Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 7 2006 Internacional 41 UN AÑO DE LOS ATENTADOS DE LONDRES Terroristas o mártires suicidas La significativa minoría de los musulmanes británicos, el 13 por ciento, considera que a los cuatro terroristas suicidas del 7- J se les debe considerar mártires Además, el 16 por ciento estima que, aunque los ataques pudieran ser algo equivocado, la causa que llevó a cometerlos es justa según una encuesta publicada ayer por The Times. El sondeo indica que el 7 por ciento de la población islámica cree justificados los ataques suicidas contra civiles en el Reino Unido, cifra que se dobla si el objetivo es militar. Pero al mismo tiempo, subraya la mayoritaria moderación de los musulmanes: el 65 por ciento cree que necesitan una mayor integración en la sociedad británica. A ello puede ayudar el impacto causado por la muerte el sábado en Afganistán de Jabron Hashmi, el primer soldado musulmán en caer en el exterior. Rachel North, superviviente de los atentados del 7- J, posa delante de una entrada de metro en el centro de Londres AP Blair avisa de una amenaza clara y activa de ataques como los del 7- J Simpatizantes de Al Qaida intentan infiltrarse en los servicios secretos b Un año después de los atenta- dos, Blair cree que la mejor manera de que no vuelva a ocurrir es que los propios musulmanes británicos combatan el extremismo EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. A punto de cumplirse un año de los atentados del 7- J, en los que murieron 52 personas en tres convoyes de metro y un autobús de Londres, existen discrepancias entre el Gobierno y la comunidad musulmana británica sobre el esfuerzo realizado desde entonces para erradicar el extremismo. La constatación del primer ministro, Tony Blair, de que existe un amenaza clara y activa de más atentados, realizada ayer ante una comisión del Parlamento, abonó la tesis de que el Gobierno no se ha empleado a fondo en su promesa de una estrecha colaboración con la población islámica para combatir los minoritarios elementos radicales que existen en ella. Así lo defendió el diputado musulmán Sadiq Khan, del grupo laborista, que no dudó en atacar a su propio Gobierno por el hecho de que éste apenas ha aceptado recomendaciones realizadas por los siete grupos de trabajo constituidos tras el 7- J, integrados por miembros de la comunidad musulmana. Estos se crearon ante la sorpresa de que los cuatro terroristas suicidas del 7- J fueran británicos: tres de ellos nacidos en el Reino Unido y el cuarto nacionalizado. Blair se defendió de las acusaciones recordando las actuaciones policiales que han desbaratado diversos intentos de nuevos atentados e indicando que la mayor responsabilidad para erradicar el extremismo de su seno es de la propia población musulmana, in- tegrada por 1,6 millones de personas (el 2,8 por ciento de los ciudadanos) Sé que todo el mundo quiere siempre acusar al Gobierno por todo lo que pasa, pero no podemos derrotar el extremismo a través de lo que el Gobierno hace señaló Blair. Yo no soy pro- bablemente la persona para ir a la comunidad musulmana- -añadió el premier- sólo podremos derrotar el extremismo si tenemos gente en esa comunidad que combate esas ideas de falso agravio contra Occidente Blair rechazó la reiterada petición de una comisión de investigación sobre el 7- J. Esa comisión distraería una enorme cantidad de recursos en algo que ya sabemos indicó, obviando algunas incógnitas que aún persisten sobre los atentados. Uno de los principales puntos del plan para controlar posibles elementos extremistas entre la población musulmana es el reclutamiento por parte del MI 5, el servicio secreto interior, de más agentes de origen islámico, con el fin de que puedan moverse sin levantar sospechas. Examinar a los candidatos Pero simpatizantes de Al- Qaida también se han propuesto infiltrarse entre los nuevos puestos convocados por el MI 5, según informaba ayer The Guardian. Fuentes citadas por el periódico han apuntado que un número de potenciales infiltrados han sido descubiertos durante el proceso de selección, después de haber presentado su solicitud para el puesto El MI 5 está examinando estos días unos 100.000 candidatos a cubrir 400 nuevas plazas. Sus planes son aumentar en dos años la plantilla en un 50 por ciento, hasta alcanzar los 3.500 agentes, la mayor parte de ellos dedicados a labores de contraterrrorismo. Por su parte, Scotland Yard ha hecho público que desde el 7- J y los ataques fallidos de quince días después, que pretendían una acción similar pero fallaron en la explosión de los artefactos, se han abortado cuatro intentos serios de nuevos atentados, uno de ellos programado para utilizar sustancias venenosas. Sesenta personas esperan juicio por delitos terroristas, 41 de las cuales con posterioridad al 7- J.