Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 7 2006 11 El último objetivo era promover el valor de la palabra a través del rigor teológico y no de la confrontación política Ha dejado huella sin necesidad de fuertes pisadas, sin obligación de rebajar sus argumentos ciado, era marcar un nuevo camino a los obispos, promover el valor de la palabra a través del rigor teológico y no de la confrontación política. A la vez, sus sentencias han iluminado esa oscuridad en la que vive la sociedad católica, la misma a la que se refería Ricardo Blázquez el pasado lunes a través de este periódico: Es bueno testificar, sin ostentación orgullosa ni ocultación vergonzante, que merece la pena formar un matrimonio cristiano... Y han dejado en evidencia- -aunque el Papa no se lo propusiera- -al presidente del Gobierno y a la ostentación orgullosa en que se ha transformado su ausencia de la Eucaristía celebrada ayer, y de la posterior despedida en el aeropuerto. Benedicto XVI conversa con Mariano Rajoy, su esposa y sus dos hijos POOL El Papa transmite a Rajoy su deseo de que se defiendan los valores de la familia El presidente del PP estuvo acompañado por su mujer y sus dos hijos de Su Santidad a Mariano Rajoy se celebró en la sacristía, al término de la misa de clausura del V Encuentro Mundial de las Familias LUIS AYLLÓN VALENCIA. Benedicto XVI recibió ayer al presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y a su familia, durante unos diez minutos, al término de la misa de clausura del V Encuentro Mundial. Se trata de la segunda ocasión en que el Papa habla con el líder de la oposición en lo que va de año. Contrariamente a lo que hizo el sábado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que sólo acudió a visitar al Pontífice junto a su esposa, pero sin sus hijas, Rajoy se hib La audiencia La sutileza papal Benedicto XVI ha eludido la confrontación política en todos sus discursos. Ha dejado claros sus deseos de principio a fin: Proponer el papel central, para la Iglesia y la sociedad, que tiene la familia fundada en el matrimonio Ha dejado huella sin necesidad de fuertes pisadas. Sin obligación de rebajar sus argumentos hasta confrontarlos con la política que preside de forma provisional un país. Y así, Rodríguez Zapatero ha perdido su sitio. Esperaba que Su Santidad le diera nuevos argumentos para tensionar las relaciones entre el Gobierno y el Episcopado, para apurar las disensiones entre los miembros de la propia Conferencia Episcopal. Benedicto XVI, en fin, enseñó el sábado todas sus cartas al presidente del Gobierno, pero no le ha dejado ni una sola para seguir jugando: sin ataques, no hay nada de lo que defenderse. zo acompañar de toda su familia: su mujer, Elvira Fernández, y sus hijos, Mariano, de 7 años, y Juan, de 1. El encuentro se desarrolló en la sacristía situada junto al altar, y durante el mismo el Papa se mostró muy amable y cariñoso con los hijos de Rajoy. El más pequeño, en brazos de su madre, no paraba de moverse, y el Papa le hizo unas caricias. Reunión de cortesía En cualquier caso, se trató de una reunión de cortesía, similar a la que tuvo Zapatero, siendo jefe de la oposición, cuando Juan Pablo II viajó a España por última vez. No hubo, por tanto, conversaciones profundas, aunque según fuentes populares el Papa transmitió a Rajoy su deseo de que se defiendan valores como la familia o la educación. El Pontífice recordó con el líder popular el encuentro que tuvieron a finales de enero en el Vaticano, en el que el presidente del PP estuvo acompañado por el secretario general del Grupo Popular, Jorge Fernández, y el secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas. El líder del PP explicó al acabar la audiencia, según las mismas fuentes, que Benedicto XVI le había agradecido que acudiera a Valencia y que le había manifestado que estaba muy contento de haber podido participar en el Encuentro con familias de todo el mundo y de cómo se había desarrollado. Otros dirigentes nacionales y autonómicos del PP, como Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Ana Pastor, Ignacio Astarloa, Esperanza Aguirre, Pedro Sanz y Ramón Luis Valcárcel, asistieron también a la Eucaristía.