer a su mensaje fundamental: el amor, que viene de Dios y se recibe de los padres, es el factor que humaniza a las personas en una sociedad cada vez más individualista e incluso más aislada a consecuencia del abuso de medios tecnológicos de diversión individual. El Papa catequista hablaba también como pedagogo, invitando a los padres a formar a los hijos mediante el testimonio constante del amor conyugal que, junto con el amor recibido de abuelos y hermanos, es lo que verdaderamente enseña a amar. El Santo Padre advirtió que en la cultura actual se exalta muy a menudo la libertad del individuo concebido como sujeto autónomo, como si se hiciera él sólo y se bastara a sí mismo, al margen de su relación con los demás y ajeno a su responsabilidad ante ellos En consecuencia, se intenta organi- Un gran aplauso a los abuelos El fascinante marco arquitectónico recordaba que el futuro de la humanidad pasa a través de la familia Valencia fue ayer el altar mayor de la Iglesia del siglo XXI: antigua en su mensaje, moderna en sus formas, compuesta por gente de todas las razas e idiomas, y unida en el mundo a través de la televisión y los medios informativos. El fervor de más de un millón de personas volvió a triunfar sobre el calor húmedo y agobiante, en un encuentro cuajado de entusiasmo juvenil y de alegría. El Papa que había bromeado la noche anterior declarándose abuelo de la humanidad recordó ayer que la familia comprende no sólo a padres e hijos, sino también a los abuelos y antepasados El público rubricó la idea con un gran aplauso a los abuelos, cuya importancia aumenta cuando las madres tienen que trabajar fuera de casa mientras que los niños pe- Dos niños se disponen a saludar al Santo Padre MIKEL PONCE