Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Madrid MIÉRCOLES 5 7 2006 ABC SE DICE SE COMENTA SIMANCAS LIDIA EL TORO Era fácil de suponer y lo aventurábamos ayer: Simancas ha mordido carne en el hueso de Las Ventas. Lo ha hecho sin dilaciones porque sabe que el tema irrita al PP. A la vista de su ofensiva en la Asamblea, que se prepare el dúo AguirreGonzález porque el portavoz socialista lleva la escopeta cargada y en este caso, después de las pifias que ha cometido- -ahí está Majadahonda- le ayuda que el empresario Fidel San Román siga entre rejas. De momento, la peor parte de sus críticas han ido a parar, otra vez más, al vicepresidente. MADRID AL DÍA ¿QUIÉN IRÁ A LA CÁRCEL? Si los empresarios de Las Ventas que no están en prisión convencen a quien sí lo está de que debe venderles sus acciones, ¿quiénes serán los encargados de ir al locutorio de la cárcel de Alhaurín de la Torre para firmar la operación mercantil? Esa fotografía no tendrá precio. Y luego, de regreso a Madrid, presentarán las escrituras a Ignacio González para así proceder a la renovación de la prórroga. El espectáculo promete. Será difícil encontrar un sainete semejante en cualquier plaza que se precie. ¡Todo menos reconocer un error! SHOCKED MANUEL MARÍA MESEGUER LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Veintiún años en Pinto Mi familia- -mujer y dos hijas- -y yo llegamos a Pinto hace 21 años. Era un pueblo muy pequeño, tranquilo y con muy pocos servicios, pero suficientes para la población que en aquel momento tenía el municipio. Pero el progreso pasó sin detenerse en Pinto. Creció la población, y las necesidades y los servicios eran los mismos. Mi carta va para el Gobierno local de Pinto que, pese a que ustedes se ponen un diez en gestión, lo que les narro a continuación es lo que cualquier familia pinteña tiene que pasar: diariamente acudo a Leganés a rehabilitación, mientras que al especialista tengo que ir a Getafe. Tras pasar algunas dificultades, acudo al psicólogo una vez por semana y para ello, mi destino es Parla. Ahora bien, para hacerme una biopsia en un dedo, mi ruta cambia de nuevo hacia Getafe. Pero si quiero ir al urólogo (sepan ustedes que los años no perdonan) o al de aparato digestivo, Parla vuelve a ser mi destino. Les parecerá exagerado, pero esta es la realidad que tengo que soportar día a día. Yo les digo a los del Gobierno de Pinto que aprendan de su compañero socialista de Parla, que logró el hospital para sus ciudadanos, como otros tantos alcaldes. ¡Menudos alcaldes que nos están tocando en Pinto! Por no hablar de las inexistentes ayudas a los jóvenes pinteños para que puedan comprar una casa o trabajar en el municipio, la inexistente residencia municipal de ancianos, tan prometida en elecciones. Les pido que no sean tan vanidosos y no se apunten tantos. Muchos de estos problemas se podrían resolver sin tanto despilfarro con sus sueldos, los de los ÁNGEL DE ANTONIO Inmigrantes en Madrid. Leo en sus páginas un estudio municipal que revela que cerca de un 10 por ciento de los madrileños ve a los inmigrantes como un problema. Generalizar nunca ha sido bueno. Uno convive con las personas, no con su raza ni con su país de origen. Cada quien es un mundo y no se puede criminalizar a todos los extranjeros por los problemas que ocasionan unos pocos. Eso sí, la inmigración, para que funcione, no puede ser masiva. Al que llega hay que poder ofrecerle algo. Sandra Carrera cargos de confianza, tantos viajes, comidas, tantas ayudas sospechosísimas a Pintos de otros continentes... Mientras que el resto del pueblo está falto de todo. B. P. ¿A qué te dedicas, Hacienda? El otro día contaba mi padre que se había pasado toda la tarde con mi abuela. Es rutina que cuando va a casa de mi abuela le recoja el