Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes DOMINGO 9 7 2006 ABC MUNDIAL 2006 LA FINAL Au revoir Zizou ENRIQUE ORTEGO Hoy disputa su último partido. Acaba de superar en goles en la selección a Papin y Fontaine. En 107 partidos lleva 30 tantos. A la BERLÍN. Todo empezó a nivel profesional un 20 de mayo de 1989. El Cannes jugaba contra el Nantes (1- 1) Un cuarto de hora. Un medio desconocido llamado Zinedine Zidane debuta en Primera. Tiene 16 años y once meses. Hay que esperar a la temporada siguiente (90- 91) para verle de titular por primera vez en su equipo. Tiramos de la cuerda. 17 de agosto de 1994. Quedan 27 minutos para el final del partido contra la República Checa. Francia pierde 2- 0. Zidane, con pelo, se estrena con la selección. En tres minutos, empata. Un tiro de izquierda y un remate de cabeza a la salida un córner. Su nombre ya está escrito en la historia de la selección de su país. Hoy será el último día. Lo ha elegido él. No se puede pedir un final mejor a un carrera tan intensa. Estamos ante el último pase, el último regate, la última finta y quién sabe si el último gol. Zizou huye de la presión. Ya hace tiempo que anunció su retirada después del Mundial. Lo anunció desde la que quiere que sea su casa en los próximos años. Cada partido, casi, es el último. Lo hubiera sido el 13 de junio contra Corea cuando Doménech le sustituyó de mala manera en el último minuto cuando sabía que no podía jugar ante Togo por sanción. Pero aún le quedaban fuerzas. O no, pero las sacó contra España. Y mucho más contra Brasil. Su mapa futbolístico quedó ante sí. Primero, España, ahora Italia. Un arge- sombra de Platini, Henry y Trezeguet, aunque realmente lo suyo no sea el gol, sino el juego. Su despedida marcará una época Berlusconi arremetió contra el seleccionador Dino Zoff. No se puede dejar sólo a una fuente de juego como Zidane, sin marcarle al hombre Zoff le contestó por muy presidente del Gobierno que fuera. Me ha faltado al respeto Hoy se ha vuelto a plantear la situación. No creo que Prodi llamara a Lippi para decirle que no hay que marcar al hombre a Zidane ha dicho Demetrio Albertini, el nuevo hombre fuerte de la Federación. Sobre el marcaje a Zidane se ha creado un mundo en Italia. Se recuerda que Pessotto, hoy en situación crítica después de tirarse desde una ventana de la sede del Juventus, fue quien le marcó al hombre en el 98 porque así lo decidió Cesare Maldini- -ganó Francia en los penaltis- -y que en el 2000, Zoff decidió hacer una zona en la que Albertini y Di Biagio eran los que más cerca estaban del francés. Hoy también habrá marcaje en zona. Como se mueve por el centro izquierda, el primero que le saldrá al paso será Gattuso, el más agresivo de los italianos en el medio campo. Pirlo estará pendiente de sus salidas hacia dentro y Zambrotta, hacia fuera. La filosofía de Lippi no entiende un marcaje al hombre como tal, pero en todo momento Zidane tendrá una vigilancia especial según por donde se mueva. La de hoy será la decimoséptima final del francés. Se dice pronto. Ha ganado diez y ha perdido seis. A saber, a lino crecido en Marsella, que ficha por el Juventus y después por el Real Madrid. Lippi, hoy en el banquillo contrario, fue su técnico en Turín. Dos años y medio. De julio del 96 a febrero del 99. No eran íntimos, pero el entrenador siempre supo que Zizou era quien debía poner el grado de calidad en su equipo. Ganó dos Ligas y perdió dos Champions El héroe del Mundial 98 Pero la vida de este jugador que ha marcado época sufre un vuelco el 12 de julio de 1998. Ya es la referencia de Francia porque se lo ha ido ganando paso a paso, pero esa tarde- noche parisina hace los dos goles que abren la puerta del Mundial. Su cabeza encuentra los