Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Tragedia en el metro de Valencia LAS VÍCTIMAS DEL ACCIDENTE MIÉRCOLES 5 7 2006 ABC La recuperación, de madrugada, de nuevos restos humanos bajo el amasijo de hierros de los vagones siniestrados, ralentizó la entrega de los cadáveres e hizo la espera más amarga en el Tanatorio Municipal de Valencia En el epicentro del dolor ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE MARTA MOREIRA LUZ DERQUI VALENCIA. Fue una madrugada de pitillos furtivos y cafés en soledad; de paseos perdidos y miradas vacías. El Instituto de Medicina Legal de Valencia interrumpió su actividad pasadas las cuatro de la madrugada del martes. Sólo restaban dos cadáveres por identificar- -uno no había sido reclamado por los familiares y el otro no había sido reconocido- -de los 41 que habían sido recuperados del amasijo de ferralla en que se convirtió el convoy de la línea 1 del metro. Pero la entrega de varias bolsas con restos recuperados de las entrañas del túnel obligaba a revisar las identificaciones y ralentizaba la entrega de cadáveres ya reconocidos por los familiares. En seis casos fue necesario recurrir a las pruebas de ADN. El epicentro del dolor se trasladó, horas después, del Instituto de Medicina Legal al Tanatorio. Apenas había amanecido cuando empezaron a llegar los familiares; el desfile fúnebre de ataúdes y coronas marcó la transición de la emoción contenida a la emoción desbordada. No nos torturéis más gritaba desesperada una mujer tras saber que iba a compartir sala con los familiares de otro fallecido porque las instalaciones mortuorias se quedaron pequeñas. En los pasillos, en los jardines, el recuerdo de los ausentes: el de Elvira Viñes, de 35 años y madre de dos niños. Se subió al vagón para ir al trabajo; el de esa joven de 23 años que regresaba a casa tras una jornada de rebajas o el de esa otra, empleada de una gestoría, que nunca cogía el metro pero el lunes optó por ese medio de transporte para evitar los atascos de tráfico cuando le encargaron llevar unos documentos a una empresa. Hubo quien se subió al convoy siniestrado porque perdió el anterior y hubo también quien lo hizo por primera vez. Mercedes acudió, como cada día, a recoger a su nieto a Torrente. Nunca volverá a hacerlo. 41 VIDAS TRUNCADAS Silvia Hidalgo Interventora de MetroValencia Silvia era la interventora de la Línea 1 del metro siniestrada ayer. La muerte la alcanzó por los pelos, como ocurre muchas veces en estos casos, a tan sólo unas paradas de terminar su turno. Esta chica de 28 años pertenecía al Centro Cultural Rociero Andaluz de Torrente, del que también eran miembros otras dos fallecidas en el accidente metropolitano. Una de esas amigas era Asunción Giménez de los Galanes, cuyo yerno, Miguel, describía ayer a esta chica soltera como la persona más dicharachera que te puedes echar a la cara, divertida contaba este chico con voz entrecortada. Muy abierta y buena amiga de sus amigos, Silvia, que tenía un hermano, acababa de conseguir hacía poco un contrato fijo en la empresa pública ferroviaria. Ascensión Jiménez Ama de Casa Su pérdida ha dejado en la más absoluta desolación a cinco hijas, dos hijos y siete nietos, que ayer, junto a sus amigas, lloraban su muerte en Torrent y en la capilla ardiente instalada por la tarde en el Parque Central de esta localidad. Las suculentas rebajas fueron el motivo que llevó a Ascensión, de 64 años, a Valencia. No tomaba nunca el tren, prefería el autobús, pero el lunes decidió alterar su costumbre por temor a los atascos en las carreteras debido al Encuentro Mundial de las Familias. Su ausencia a la hora de la cena era un mal presagio, así que conociendo la noticia del suceso, la familia llamó a Ferrocarriles de la Generalitat buscando noticias. No obtuvieron respuesta, pero como última opción se dirigieron al Instituto de Medicina Legal. Juan José Mena Estudiante Venía de la Universidad, pues aunque ya habían acabado las clases, las actas oficiales de las notas no habían sido hechas públicas aún, y él queria revisar uno de los exámenes para ver si podía subir la nota. Juan, con 20 años y vecino de Torrent, estudiaba segundo de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Católica San Vicente Martir, pero ya no podrá acabar la carrera que con tanta ilusión habia comenzado. Ayer, sus