correo, pues ella es viuda y se ha quedado ciega. El pasado día, una de estas cartas con las que se encontró mi padre era de Hacienda, pidiéndole a mi abuela 38 euros del año 2004. Pues bien, esto me hace pensar en la profesionalidad de estos trabajadores. Pero claro, cuando uno lee noticias como Merril Lynch contabiliza 148.600 millonarios en España, pero a Hacienda le salen menos de 30.000 comienzo a plantearme la profesionalidad de estos señores. Si a esto le sumamos que es en España donde hay más billetes de 500 euros, la situación comienza a preocupar más. ¿A qué juegan estos señores? ¿A perseguir a abuelos con pensiones mínimas o a perseguir las grandes cantidades de dinero negro que recorren todo el país? Que alguien me lo explique. José Miguel García Las listas de espera en Sanidad Cada cierto tiempo, los políticos madrileños se tiran los trastos a la cabeza con el tema de las listas de espera en los hospitales. El PP dice que tenemos unos índices bajísimos de demoras y el PSOE, en cambio, asegura que el Gobierno de la Comunidad está haciendo trampa. Y nosotros, los madrileños de a pie... ¿Con qué nos quedamos? A mí me da igual si alguien hace trampa o si por ganar un puñado de votos se ponen la zancadilla unos a otros. Lo que queremos los ciudadanos es más seriedad y más respeto. Esas listas de espera que tantas veces airean ustedes no son meras estadísticas. Las formamos personas, que queremos menos trifulcas y más soluciones a los tapones en urgencias, a los retrasos de las ambulancias y a las esperas de meses para ver a un especialista. Todo lo demás sobra. Silvia Real buenas horas, mangas verdes, para este viaje no hacían falta alforjas y hasta aquí llegó la riada del 56. Es decir, el guión se cumplió al pie de la letra. La eurodiputada danesa por los Verdes Margrete Auken se sintió choqueada, conmovida, sobresaltada o algo por el estilo cuando se asomó a la terraza del piso 17 de la Torre de Praga a contemplar las obras que Gallardónconde Haussmann- Trajano tiene organizadas en los flancos del Manzanares. Las crónicas fueron precisas al señalar a un perro bajo una silla y a un adolescente comiendo en el salón, ajeno al trajín de los políticos. Todos se mostraban según el papel: indiferentes (el muchacho) o asustados (el perro) o enojados (la dueña del piso y otros vecinos) o encantados (otros vecinos más) La señora Auken estaba choqueada como si acabara de asistir a los genocidios de Ruanda o Sierra Leona, o a un cataclismo en la isla de Java. De nada sirvió la proyección del DVD (que todavía no ha sido buzoneado por mi barrio) en el que se mostraba al actual paciente, con sus venas abiertas por gigantescas tuneladoras, trocarse en el paisaje idílico de un Manzanares zarandeado por los túneles asmáticos cargados de coches en busca de salida. La visita de los europarlamentarios era claramente política, en la más noble acepción del término. Como fue la recepción que se les tributó: ni copa de vino español, ni pincho de tortilla institucional. Arturo, el restaurador, permaneció alejado de los estómagos de sus europeas señorías y eso sí que termina choqueando a cualquiera. Contemporizador, el alcalde madrileño aceptó que los cinco metros y medio que quedan por emprender en el Norte tengan declaración de impacto ambiental para no pasarse la vida ante los tribunales, pero es que el guión lo exigía. En menos de un año habrá elecciones locales y autonómicas y hasta entonces las fuerzas políticas en liza no se van a perdonar ni un pescozón, ni una mirada altanera. Los gallardones van a tratar de llegar a tiempo de cerrar el DVD promocional. Los adversarios (sin especificar si de partidos oponentes o del propio) buscarán impedir que termine siendo coronado con la corona romana de laurel. Y así. A