Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 9 7 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil IBEROAMÉRICA RESPIRA ALIVIADA AS recientes victorias electorales de Felipe Calderón en México y Alan García en Perú, sumadas a las de Eduardo Uribe en Colombia y Michelle Bachelet en Chile, dotan al cuerpo iberoamericano de un espinazo de sensatez democrática que afianza su estabilidad política. Se impone por la fuerza de las urnas una lógica de moderación que condena a la marginalidad al populismo que encarnan Hugo Chávez y Evo Morales. Sus ejemplos no cunden y se evita la pesadilla que hubiera supuesto la proliferación de la semántica y las prácticas chavistas. De este modo, la combinación de demagogia cesarista, populismo antiliberal e indigenismo no logra triunfar y, según transcurren las citas electorales, se visualiza con nitidez que los fenómenos políticos venezolano y boliviano van siendo paulatinamente contenidos y arrinconados. Otra cultura política gana la partida y, con ella, se salvaguarda la apuesta por el respeto a la legalidad y las reglas de juego que rigen la democracia. Comprometida con los valores de la sociedad abierta, esta otra Iberoamérica trata de encontrar en la lógica de las reformas la solución a los problemas estructurales que arrastra consigo desde su independencia hace casi dos siglos. Y así, no reniega de su historia ni de su complejidad mestiza. Tampoco da la espalda a afrontar una solución equitativa a los desequilibrios sociales y económicos que aloja en su seno. Lejos de la desesperación que conduce al bucle de la radicalidad antisistema y a refundaciones populistas como las que ha propuesta recientemente Evo Morales, esta otra Iberoamérica cree en ella misma, en lo que es y en sus posibilidades como parte del Occidente al que pertenece, ya que habla el lenguaje de la modernidad, el progreso y la libertad. En este sentido, las victorias de Felipe Calderón y de Alan García parecen haber desviado definitivamente el curso de los acontecimientos y abierto una ventana de oportunidad para que se consolide la democracia en el conjunto de la región. Si México y Perú hubieran seguido la senda del populismo que representaban López Obrador y Humala, quizá, como señalaba recientemente Mario Vargas Llosa refiriéndose al caso peruano, la democracia no habría sobrevivido en Perú ni tampoco en el conjunto de los países iberoamericanos. Ni siquiera la presión moderada del Brasil gobernado por Lula da Silva hubiera podido evitar ese desenlace. Afortunadamente, el triunfo del conservadurismo mexicano que representa el PAN de Calderón y la socialdemocracia del APRA de García ha evitado un escenario así. Con todo, es necesario aprender las lecciones de la historia. Ya en los años 80 y 90 se produjo un renacimiento democrático similar en la región que, sin embargo, se vio frustrado por la irresponsabilidadde buena parte de la clase política iberoamericana. Bueno sería que se tomara nota de ello, ya que no siempre se disfruta de una segunda oportunidad. L ACLAMACIÓN POPULAR AL PAPA ALENCIA ha recibido con entusiasmo a Benedicto XVI en su primera visita a España como cabeza de la Iglesia. Una multitud de personas participó en los diversos actos celebrados ayer, prueba evidente de esa profunda raigambre cristiana de nuestro país a la que se refería el Pontífice en uno de sus mensajes. Todo un éxito para los organizadores del V Encuentro Mundial de las Familias y para las autoridades de una ciudad y una región que han sabido sobreponerse al dramático accidente del metro para ofrecer al Papa el magnífico recibimiento que merece. Desde el discurso de bienvenida de Don Juan Carlos en el aeropuerto hasta el esfuerzo anónimo del último voluntario, España entera ha sabido estar a la altura de las circunstancias, puesto que se trata de un acontecimiento de dimensión universal: téngase en cuenta que es el tercer viaje del Pontífice fuera de Italia, después de los efectuados- -también con enorme éxito- -a su Alemania natal y a Polonia, la tierra de Juan Pablo II. De ahí el contraste entre el entusiasmo popular y la actitud errónea del presidente del Gobierno al confirmar su inasistencia a la misa papal. No es la primera vez que Rodríguez Zapatero comete faltas injustificables contra las reglas más elementales de la diplomacia. Así lo ha hecho notar con elegancia el portavoz del Vaticano, el español Navarro Valls, al recordar la presencia de personajes como Daniel Ortega o Fidel Castro en las visitas realizadas por el Papa anterior a Nicaragua y Cuba respectivamente. Esta nueva descortesía supone un desaire para los católicos españoles y no es acorde con el artículo 16 de la Constitución, según el cual los poderes públicos deben mantener relaciones de especial cooperación con la Iglesia. En todo caso, el sentido profundo de esta visita apostólica está muy por encima de comportamientos oportunistas. Lo esencial aquí y ahora es el mensaje que transmite Benedic- V to XVI con esa singular combinación entre la