profesores y compañeros estaban consternados, lamentaban su absurda muerte a bordo del tren. Desde el rectorado se convocaron varios actos de silencio y oración en las sedes donde el joven estudiaba, tanto en Godella, como en el Centro de San Juan Bautista y nuestra Señora de los Desamparados. Luis Saiz Economista y regatista Tenía 27 años y era un apasionado del mar. Hace tan sólo dos días celebraba con la tripulación del Valencia Terra i Mar el tercer puesto conseguido en la regata de la Copa de la Reina en Valencia, donde él, como en cada regata, se encargó de trimar el génova. Todos los que le conocieron coinciden en destacar su carácter alegre y, sobre todo, su afición por la vela, a la que, junto con la música y al snowboard, dedicaba todo el tiempo libre que le permitía su trabajo. Ayer el equipo de regatas tuvo que tomar la dificil decisión sobre si anular su participación en el Trofeo Tabarca- Ciudad de Alicante que se celebrará el próximo fin de semana o participar en la regata como último homenaje a Luis. Luis Saiz, regatista, es una de las 41 víctimas de Valencia EFE Ellos también quieren saber Son 35 españoles y seis extranjeros. Veintinueve mujeres y doce hombres; y entre sus familiares, muchas preguntas para las que no hallan respuesta. El único paralelismo con los familiares del 11- M es la búsqueda de culpables, la responsabilidad Ellos también quieren saber explica Mariano Navarro, coordinador del grupo de psicólogos especializado en catástrofes. Cada víctima moviliza a muchos familiares y las reacciones son imprevisibles Les dan permiso para llorar, para rabiar, y les invitan a hacerlo en público y en compañía de sus allegados porque sólo así se asimilan los primeros pasos del camino del duelo que ninguno eligió recorrer. ¡Es una lotería, si te toca... te toca! reflexionaba aliviada otra a la que la tragedia sólo le rozó tangencialmente. Milagros López Calero Asistenta doméstica Milagros era una asistenta doméstica que ha dedicado toda su vida a trabajar por sus hijos y su familia La lloran sus amigas de la Falla de Santalucía de Torrente y también las de la Asociación de Amas de Casa de esta localidad, una de las cuales opina, exasperada, que toda la vida trabajando para morir así es una porquería Tenía 54 años, y ha sido una de las víctimas más difíciles de identificar. Su marido Paco se desmoronó ayer cuando se le preguntó cómo era su mujer. Mi mujer era rubia, bonita, y me la han dejado deshecha, con toda la cara despellejada. Era la mejor persona del mundo decía sollozando. También tuvo palabras para las autoridades: No hay derecho a que los políticos se gasten el dinero en barcos de vela Sandra Milena Rodríguez Empleada doméstica Hace sólo ocho meses que Sandra decidió cruzar el charco y se trasladó desde su Cartagena de Indias natal hasta Valencia para labrarse un futuro mejor. Pero el destino se le cruzó en un vagón del metro. Tenía 36 años, y era una de las muchas colombianas ilegales que trabajan en España. Una gran mujer, trabajadora y emprendedora según la definía ayer su hermano Carmelo, quien recordó que repartía su tiempo trabajando en tres casas diferentes como empleada doméstica para ahorrar y poder enviar dinero a su familia. Hace cuatro días llamó a su madre y le contó cómo le iba por España y cuáles eran sus planes más inmediatos. Fue la última vez que supieron de ella. Ayer, su hermano tramitaba los papeles para poder viajar a España. Resto de fallecidos: Demirova Fierdes Sali, Antonio Pascual VolpeCampini, Josefa Rojas Oliva, Leonardo Pedrero Fernández, Rosa Medina Planelles, Josefa Barrio Remesal, Elvira Viñés Carratalá, Angustias Cañas García, Mercedes Segovia Jareño, María Begoña Verbena Navarro, María José García Lluch, María Laura Moreno Navarro, María José Sánchez Valero, AndrésPuerto Ledesma, LauraEdo Rico, Purificación Nuño López, María Carmen Soler Tarazona, Mercedes Escribano Cebrián, Joaquín Pardo Tejedor, Daniel Alej Monterde Gómez, Francisca Planells Almenar, Herminia Díaz Díaz, Pilar Navarro Esteban, Hipólito Muñoz Algava, José Luis Gimeno Paredes, Rafael Cañas delRincón, MaríaIsabel SisternasMartínez, Pedro Avelino Escobar Fernández, Encarna López Contreras, María Pilar Martínez Bernabéu, Julia Rodríguez Ortega, Eva Moles González, Matilde Muñoz Luján y María Carmen Cano Cebrián