centros de Petit y Djorkaeff y su vida cambia. Gana el Mundial. El Balón de Oro de ese año, la Eurocopa 2000, la Champions de 2002 con su gol en Glasgow al Bayer Leverkusen. Zidane es hoy el protagonista de la final. Italia le teme tanto como le respeta. Le conoce mejor que nadie. Hace seis años, en la Eurocopa 2000, Silvio Zidane tocaba ayer balón REUTERS Hoy es el protagonista, estamos ante su último pase, su última finta, su último regate y, quién sabe si su último gol nivel de clubes, la Intercontinental (Juventus- River Plate, 96) la Supercopa de Europa (Juventus- PSG, 96) la Supercopa de Italia (Juventus- Vicenza, 97) la Supercopa de España (R. Madrid- Zaragoza, 2001) la Champions (R. Madrid- Bayer Leverkusen, 2002) la Supercopa de Europa (R. Madrid- Feyenoord, 2002) la Copa Intercontinental (R. Madrid- Olimpia, 2002) y la Supercopa de España (R. Madrid- Mallorca, 2003) Y a nivel de selección, el Mundial (Francia- Brasil, 98) y la Eurocopa (Francia- Italia, 2000) Las seis finales perdidas pasan por una Copa de la UEFA con el Girondins de Burdeos, dos Champions con el Juventus, dos Copas con el Madrid y una Supercopa de Italia. Alemania y su larga distancia J. M. CUÉLLAR Alemania ganó el tercer puesto. Solía decir Valdano de los germanos que juegas contra ellos, avanzan sin nada, no crean nada, no hacen nada y cuando has parpadeado te han metido dos goles. ¿Por qué? le preguntábamos. Porque son alemanes No hay mayor explicación, ni mejor. Esto es así. Pues algo de esto le pasó a Portugal. No es que los de Scolari hubiesen merecido ir por delante. Por el contrario, fueron los alemanes los que tuvieron más iniciativa, más llegada y más ocasiones. Pero se estrellaron con la defensa lusa, que nunca dejó vías de penetración. Poco a poco, los de Klinsmann cedieron en su empeño y en ese respiro llegó Portugal... a ningún sitio. Niveló el partido, consiguió equilibrar la lucha en el medio campo y brujuleó alrededor del área alemana. Sí, brujuleó porque entrar no entró nunca. No tienen pólvora los portugueses. La artesanía sin efectividad de Cristiano Ronaldo, que le gusta más lucirse que ser Alemania Portugal 3 1 Alemania: Kahn; Lahm, Nowotny, Metzelder, Jansen; Schneider, Kehl, Frings, Schweinsteiger (Hitzlsperger, m. 78) Klose (Neuville, m. 64) y Podolski (Hanke, m. 70) Portugal: Ricardo; Ferreira, Costa, Meira, Nuno Valente (Nuno Gomes, m. 69) Costinha (Petit, m. 46) Maniche; Cristiano Ronaldo, Deco, Simao; y Pauleta (Figo, m. 76) Árbitro: Toru Kamikawa, de Japón. Enseñó tarjeta amarilla a Frings, Costa, Costinha y Schweinsteiger Goles: 1- 0, m. 55: Schweinsteiger. 2- 0, m. 60: Petit, en propia meta después de un duro disparo de Schweinsteiger. 3- 0, m. 76: Schweinsteiger. 3- 1, m. 87: Nuno Gomes. Klose se abraza a Klinsmann AP práctico, detallitos de Simao y los tiros de Maniche. Poca cosa porque Pauleta ha completado un Mundial bastante lamentable. Pero el caso es que en la segunda parte los alemanes se perdieron. No encontraban el balón en el medio campo ni tampoco la contra ante el mayor dominio, efectista pero dominio, de los de Scolari. Y de pronto, lo de Valdano: apareció Schweinsteiger, que es muy bueno, y sacó los cañones alemanes a pasear. Una vez le toca a Frings, otra a Klose, a Podolski o a Lahm. Ayer fue Schweinsteiger, que pasa por ser la gran esperanza blanca de los germanos. Se largó en una diagonal desde la zurda y pegó un zapatazo que hizo una parábola extraña. Ricardo se la tragó enterita y, a partir de ahí, todo fueron desgracias lusas. A los cinco minutos, otro disparo de Schweinsteiger tropezó en Petit y el segundo. Luego, nada, el tiempo justo para ver otra joyita del chaval en un disparo formidable de larga distancia para finiquitar el choque.