Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Nacional DOMINGO 9 7 2006 ABC Mueren en Tenerife cinco tripulantes de un helicóptero contra incendios Uno de los pasajeros del aparato permanecía anoche desaparecido b La aeronave cayó al Atlántico minutos después de comunicar su intención de tomar tierra en el aeropuerto de Los Rodeos, al norte de la isla canaria PABLO ALCALÁ SANTA CRUZ. Se desconocen las causas del accidente Es toda la explicación que se ha podido escuchar después de que un helicóptero contratado por Medio Ambiente para la campaña de prevención de incendios en las Islas Canarias cayera al mar frente a las costas de la capital tinerfeña, con seis personas a bordo. El aparato, que cubría la ruta entre la isla de La Palma y la de Gran Canaria, a la que acudía para realizar una inspección técnica, lanzó una llamada de emergencia cerca de las nueve y media de la mañana, y confirmó su intención de tomar tierra en el aeropuerto de Los Rodeos, al norte de la isla, cuando sobrevolaba el faro situado en Roque Bermejo, perteneciente a la cordillera de Anaga, en Tenerife. A partir de ese momento se perdió el contacto con la aeronave y se inició el operativo de búsqueda, en el que participaron dos helicópteros del Grupo de Intervención en Emergencias (GIE) del Gobierno de Canarias y un Súper puma del escuadrón 802, así como un Fokker 27 Minutos después, un pescador y un mercante daban la voz de alarma tras divisar el accidente, y posteriormente la parte trasera del fuselaje del helicóptero flotando a unas dos millas marítimas de la costa tinerfeña. La fuerza del impacto partió la aeronave en dos partes, una de las cuales, la cabina de control que ocupaba la tripulación, fue recuperada al filo de las ocho de la tarde tras permanecer sumergida a unos 700 metros de profundidad minutos después del impacto, antes de que los servicios de emergencias acudiesen al rescate de la aeronave, veinte minutos después del aviso. Cinco de los ocupantes del vuelo han fallecido, mientras que otro está oficialmente desaparecidos, aunque las esperanzas de encontrarlo con vida sean prácticamente nulas según admitieron a ABC fuentes de Salvamento Marítimo. Punta del Hidalgo Roques de Anaga Almáciga Roque Bermejo Tejina Tacoronte TF- 5 La Laguna La Cuesta Ravelo Hondo Araya Arafo Candelaria TF- 1 MACIZO DE ANAGA Lugar del Accidente A 2,5 Km de Roque Bermejo Punta de Anaga Parque Rural de Anaga San Andrés María Jiménez Santa Cruz de Tenerife OCÉANO ATLÁNTICO 0 3,5 7 10,5 14 17,5 Km Añaza Güímar Ruta prevista por el helicóptero Zona LA PALMA ampliada LANZAROTE FUERTEVENTURA Puerto de Güímar Santa Cruz de Tenerife LA GOMERA TENERIFE EL HIERRO Las Palmas de Gran Canaria Aeropuerto de Gango Destino del helicóptero accidentado GRAN CANARIA Sykorsky S- 61 R Tipo Peso Velocidad Máxima Velocidad de crucero Autonomía Techo de servicio Helicóptero SAR (búsqueda y salvamento) Básico: 5.600 Kg Máximo en despegue: 9.525 Kg 274 Km h 208 Km h 1.230 Km 1.220 m 4,85 m 17,01 m Si la inspección era rutinaria o se debía a causas concretas es algo que conocían el piloto y el mecánico fallecidos La última inspección del aparato se realizó en abril de este año Antonio Ruiz Lacasay. A última hora de la tarde los servicios de rescate rastreaban la zona del accidente para tratar de hallar a ambos, pero la posibilidad de que permanezcan sumergidos, o que sus restos hallan sido arrastrados por la corriente, dejaban pocas esperanzas cuando ya comenzaba a anochecer. Mientras, los cadáveres de los cinco fallecidos fueron recuperados y trasladados a la morgue tinerfeña. Al cierre de esta edición sólo existía identifica- ción oficial de un tripulante más, Jorge Luis Reyes, mecánico de la aeronave. La incertidumbre sobre la identidad de tres de los fallecidos, o de la subcontrata a la que pertenecían, mantuvo ayer en alerta a muchos familiares de empleados de empresas vinculadas a los servicios estatales contra incendios. Desde Helicsa se pidió prudencia hasta la confirmación del dato, para no alarmar a los familiares, muchos de los cuales se desesperaban en el puerto de la capital tinerfeña o llamaban ininterrumpidamente a Helicsa para poder identificar a los fallecidos. Finalmente, quedó confirmada la vinculación de los otros tres fallecidos a la empresa Tragsa. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, precisó que entre ellos se encontraba el delegado de esta empresa pública en La Palma. En el puerto de la capital tinerfeña, muchos de los familiares de las víctimas confirmaban sus peores sospechas. La compañía propietaria del helicóptero, Helicsa, confirmó a través de un comunicado que el aparato había renovado su Certificado de Aeronavegabilidad con inspección completa por parte de la Dirección General de Aviación Civil en abril de 2006, y cuenta con el certificado para transporte público de pasajeros y mercancías. Además, había recibido los pertinentes permisos de despegue con seis tripulantes a bordo desde su base en el aeropuerto palmero de Mazo. El Sikorsky S- 61 es un helicóptero bimotor de fabricación norteamericana, especialmente diseñado para misiones de transporte. Se emplea sobre todo en misiones de salvamento marítimo, asistencia a plataformas petrolíferas, lucha contra incendios forestales y transporte público de pasajeros, puede transportar hasta 28 pasajeros más 2 pilotos, con una longitud de 18 metros. Los fallecidos tenían la información La compañía no ha facilitado la causa concreta por la que el helicóptero se desplazaba a Gran Canaria, precisamente para llevar a cabo una inspección técnica. Los responsables de comunicación de Helicsa, declararon a este diario que si la inspección era rutinaria o se debía a causas concretas es algo que conocían el piloto y el mecánico del helicóptero que, desgraciadamente, han fallecido aunque será la compañía, conocedora también de este extremo, quien aclare en los próximos días el motivo de esta inspección. Según fuentes técnicas consultadas por ABC, este tipo de helicópteros suelen hacer inspecciones rutinarias cada 50 horas de vuelo; con mayor intensidad, cada 250, y cada 500 horas son sometidas a una inspección en profundidad. La cautela de la compañía para no proporcionar datos erróneos ha impedido que se sepa con exactitud las horas de vuelo del aparato. La Dirección de Helicsa se ha trasladado a Tenerife para ponerse a disposición de los familiares de las víctimas y colaborar en la investigación de lo ocurrido, mientras que los restos del helicóptero y las cintas que grabaron las comunicaciones con la torre de control han quedado precintadas para su investigación. Incertidumbre y pesar A bordo del helicóptero, modelo Sikorsky S- 61 N, viajaban, además del comandante, el copiloto y un mecánico; dos mujeres y un hombre, empleados de Tragsa, sociedad contratada por el Ministerio de Medio Ambiente para la protección de los bosques contra los incendios. Se dirigían precisamente a realizar labores de mantenimiento en Gran Canaria. Los dos desaparecidos son el piloto, Joaquín Ortiz de Zárate, y el copiloto,