solidez del intelectual y la cercanía del pastor de almas. El Papa Ratzinger se ha referido en Valencia al papel insustituible de la familia en el sentido genuino del término, que ocupa una posición central para la Iglesia y para la sociedad en su conjunto como santuario del amor, de la vida y de la fe Ninguna ley estatal puede, en efecto, a pesar del carácter imperativo de su mandato, alterar la esencia de la institución cuyo núcleo es el matrimonio entre hombre y mujer para transmitir a los hijos los valores morales que configuran una vida auténticamente humana. En este contexto, el Pontífice ha reiterado una de las señas de identidad más características de su mensaje evangélico: el cristiano debe hacerse presente en la vida pública, ya que la fe no puede quedar relegada al ámbito privado como pretende una visión laicista que debería estar superada hace tiempo. Ha hecho referencia también a alguna de sus enseñanzas más recientes: así, la idea de que Dios es amor y que la mirada al ser Supremo es garantía de verdad y de libertad. Un mensaje recibido de forma entusiasta por miles de personas entregadas a la figura y a la palabra de este Pontífice que combina la razón y la fe de acuerdo con la mejor tradición de la Iglesia. Es, en efecto, un pensador profundo y al mismo tiempo un sacerdote sencillo, volcado en la actividad pastoral. Como prueba de su especial sensibilidad hacia los que sufren, la visita del Papa se inició con un acto emotivo, de consuelo y afecto hacia los familiares de las 42 víctimas mortales del terrible accidente del pasado lunes. Valencia vive una semana excepcional en su historia, en la que se mezcla el dolor con la alegría de recibir al sucesor de Pedro. España entera acompaña a los valencianos en estos días memorables, porque la realidad social no depende de actitudes inapropiadas, sino de los valores compartidos por la gran mayoría. VERDADES Y DUDAS DE UN SUMARIO E L cierre del sumario incoado por los atentados del 11- M no significa que el caso haya concluido. Por el contrario, la Sección correspondiente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional podrá revisar las peticiones de nuevas diligencias que formulen tanto las acusaciones como las defensas y, en su caso, reabrir la instrucción para practicar las que estime necesarias. Además, aún debe celebrarse el juicio oral, que es el acto público ante el Tribunal sentenciador en el que deben realizarse las verdaderas pruebas que conduzcan al esclarecimiento definitivo de los hechos y de las responsabilidades. Lo que ha hecho el juez Juan del Olmo, en dos autos consecutivos, es confirmar los procesamientos dictados en el auto de 10 de abril de 2006, desestimando los recursos planteados- -incluido uno del Ministerio Fiscal- rechazar diligencias de investigación nuevas y declarar concluido el sumario. El propio juez reconoce que el sumario no ha dado respuestas a todas las incógnitas que aún subsisten sobre la planificación y la ejecución del atentado múltiple del 11- M. Asume que hay tres posibles autores no indentificados, debido a que su ADN no ha sido identificado en ninguna base de datos genéticos. También reconoce que no se han podido concretar los pasos inmediatamente anteriores a la colocación de los explosivos. Pero al margen de estas dudas judiciales, cabría también añadir la confusión sobre la identificación de los explosivos que estallaron en los trenes, dado que los informes periciales no han sido concluyentes al respecto. Al margen de hipótesis extrajudiciales sobre otras autorías o coautorías, el propio instructor reconoce lagunas investigadoras que, obviamente, imputa a límites infranqueables, como la muerte de los autores, el silencio de algunos procesados y la ausencia de pruebas. La Sala de lo Penal habrá de verificar si estas consideraciones del instructor son correctas o, por el contrario, aún es posible profundizar- -en estemismo sumario y antes del juicio oral, no en una instrucción paralela- -en alguna línea de investigación que resuelva esas incógnitas, porque son demasiado importantes para que subsistan hasta el juicio y, además, alimentan la angustia de las víctimas y sus familias. Sin embargo, no todo son incertidumbres, porque el juez del Olmo, dando al auto de confirmación de procesamientos un razonamiento judicial propio del que carecía el auto de 10 de abril, reitera que los autores de los atentados- -una célula neosalafista yihadista -se adoctrinaron en la página web Global Islamic Media Center, analizada para el juez por un investigador del Real InstitutoElcano y en la que se descubrieron documentos que alentaban a atentar en España dada la oposición popular a la intervención aliada en Irak y el efecto que tendría en la población un atentado antes de las elecciones de marzo de 2004. Efecto que, según los autores de ese documento, haría caer al Gobierno del PP, llevaría al PSOE al poder y sacaría a España de la coalición liderada por Estados Unidos. Y así pasó, según esta importante y terrible verdad judicial.