Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 7 2006 63 Juan Goytisolo asegura en la UIMP que no creo en las identidades a prueba de milenios Tamara Rojo baila mañana con el Royal Ballet de Londres en el Auditorio de San Lorenzo de El Escorial Un hallazgo fortuito Un beduino dio por casualidad con los manuscritos en una cueva de Qumrán, a 25 kilómetros de Jerusalén, en la orilla noroccidental del Mar Muerto, en el invierno de 1947. Hasta 1956 fueron hallados mil rollos en 11 cuevas. Datan desde 250 a. C. hasta mediados del siglo I. Están escritos en pergamino, salvo unos pocos en papiro. Su importancia estriba en que son los originales de textos bíblicos más antiguos y arrojan luz sobre la vida de las sectas en el judaísmo del tiempo helenístico y romano, época en la que surge el cristianismo. El 80 por ciento de los rollos está escrito en hebreo, un 14 por ciento en arameo y un 5 por ciento en griego El Museo que los custodia recibía 3.000 visitantes diarios en el año 2000. En 2001, con la segunda intifada y la ola de atentados, la cifra bajó a 100 semanales, por la caída del turismo. En 2006, antes de estallar la ofensiva israelí sobre Gaza, visitaban la institución entre 1.500 y 2.000 personas. Bibliografía útil sobre los Rollos del Mar Muerto: Sectarios de Qumrán: vida cotidiana de los esenios de A. Roitman (Martínez Roca) Los nombres de Qumrán de F. García Martínez y J. Trebolle Barrera (editorial Trotta) Qumrán E. Abécassis (Círculo de Lectores) El santuario, bajo la cúpula lo que llamamos literatura apócrifa y pseudo epigráfica, formada por textos que en su mayoría no nos llegaron en su lengua original y son cientos de años posteriores a su redacción, lo cual no permite asegurar qué añadidos u omisiones han sufrido a lo largo de un periodo tan largo, ya que conceptos nuevos o ideologías pudieron infiltrarse en las copias con el pasar del tiempo sintetiza Roitman. Lo hallado en Qumrán es especial porque los documentos son de la época misma. Es como si fueran restos de dinosaurios- -añade el responsable del museo- y forman un testimonio del mundo antiguo que no ha sufrido modificación alguna por hombres de épocas posteriores, lo que nos permite ubicarnos, como a través de un túnel del tiempo, en la complejidad del judaísmo de la época helenístico- romana, lo que los judíos llamamos la época del Segundo Templo.