Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 7 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) plan anuncio. El anuncio podría haber sido de Gillette porque, sin el más mínimo pudor, la entonces aspirante a todo se llevaba las manos a la cabeza recogiéndose el pelo de ahí y enseñando los de las axilas. Dos por uno. Esperando tu regreso me dejé el pelo crecer, que cantaría María Dolores Pradera. Una maraña sobaquera igual que esa de la que presume la Terremoto de Alcorcón, ésta para epatar. La foto de Sofía estaba en una vitrina pero, eso sí, luego no se reproducía en el catálogo de la exposición. Vamos, yo es que soy ella y pido amparo al Supremo para evitar que la imagen rule. Pero, bueno, ahora se depila, así que podría enseñarse desnuda, que para eso es la Loren. Pero no lo va a hacer. Pues oye, la idea de unas chicas del calendario como las inglesas no estaría mal. Como las chicas del calendario de la película, claro. Ya saben, Helen Mirren y las otras. Bueno, la Mirren enseñó más su par de peras en El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante de Greenaway. Es que las originales, las que de verdad posaron para el calendario benéfico, eran como las tías que se me cuelan en la pescadería. Que no hay que reivindicar la desnudez en general sino la desnudez de algunos (desde luego, no la de los PETArdos) Me he quedado con las ganas del despelote de la gran Sofía, ahora que a todas las actrices y modelos les ha dado por hacerse pin up y ser Bettie Page (cosa que sólo le ha salido bien a Dita Von Teese, la mujer de Mari- Tras la ruptura con su último novio, las relaciones de Sofía Mazagatos (en la imagen) y el empresario González de Caldas han sido más fáciles Mazagatos y Caldas: la casa de la discordia ÁNGEL DE ANTONIO Gente BEATRIZ CORTÁZAR lyn Manson) D ofía Loren puede seguir los pasos de Alberto de Mónaco. Me parto con el pedazo de reportaje de Paris Match y esas fotos en blanco y negro al estilo de un posado de presidente de los Estados Unidos. A ver, foto con perro que distraídamente camina mientras el soberano despacha con su jefe de gabinete, foto con pies en la mesa (la de portada) foto imitando el paso de los guardias de palacio, foto jugando al golf, foto con la familia (la oficial) Dice el príncipe Alberto en la entrevista que le hace Virginie Luc que aunque tenga 48 años no quiere precipitarse con el matrimonio, que hay que dejar que las cosas fluyan y que ya llegará el momento de formar una familia. Papá, no corras, no te vayan a quitar los puntos de carné de príncipe casadero (bueno, me callo, que también cuenta que lee todo lo que se escribe sobre él; vaya, como Tom Cruise) Sofía tampoco tiene que precipitarse. Está tan estupenda que ya tendrá tiempo de posar desnuda y con las gafas que tan bien le sientan. S esde luego, la presencia de su último novio Max Badiji nunca ayudó a la hora de firmar un acuerdo con su ex pareja, el sevillano González de Caldas, quien le reclama la casa donde Sofía Mazagatos reside desde que se ennovió con el empresario en uno de los romances más sonados de sus primeros años como miss Por entonces Sofía casi era una niña, y Caldas todo un señor con posibles. La pareja vivió su historia de amor en un chalé de Madrid y su relación terminó cuando Sofía le dijo que aún era pronto para casarse, vamos, que no estaba segura de dar ese paso. De aquella decisión pasaron a una ruptura muy traumática. Sofía se quedaba en la casa con un contrato de alquiler por cinco años y una opción a compra. Meses antes de que expirara el plazo (en el año 2002) recibió un burofax en el que se la invitaba a abandonar la casa. Ante la imposibilidad de poder hablar directamente con Caldas, la miss siempre asesorada por Este verano puede ser fundamental para llegar a un acuerdo que ponga fin a cinco años de disputas con los abogados y a una situación más que incómoda su abogado, le demanda por incumplimiento del contrato de esa opción a compra, comenzando así una batalla judicial que aún está por resolver. Caldas pide el desahucio y no consigue la orden, mientras que Sofía pierde esa demanda cuya ratificación ha llegado hace pocos días. Pero mira por dónde, Sofía termina su extraña relación con el no menos extraño Max Como Se Apellide y es a principios de este año cuando empieza a fluir la comunicación entre Caldas y Sofía, y cuando lo que parecía imposible va tomando forma. Por eso, este verano puede ser fundamental a la hora de llegar a ese acuerdo que ponga fin a cinco años de disputas con los abogados y a una situación más que incómoda, sobre todo para Sofía, que no soporta estar todo el día en boca de la gente, y menos por asuntos tan escabrosos y desagradables como éste. Me cuentan y aseguran que el acuerdo está a punto de caramelo y que una de las cláusulas es que ninguna de las dos partes podrá mostrar ese documento ante los medios ni opinar públicamente sobre lo que hayan pactado. Vamos, que con los papeles no podrán hacerse un plató de televisión. Por lo menos, no ellos.