Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 7 2006 41 Pervez Musharraf modifica las leyes y libera en Pakistán a más de un millar de mujeres encarceladas por adulterio Los gemelos Kaczynski, Lech y Jaroslaw, gobernarán en Polonia como presidente y primer ministro La VII Flota despliega en Japón un destructor con el equipo más sofisticado para derribar misiles Washington reitera su apoyo al plan chino de conversaciones a seis con Corea del Norte misiles norcoreanos ha impulsado a la Casa Blanca a reforzar su flota del Pacífico y a intensificar los contactos políticos M. GALLEGO NUEVA YORK. La crisis de los misiles norcoreanos abre nueva página con dos importantes movimientos. Por un lado el despliegue en aguas japonesas del destructor norteamericano USS Mustin capaz de detectar y destruir misiles, y por otro, la oferta del enviado norteamericano para la crisis norcoreana, Christopher Hill, de realizar conversaciones bilaterales cara a cara con Corea del Norte siempre que este país vuelva a las conversaciones multilaterales- -interrumpidas en noviembre pasado- -sobre su programa nuclear. El teniente norteamericano Tray Brown, portavoz de la Marina, señalaba ayer que ya había atracado en el puerto japonés de Yokosuka el USS Mustin una de las joyas de la VII Flota norteamericana en el Pacífico. Este navío proporciona la mayor capacidad para responder a posibles ataques con misiles. El USS Mustin cuenta con sofisticados radares b El lanzamiento de los para detectar misiles y la máxima capacidad de fuego para destruirlos en vuelo antes de que lleguen al objetivo dijo Brown, quien insistió en que el despliegue del destructor no es una respuesta directa a las acciones de Pyongyang, pues ya estaba planeado desde hace casi un año El USS Mustin tiene una dotación de 300 hombres y los sistemas de combate más avanzados del mundo. A este navío se le unirá en agosto el crucero USS Shiloh para reforzar la flota norteamericana en el Pacífico. Reuniones bilaterales Mientras tanto, el enviado norteamericano para el conflicto nuclear, Christopher Hill, desvelaba ayer en Pyongyang algunas de las claves. Por un lado se declaraba imposibilitado de acudir a conversaciones bilaterales con Corea del Norte mientras este país está boicoteando las negociaciones a seis En este sentido dejaba entrever que si Pyongyang regresaba a las multilaterales, Estados nidos podría verse cara a cara con los estalinistas del norte. El negociador norteamericano negó que Corea del Norte hubiera planteado el fin de las sanciones norteamericanas para regresar a las multilaterales y aseguró que Estados Unidos no tenía intención alguna de levantarlas. Acusó al régimen de Kim Yong Il de estar realizando movimientos para desviar la atención del lanzamiento de los misiles y reiteró el apoyo de la Casa Blanca al plan chino que apuesta por continuar adelante con las conversaciones a seis para cambiar la postura de Pyongyang. EPA con Irán. En el otro asunto nuclear que perturba la paz internacional, la crisis de Corea del Norte, Rusia es también uno de los dos países que impiden la adopción de sanciones. Bush no tendrá que buscar la aprobación del Congreso para este acuerdo, ya que presumiblemente se redactará en el marco de la Ley de Energía Atómica ya existente, que ha permitido compartir esta tecnología con una veintena de países. Esto le evitará enfrentarse a quienes ven el pacto como arriesgado y poco fructífero para Estados Unidos. La trayectoria rusa de accidentes nucleares e instalaciones obsoletas es objeto de preocupación por parte de los grupos medioambientales. Rusia está dispuesta a convertirse en el basurero nuclear del mundo, en contra del 90 por ciento de su opinión pública, porque ello le reportará unos ingresos de 20.000 millones de dólares anuales. Hasta allí enviará Estados Unidos sus residuos merced a este acuerdo, que abrirá también las puertas a países como Corea del Sur y Taiwán, que se han mostrado deseosos de hacerlo. Al producir en su territorio energía nuclear de uso civil, Rusia suplirá a numerosos países del mundo que carecen de petróleo y están ansiosos de nueva fuentes energéticas. Esta es una de las pocas áreas (de negociación) que quedaban en las que hay un montón de dinero con el que enganchar a los rusos observó para The Washignton Post el especialista en control de armas George Perkovich. Atraca en Yokohama el USS Mustin, dotado con los sistemas de combate más avanzados del mundo