Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 9 7 2006 ABC Nacional Batasuna exige a Zapatero la derogación de la ley de Partidos y anuncia nuevas reuniones con el PSE Un soldado español muerto y cuatro heridos en el ataque a un convoy en Afganistán Una mina o un artefacto accionado al paso de la patrulla, primeras hipótesis sobre la agresión b El Ejército avisó del aumento del peligro en la zona, donde Zapatero envió más tropas para compensar ante Estados Unidos la precipitada retirada española de Irak D. M. N. V. MADRID. Un soldado del contingente español en Afganistán murió ayer y otros cuatro resultaron heridos al ser atacado un convoy en Bakua (Afganistán) que, bajo mando italiano, estaba integrado también por una sección del Ejército portugués. El fallecido, Jorge Arnaldo Hernando Seminario, de 26 años y origen peruano, pertenecía a la Segunda Bandera de la Brigada Paracaidista con base en Alcalá de Henares (Madrid) Su cuerpo será repatriado hoy en un avión de la Fuerza Aérea en el que también viajarán los cuatro heridos, compañeros de unidad. El vehículo blindado en el que viajaban los cinco militares destinados en la base de Herat sufrió los efectos de una fuerte explosión a las cuatro y veinte de la tarde cuyas causas concretas se desconocen. En el Ministerio de Defensa barajaban anoche dos hipótesis: el estallido de una mina anticarro o el de otro artefacto accionado a distancia al paso del convoy militar. Un vehículo del Ejército español, en Herat, donde en agosto murieron 18 soldados al estrellarse su helicóptero la noticia al Rey y al presidente del Gobierno, según informaron fuentes de este Departamento. Una de las primeras medidas adoptadas por el ministro fue la de enviar a Afganistán un avión militar para repatriar al fallecido y a los heridos. Se da la circunstancia de que estos cinco soldados forman parte del contingente que sustituyó al de los 32 legionarios que el pasado 15 abril fueron atacados cuando se disponían a vivaquear tras una patrulla de reconocimiento. Las cinco víctimas pertenecen a la Brigada Paracaidista con base en Alcalá de Henares, unidad que dirige la actual rotación del contingente español de Afganistán. Tras la decisión del Gobierno de Rodríguez Zapatero de retirar las tropas españolas de Irak, el Ejecutivo quiso compensar esta medida, que fue criticada por la Administración Bush, con el incremento de la presencia española en territorio afgano, y ello a pesar de las advertencias de los propios militares españoles, que alertaron incluso de un mayor riesgo en este país que en aquel del que se retiraban las tropas, entre otros motivos, por la falta de medios para garantizar la seguridad de los soldados destacados allí. REUTERS Patrulla rutinaria Los soldados, que llegaron a Afganistán hace un mes, estaban realizando una patrulla rutinaria en la zona de Bakua, cerca de la localidad de Farah. El convoy estaba compuesto por una sección española completa- -33 militares con ocho VAMTAC- -de la Fuerza de Reacción Rápida de la Base de Apoyo Avanzado de Herat y otra sección del Ejército portugués. Todos ellos patrullaban en el marco de una misión ordenada por el general italiano que está al frente del Mando Coordinador de la ISAF en la zona oeste de Afganistán, con sede en Herat. Nada más conocerse el ataque, helicópteros destacados en la base española de Herat se trasladaron al lugar de los hechos para evacuar a los heridos. Uno de ellos, el soldado Jorge Arnaldo Hernando, murió poco después. Las otras cuatro víctimas presentaban heridas de carácter leve. Se trata del cabo primero José A. Murías Pillado, asturiano, de 31 años; el cabo Rubén Sánchez López, de 25 años y natural de Getafe, y los soldados Carlos Iván Macías Morán, ecuatoriano de 21 años, y Javier Rubio Bellot, tinerfeño de 22 años. Poco después de la explosión, el mando español destacado en Herat informó al ministro de Defensa, José Antonio Alonso, quien, a su vez, transmitió Tayikistán Lugar del ataque Herat Kabul Afganistán Pakistán 300 km Ciento veinticinco bajas de las Fuerzas Armadas en el exterior Con la muerte del soldado paracaidista Jorge Arnaldo Hernando Seminario, el número de bajas de las Fuerzas Armadas españolas en misiones en el exterior se eleva a 125. Asimismo, el fallecimiento de Hernando hace que ya sean 18 los militares españoles que han perdido su vida en territorio afgano. Los otros 17 soldados muertos en el país asiático perecieron el pasado 16 de agosto en el siniestro del helicóptero Cougar, que tuvo lugar en la zona de Kasma Khandi, a unos veinte kilómetros de Herat. Además, las 62 víctimas mortales del accidente del Yakovlev 42 que murieron en Turquía regresaban a España tras culminar su misión en Afganistán y también formaban parte de la misión ISAF de la OTAN, en cuyo marco España mantiene desplegados a más de 700 efectivos. El contingente está mandado por Fernando Lázaro, coronel de la Brigada Paracaidista (BRIPAC) unidad a la que pertenecía el soldado muerto ayer. La mayor parte de los soldados españoles se concentran en la base de Herat (algo más de 400 efectivos) y en el Equipo de Reconstrucción provincial de Badghis, con sede en Qala- INow. Además, el contingente se completa con algunos oficiales destinados en el Cuartel General de la ISAF en Kabul y en el Mando Coordinador de la zona oeste del país, emplazado en Herat. El apoyo aéreo a este despliegue lo realiza el destacamento español en Manás (Kirguistán) que cuenta con dos aviones Hércules C 130 de la Fuerza Aérea española.