Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Primer viaje del Papa a España DOMINGO 9 7 2006 ABC El Papa, con los Reyes, los Príncipes de Asturias, los Duques de Palma, los Duques de Lugo, la Infanta Doña Pilar, los Duques de Soria, los Duques de Calabria y sus siete nietos Un emocionado encuentro del Vicario de Cristo con la primera familia de España El Santo Padre prefirió regresar a pie al palacio arzobispal para saludar por el camino a los peregrinos Real al completo, así como los Duques de Soria, los Duques de Calabria y la Infanta Doña Pilar, asistieron a la cita en el Palacio de la Generalitat A. MARTÍNEZ- FORNÉS VALENCIA. Al Papa le encantan los niños, y no lo puede ocultar. Quizá, por ello, se le viera ayer tan a gusto rodeado por los siete nietos de Sus Majestades los Reyes. Con una mano cariñosamente apoyada en la cabeza de Pablo Nicolás, el segundo hijo de los Duques de Palma de Mallorca, y otra en el hombro de Victoria Federica, la menor de los Duques de Lugo, Benedicto XVI transmitía una sensación de felicidad. En el fondo, lo que llevó al Papa a sentirse muy emocionado fue el hecho de que en este Encuentro Mundial de las Familias que se celebra en Valencia, la primera familia de España fuera precisamente la Real. Y es que la Familia Real al completo se trasladó ayer al Palacio de la Generalitat de Valencia para mantener ese b La Familia breve encuentro con el Santo Padre. Primero Don Juan Carlos y Doña Sofía fueron recibidos en audiencia por el Pontífice y, poco después, se sumaron los demás. Igual que en el breve encuentro que mantuvieron por la mañana, en el aeropuerto, el Rey y el Pontífice hablaron en italiano. Los Príncipes de Asturias fueron los siguientes en llegar al Palacio de la Generalitat. Don Felipe y Doña Letizia acudieron con su hija, Leonor, que ya tiene ocho meses y que ni siquiera rechistó cuando su madre le quitó el chupete durante la audiencia. Atenta a todo lo que sucedía a su alrededor, la pequeña Infanta miraba con curiosidad, pero sin extrañar, desde los brazos de su padre. Desde esa altura, eso sí, tuvo a su alcance la cabeza de su primo Juan Valentín y no dudó en tirarle del pelo, ante las risas de todos los presentes. Los Duques de Lugo llegaron con sus dos hijos, Felipe Juan Froilán, que pronto cumplirá ocho años y que ayer no hizo ninguna travesura- -al menos, en público- y Victoria Federica, de cinco, con un lazo en el pelo y unos za- patos rojos, curiosamente casi del mismo color que los que lleva habitualmente el Papa. En el caso de los Duques de Palma de Mallorca, era el mismo Iñaki Urdangarín quien conducía el vehículo, acompañado por la Infanta Doña Cristina y sus cuatro hijos: Juan Valentín, de seis años; Pablo Nicolás, de cinco; Miguel, de cuatro, e Irene, que el mes pasado cumplió un año. Al encuentro con el Papa también asistieron las hermanas del Rey, la Infanta Doña Pilar y la Infanta Doña Margarita, acompañada por su marido, Don Carlos Zurita, así como los Duques de Calabria, el Infante Don Carlos y su esposa, Doña Ana. Durante la reunión, que según unas instituciones, se trataba de una audiencia privada, y según otras, de una visita de cortesía de Benedicto XVI a los Reyes, Don Juan Carlos fue presentando al Papa a cada uno de los miembros de su familia. En cualquier caso, este encuentro, el primero de la Familia Real al completo con el Santo Padre, fue cordial y entrañable y nada protocolario. Rosarios y medallas para todos Don Juan Carlos y Doña Sofía, que desde el primer momento de la visita se han volcado con gestos de afecto y simpatía hacia el Pontífice, también intercambiaron unos regalos con el Santo Padre. Así, los Reyes le entregaron un cuadro del pintor canario Cristino de la Vera, un autor místico que admira profundamente a Benedicto XVI. El Papa, por su parte, regaló a los Reyes la reproducción de un tríptico renacentista realizado en esmalte, así como un rosario y una medalla para cada uno de los familiares de Don Juan Carlos. La audiencia del Papa a la Familia Real se celebró en el salón Dorado del Igual que en el aeropuerto de Manises, la conversación vespertina entre el Rey y Benedicto XVI se produjo en italiano