Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 7 2006 89 Gente La segunda boda de los Campos Anoche tuvo lugar en Santander una multitudinaria fiesta, con la que Carmen Martínez- Bordiú y José Campos celebraron a lo grande su boda TEXTO: BEATRIZ BENÉITEZ FOTO: SERRANO ARCE Tom Hanks no tiene el encanto de Clooney, ni el sex appeal de Pitt, pero el actor, que hoy cumple 50 años, es el hombre de los cien millones de dólares en Hollywood, que este año ingresó en el Libro Guinness por ser el actor con más películas consecutivas que recaudaron más de cien millones de dólares en la taquilla estadounidense. rmen Martínez- Bordiú y José Campos prometieron posar ayer ante decenas de medios congregados en Santander con motivo de su fiesta de boda. Y cumplieron, aunque hora y media más tarde de lo previsto. Campos llegó pronto, y no pudo menos que asombrarse al ver a centenares de personas que le aguardaban para felicitarle. Ni Bustamante causa tanta expectación. La próxima vez me presentaré a alcalde de Santander dijo. Vestido con pantalón y guayabera negros, explicó que la ropa la han traído de Panamá. Me he vestido así, porque Carmen me lo ha pedido; no sé si mis amigos que vendrán con corbata me lo perdonarán Campos aseguró: Estoy diez veces más nervioso que cuando dije el sí quiero en Sevilla Los primeros invitados en pisar la alfombra blanca, colocada para la ocasión, fueron los cántabros. Familia y amigos de Campos, entre ellos el alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro, que fueron recibidos sólo por el novio. Un grupo de música tradicional cántabra amenizaba la entrada. Y, por fin, Carmen, vestida con un diseño de Manuel Mota, realizado en voile de organza de seda natural en color blanco roto y con escote palabra de honor, el pelo recogido y pendientes largos. Estoy muy emocionada, me siento más feliz que nunca Juntos, salieron del hotel, posaron y saludaron. Los invitados llegaron por goteo y tuvieron la oportunidad de saludar a los Ca novios a la entrada del hotel, reservado en su totalidad para la ocasión. Sin embargo, no se pudieron tomar instantáneas de los invitados más famosos, pues se hallaban ya en el interior del hotel. Entre ellos, Isabel Preysler y Marisa de Borbón. Si estaba o no el actor Jack Nicholson es un enigma, de momento. Su hijo, de nuevo ausente Además del Palacio del Mar, los invitados también se alojaron en el Hotel Real. Algunos de los que ocupan las 110 habitaciones reservadas para la boda son miembros de la familia Martínez- Bordiú, los barones Hottinger, los duques de Sevilla, la familia Hennessy, los señores de Meirás, Ana Miterrand, el ganadero Fermín Bohórquez y el presidente de Pronovias, Alberto Palatchi. Era en el Real donde estaba reservada una suite para Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, pero, finalmente, se anuló, al igual que la que estaba preparada para Philippe Junot. Los productos cántabros fueron los protagonistas de la cena ofrecida en el Palacio del Mar, a la que seguirían una recena y dos desayunos. Quienes ya conocían el establecimiento y estuvieron ayer lo encontraron irreconocible. Techos, suelos, columnas y ventanas habían sido vestidos con telas de color blanco, simulando una gran haima del desierto. También las lámparas eran blancas, al igual que el uniforme del centenar de camareros que atendió a los invitados. El matrimonio posó para los fotógrafos: ella de blanco radiante; él con guayabera