Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Deportes MIÉRCOLES 5 7 2006 ABC MUNDIAL 2006 SEMIFINALES Alemania llora en la calle El país se había convertido en un inmenso estadio. Los aficionados apostaron por las pantallas gigantes para celebrar el pase a la final juntos. Tras la derrota nadie quería ir a casa ENRIQUE ORTEGO DORTMUND. Alemania llora donde ha vivido todo el Mundial. En la calle. Sólo los privilegiados lo hiceron amargamente en un Westfalenstadion que perdió para siempre su fama de estadio- talismán. El resto, diseminado por todo el país, lo hizo unido, codo con codo y bañado en cerveza, como lo había hecho antes en la victoria. Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta Si los alemanes hubieran podido ayer traducir la canción de Joan Manuel Serrat no hubieran encontrado mejores palabras para cantar su derrota. El país entero se echó a la calle para celebrar todos juntos el presunto pase a la final y ahora nadie quiere volver a casa. No es la derrota de una selección. Es la desilusión de millones de alemanes que estaban viviendo el Mundial como una exaltación patriótica, más allá incluso del deporte. Dortmund fue durante toda la jornada de ayer una macromanifestación. Un cuarto de millón de alemanes, llegados desde todos los rincones. La inmensa mayoría de ellos sin entrada, pero ansiosos de vivir lo más cerca del Wesfalenstadion lo que ellos pensaban que iba a ser una nueva victoria de su selección. En Berlín, en Múnich, en Fránfort... en todas las grandes ciudades la cita era en la calle, en las pantallas gigantes que han florecido como setas por cualquier rincón. Era otra forma de ver un partido de fútbol. De hecho lo de menos era eso y lo prioritario, mostrar al mundo los colores de su país expuestos en una bandera, una camiseta o en el rostro con los colores negros, rojos y amarillos. Toda Italia festeja el éxito de sus gladiadores hasta el amanecer Toda Italia se convirtió anoche en un caos animado por los colores y los cánticos de la escuadra azurra Si durante el partido, las principales calles de las ciudades italianas eran auténticos desiertos, instantes después de que el colegiado mexicano Archundia señalase el pitido final todo se trasnformó en una auténtica explosión de júbilo que corrió por las principales arterias de las urbes italianas. La Piazza Venezia de Roma, la Piazza San Carlo de Turín, la Piazza del Duomo de Milán fueron los centros de reunión elegidos por los tifosi para dar rienda suelta a sus emociones. Las banderas nacionales se abrazaban a las camisetas de la selección y juntas viajaban en los coches y las motocicletas de unos aficionados empeñados, con sus bocinas y sus cánticos, en vivir sin freno la noche más larga. Caso curioso fue el de la capital romana pues a la huelga del gremio del taxis se unió el cierre de algunos locales- -bares, cafeterías y restaurantes optaron por no abrir para permitir a sus empleados seguir en directo el partido- Los más de 40.000 aficionados, apropiadamente ataviados para el evento, se concentraron en el Circo Massimo para seguir por pantalla gigante las heroicidades de los hombres de Lippi. Siglos después, la afición romana volvía a vibrar con sus gladiadores del nuevo milenio. No era para menos pues doce años más tarde, Italia vuelve a estar presente en la final de la Copa del Mundo de fútbol. ¡Salve César! Los que van a jugar la final te saludan. Italia, como en México 70 El estadio es un cementerio. Sólo se escucha a los italianos, enmudecidos en su inferioridad numérica durante todo el partido. Italia ya tiene otro partido del siglo Así se recordaba la semifinal del Mundial de México 70 contra Alemania. Aquel histórico 4- 3 también conseguido en la prórroga con el gol de Rivera en el minuto 111. Cinco goles se marcaron en dieciséis minutos de la prolongación más inolvidable que ha podido tener un partido de fútbol. La de ayer es ya la segunda para los italianos que celebraron el triunfo extasiados sobre el mismo terreno de juego. Del Piero, autor del segundo gol, decidió el triunfo a su ex- compañero Pessotto, presente en la mente de todo el equipo desde que se lanzó al vacío en un intento de suicidio. Las noticias de su mínima recuperación animaron aún más ayer a una squadra que proclamó después del partido su superioridad. Lippi, era de los más eufóricos. Hemos salido a ganar y hemos ganado sin que nadie pueda poner en duda nuestro triunfo. Tiene un valor enorme por haberlo conseguido donde lo RÉCORD ARBITRAL Los aficionados alemanes quedaron abatidos por la eliminación AP Lippi: Nuestro triunfo tiene un valor enorme por haberlo conseguido donde lo hemos conseguido Klinsman: Estábamos convencidos de que estaríamos en la final hemos conseguido y contra quien Klinsman, a pesar de sus 41 años, intentaba levantar un vestuario hundido. Están todos sentados y no quieren ni levantarse, pero les he dicho que me siento orgullosos de ellos. Son un equipo joven que ha demostrado cuál debe ser la nueva cara del fútbol alemán. Hasta que han marcado el primer gol estaban convencidos de que estaríamos en la final. A pesar de todo hemos hecho un gran Campeonato El colegiado mexicano Benito Archundia batió anoche un récord histórico al arbitrar su quinto partido en un mismo Mundial. Dice que el día de los partidos escucha una canción mexicana titulada Éxito para relajarse, que se levanta a las ocho y que dedica la tarde a concentrarse.