Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 7 2006 59 Sociedad Ocho ciudades españolas, en alerta por el riesgo de altas temperaturas la próxima semana Los análisis del laboratorio nacional confirman que el virus de la gripe aviar procedía de Europa La Diputación de Álava duplicará los análisis en el humedal de Vitoria donde apareció el primer caso que es un caso aislado y que no se encontrarán más aves enfermas porque ya han pasado nueve días desde que se descubrió GONZALO ZANZA MADRID. El virus altamente patógeno H 5 N 1 que ha provocado el primer caso de gripe aviar en España (un ave acuática encontrada en el humedal de Salburúa en Vitoria) es similar a los hallados en diversos países de Europa y no tiene los mismos rasgos que los que afectan a aves domésticas y salvajes de países africanos. Este es uno de los resultados preliminares del Laboratorio Nacional de Referencia de Algete (Madrid) que ha concluido parte del trabajo de secuenciación de las cadenas de aminoácidos del virus. El Gobierno vasco mantuvo, tras los primeros análisis, que el virus procedía del sur. Muestras del ave infectada (un somormujo lavanco) fueron remitidas el viernes al laboratorio de referencia de Weybridge (Gran Bretaña) el mismo día en que se hizo público el primer caso de gripe aviar en España. Este centro tendrá que ratificar los hallazgos de Algete y podría determinar, aunque no es seguro, si el somormujo fue infectado en nuestro país por otra ave migratoria procedente de un país europeo o si, por el contrario, migró portando la enfermedad desde Centroeuropa. b El Ejecutivo foral cree Humedal de Salburúa, limítrofe con el casco urbano de Vitoria y donde ha aparecido el primer caso de gripe aviar En declaraciones a Efe, el diputado foral subrayó que el humedal era una zona calificada de bajo riesgo por el Ministerio de Agricultura. Sin embargo, no es la Administración central la que propone las áreas de especial riesgo y vigilancia, sino las autonomías. En la última orden ministerial (16 de junio) en la que se establecen medidas específicas de protección en relación con la influenza aviar no figura ningún espacio natural ni municipios del País Vasco sujetos a estas iniciativas. Sí aparecen, por el contrario, los de comunidades limítrofes como Cantabria, La Rioja, Castilla y León o Navarra, así como de todas las restantes excepto Madrid. López de Foronda lamentó la mala suerte de que la gripe aviar nos toque aquí A su vez, el diputado foral EFE Transformaciones desde 2003 Las aves tienden a incubar el virus durante un periodo de 21 días. Entre tres y cinco días después se produce una alta mortalidad. El virus ha ido transformándose desde la aparición de los primeros casos en Corea en 2003. Ha mantenido sus principales características mientras mataba a más de 150 millones de aves, pero conforme ha ido avanzando por todo el sudeste asiático, Rusia, Irán, Turquía, Europa y África, algunos de sus rasgos han cambiado. En Nigeria se han localizado cinco cadenas con rasgos diferentes del mismo H 5 N 1. Mientras los ejecutivos vasco y central prefieren no arriesgarse en pronunciarse sobre las posibilidades de que aparezcan más aves infectadas por el letal H 5 N 1 en España tras alcanzar tres continentes, la Diputación Foral de Álava se convirtió ayer en la primera institución en hacer una valoración de este tipo. Su diputado de Agricultura, Eloy López de Foronda, en una visita a las lagunas de Salburúa, aseguró que nos encontramos ante un caso aislado porque han transcurrido nueve días desde que se encontró el somormujo infectado y no han aparecido más animales muertos. anunció que Álava duplicará desde hoy las analíticas que practican a las diferentes especies de aves que anidan en Salburúa, pero no en el resto de la provincia. Antes de la confirmación el viernes del primer caso, la Diputación practicaba dos controles semanales con una media de cinco aves cada uno. Ahora pasarán a ser dos pero con diez ejemplares. UN PROBLEMA DE SANIDAD ANIMAL CARLOS ESCRIBANO Director general de Ganadería del Ministerio de Agricultura esde que aparecieron los primeros casos de influenza aviar en el territorio de la Unión Europea, los estados miembros han puesto en marcha todos los sistemas de alerta para conseguir la detección precoz de esta enfermedad. Siempre hemos sido conscientes de la posibilidad de que un animal con esta enfermedad pudiera aparecer en el territorio español. Nadie se consideraba a salvo de esta eventualidad y desde el primer momento se intentó dejar claro que el objetivo era y sigue siendo la detección precoz del primer caso. D Cada estado miembro ha establecido su programa de control de acuerdo con el nivel de riesgo en cada momento. Durante los últimos meses el nivel de riesgo ha sido diferente, de acuerdo con los hábitos de las aves migratorias. Siempre se advirtió de que existía un incremento de nivel de riesgo en las épocas de las grandes migraciones, pero el riesgo, aunque bajo, de aparición de un animal enfermo se mantendría durante varios años. En España nuestro sistema de alerta ha detectado la presencia del primer animal enfermo en un humedal próximo a Vitoria y se han desencadenado todas las medidas previstas en los protocolos, encaminadas a comprobar si se trata de un caso aislado. Los resultados de la encuesta epidemiológica que vamos a desarrollar en los próximos días nos dará más información sobre el origen y la posible evolución de la enfermedad. Es importante señalar que la zona en la que ha aparecido el animal enfermo no hay explotaciones avícolas, por lo que disminuyen considerablemente las posibilidades de extensión de la enfermedad. Hay que recordar que la influenza aviar es una enfermedad de las aves, siendo en la actualidad un problema estrictamente de sanidad animal. Esta enfermedad sólo es capaz de afectar al ser humano en el caso de una convivencia continuada con las aves. En este sentido, conviene recordar que en la Unión Europea no se ha detectado ninguna incidencia en humanos, a pesar de la aparición de esta enfermedad en 14 Estados miembros. También es importante reiterar que no existe ninguna relación entre esta enfermedad de las aves silvestres y la seguridad alimentaria, por lo que los consumidores pueden estar tranquilos y no precisan modificar sus hábitos alimentarios.