Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Deportes TENIS WIMBLEDON DOMINGO 9 7 2006 ABC Siempre en primera fila del palco, Santana ha seguido a Nadal con la nostalgia colgada de la retina y la felicidad en el corazón: Por fin alguien puede repetir mi triunfo Cada día me recuerda más al mejor Agassi DOMINGO PÉREZ Nadie sabría decir quién es en estos momentos más feliz. Si Nadal por haber llegado a la final de Wimbledon o Manuel Santana porque al fin un español está en condiciones de ganar en la Catedral de emular lo que él consiguiera hace 40 años. Salvando la distancia de la edad, entre Rafa y Manolo existe una corriente de simpatía y amistad que asombra. Fui el primero que se cruzó con él tras vencer en la semifinal y me dio un abrazo tremendo al tiempo que me decía: tenías razón, Manolo Al empezar el torneo yo le comenté- -recuerda- -que si aquí habían ganado Borg, Agassi o Hewitt no había ninguna razón para que él algún día no venciera. No sé si será capaz de imponerse a Federer, pero estoy seguro de que ganará algún día, y no sólo una vez, sino tres o cuatro No tiene límites No tiene límites- -prosigue- A lo largo del torneo ha ido aclimatándose. Es increíble lo que ha mejorado con el saque. Tras el segundo partido se ha acoplado a la hierba como nadie. A este chico le pones unos patines y juega bien al tenis. Puedo decir que según han ido pasando los días cada vez me recuerda más al mejor Agassi Palabras premonitorias. De hecho, todo ha sido un poco mágico- -señala Santana- A principio de año recibí una carta del All England Club Me invitaban con todos los honores a este Wimbledon por lo que había hecho por el tenis y porque se cumplían 40 años de mi triunfo. ¡Qué suerte! Justo cuando se produce la eclosión de Nadal, ahí estoy yo en la primera fila del Palco Real. Viviendo día a día el torneo con Rafa. Y esta noche, en la cena de campeones, gane o pierda, volveré a coincidir con él y será inolvidable. Hace 40 años que no voy a esa cena, en el Savoy. ¡Qué recuerdos! Y es que Santana está reviviendo paso a paso lo mismo que experimentó hace 40 años. Sus sensaciones, sus inquietudes, sus anhelos. Todo me recuerda mucho al año en que yo gané Ayuda el que, en el fondo, el escenario apenas haya cambiado. Los vestuarios siguen siendo los mismos, los ritos, la habitación en la que se espera la entrada en la Central, los cuadros y, al menos en apariencia, hasta los socios. Todos trajeados con los colores del club, chapita en la solapa, tiesos como cipreses, tan ingleses y tan aristocráticos. Otra cosa que no ha variado y que Santana y Nadal han comentado mucho es el extraordinario silencio que recibe a los finalistas. Es impresionante. Se te pone la piel de gallina entrar en la Catedral repleta de gente y no oír ni a una mosca. No ocurre en ningún otro sitio, en ningún otro torneo Nadal y Santana, dos fenómenos que se admiran y aprecian Sobre lo que pueda ocurrir en el partido, el actual director del Masters Series de Madrid entiende que Nadal tiene que saber torear. Frenar el torbellino con el que se encontrará de salida. ÁNGEL DE ANTONIO Él es un maestro haciendo eso, acomodándose al juego del rival, presionándole. Federer no debe escaparse en el marcador. Tiene que inquietarse y acordarse de Roland Garros Amelie Mauresmo se estrena en Londres La francesa perdió el primer set, pero remontó para conquistar el segundo grande (ya ganó en Australia) de su palmarés y dejó a la belga Justine Henin sin opción al único Grand Slam que le falta E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Amelie Mauresmo lleva mucho tiempo siendo una de las mejores del planeta. Pero en su historial faltaba un éxito sonado. No ha empezado a ganar Grand Slam hasta este año. Se estrenó en Australia, precisamente ante la misma rival que ayer, Justine Henin, aunque entonces fue por abandono de la belga, con problemas estomacales. Luego le pudo la presión en su casa, en Roland Garros. Pero lejos de Francia ha dejado claro que le ha tomado gusto a ser la número 1 del mundo y ganar los grandes. Y eso que abrió el partido con mal pie. Henin se anotó la primera manga y dominaba. Pero el partido cambió de color en el segundo set. Mauresmo se lanzó al ataque y se adueñó de la red. Aposentada ahí fue infranqueable y remató a la belga, que se puso muy nerviosa ante el cambio de táctica. Se precipitó y empezó a sumar incontables errores no forzados. Sólo había cometido cuatro en la manga Virginia Ruano, a completar su Grand Slam Cuando acabe hoy la final masculina saltarán a la pista las protagonistas de la final femenina de dobles. Entre las participantes, una española, Virginia Ruano, que forma pareja con la argentina Paola Suárez. Juntas pueden presumir de ser uno de los mejores dúos de la historia. Tanto que si ganan esta tarde a las chinas Zheng y Yan (campeonas en Australia) completarán su particular Grand Slam puesto que Wimbledon es el único grande que les falta en el palmarés tras haber conquistado cuatro Roland Garros (2001, 02, 04 y 05) tres US Open (2002, 03, 04) y un Open de Australia (2004) inicial y llegó a 20 en las siguientes. Para Mauresmo supone un éxito increíble, pero para el tenis francés se convierte en todo un hito: no levantaba la bandeja de campeona una de una de sus jugadoras desde el último de los seis conquistados por la mítica Suzanne Lenglen, en 1925. Resultados Final femenina Amelie Mauresmo (Fra. 1) a Justine Henin (Bel. 3) 2- 6, 6- 3, 6- 4. Final dobles masculino B. Bryan y M. Bryan (EE. UU. 1) a Santoro y Zimonjic (Fra. Ser. 6) 6- 3, 4- 6, 6- 4, 6- 2. Además, la jugadora gala impidió que Henin completara el Grand Slam A la valona, que cuenta en su haber con tres Roland Garros, un Abierto de Australia y un Open de Estados Unidos sólo le falta Wimbledon, donde ya perdió su primera final, en 2001 ante Venus Williams. Mauresmo apuntó que consideraba este torneo el más prestigioso del mundo y que para ella abrazar el trofeo había constituido un momento especial Se mostró satisfecha con su servicio, del que dijo fue su mejor arma y comentó que lo más gratificante fue cómo consiguió dar la vuelta a la situación. Cuando iba perdiendo, pensé: qué puedo hacer, qué voy a hacer, cómo puedo cambiar la situación para que me favorezca, y decidí jugar de forma más agresiva Y concluyó enviado un mensaje a sus colegas futbolistas: Ahora les toca a ellos hacer historia en el Mundial de Alemania