Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 7 2006 Madrid 51 Pablo Comerciante Juan Carlos Encargado de tienda Es una atracción más para los turistas Hay quien rebosa optimismo y encuentra el lado positivo de las cosas. Como Pablo, que cree que las obras son un atractivo más que atrae a los turistas. Esto está lleno de gente siempre, da igual que haya obras o no. Y el que afirme lo contrario, no dice la verdad. Tendrá otros motivos. ¿Quién va a dejar de venir a ver el corazón de España y hacerse la foto en el kilómetro cero? Eso es una tontería. Para tener bonita una casa hay que hacer obras, si no se queda antigua. Lo único negativo es que entra mucho polvo, a veces, los lunes encuentras hasta barro y tienes que limpiar más días a la semana, pero nada más. Yo vendo lo mismo, o más. Porque la gente se pasa a ver cómo van las obras y pica en las tiendas. Y encima, cuando todo se acabe, voy a tener un tren en la puerta de casa que me va a dejar al lado del trabajo. Ahora tengo que hacer transbordos y tardo más de una hora en llegar. Pronto voy a ahorrarme media hora en el trayecto, y eso también es calidad de vida En el techo del edificio han salido muchas grietas El caso del Gran Vals, una tienda de ropa para señoras situada en el número 16 de la calle Tetuán, merece una mención especial. Tienen el récord de la paciencia: llevan cinco años padeciendo las molestias de las obras. Primero soportaron la rehabilitación del edificio de enfrente, con andamios incluidos; y ahora miran con resignación las vallas que hay colocadas delante del escaparate y la puerta. En el techo han salido unas grietas a causa de las percusiones en las inmediaciones, que afortunadamente no han dañado la estructura del edificio. Y es imposible trabajar sin tapones en los oídos. Al ruido nunca te acostumbras y tienes un dolor de cabeza permanente Jugarse la vida De lunes a viernes, un camión se pasa todo el día sacando tierra e introduciendo una vigas metálicas justo en nuestra puerta. Los clientes tienen que hacer malabares, poco menos que jugarse la vida para entrar. Claro, muchos desisten y optan por realizar sus compras en otro sitio. Aproximadamente tenemos unas pérdidas del 50 por ciento asegura Juan Carlos, el responsable de la tienda. El ruido quema mucho. Y eso que, comparado con el verano pasado, esto nos parece un descanso. Los operarios, a los que ya conocemos, e incluso vienen con sus mujeres a comprar, nos han dicho que las obras estarán acabadas a principios de octubre, pero no tenemos ninguna notificación oficial La verdad- -prosigue Juan Carlos- -es que ya no sabes que creer porque los plazos se han ido retrasando una y otra vez. Y después tienen que asfaltar la calle, que esa es otra. Cuando terminen con el metro, empiezan con el suelo. El día que desaparezcan definitivamente las máquinas del paisaje del centro no nos lo vamos a poder creer, nos parecerá mentira Una imagen explícita de las obras de la calle Preciados Héctor Calle Camarero ¿Quién quiere tomarse una tapa entre grúas? La hostelería es uno de los sectores más castigados por las obras que el Ministerio de Fomento realiza en la Puerta del Sol. Se calcula que las pérdidas alcanzan el 80 por ciento. Algún bar y cafetería han cerrado sus puertas en estos tres años porque las cuentas a final de mes no cuadraban. ¡Claro que se nota que entra menos gente! Las obras han afectado muchísimo. No hay más que fijarse en los pedidos de bebida y alimentos, necesitas mucho menos género. Irse a tomar una cerveza en un lu- gar rodeado de grúas, camiones y con mucho ruido y polvo no es lo que quiere la gente, que busca un poco de tranquilidad y calma para poder hablar con los amigos y disfrutar de las tapas. Lo que nos salva es que la Puerta del Sol es un sitio de paso obligado para los turistas y no se puede decir que falte gente, todo lo contrario. Pero antes a lo mejor se tomaban tres cervezas y se quedaban una hora y ahora se beben una y se marchan en seguida. Es muy molesto el ruido. Y no hay tregua. Trabajan todo el día: desde por la mañana hasta por la tarde. Estamos hartos, pero no podemos hacer nada. Y no sabemos cuándo va a acabar todo esto, porque por lo que se ve parece que esto va para largo