Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 5 7 2006 ABC AD LIBITUM VISTO Y NO VISTO UNA ESPAÑA HEMIPLÉJICA UANDO, como un Júpiter tonante, dice José María Aznar que España está entrando en una etapa de disolución material hay que entender que habla de política y no de geografía. Los ríos no atraviesan su mejor momento, pero ahí están sus cauces y ni el Mulhacén ni el Teide se ven resquebrajados en su gigantismo. La disolución espiritual de España, que es otra cosa, es ya un fenómeno viejo y- -hay que temerlo- -algo que los españoles tenemos tan asumido que difícilmente nos acostumbraremos a vivir en una patria no dividida, unánime en sus proyectos de futuro, lejana de las estériles utopías de la izquierda y de los radicalismos de la derecha extremosa. España es M. MARTÍN así, como es, y en ella raFERRAND dican nuestros gozos y nuestras penas. Como oportunamente señalaba José Antonio Zarzalejos, este pasado domingo, en La Tercera de ABC, José Luis Rodríguez Zapatero le ha tomado la medida a la derecha española y, fijándose en el PP y utilizando la sensibilidad de alguna de sus porciones, tiene dividido y grogui al partido que, salvo las espasmódicas fuerzas de las derechas nacionalistas de la periferia, encierra todo el catálogo de las voluntades conservadoras y liberales que generan estos pagos. Ese no es un problema de España ni señala la maldad del líder socialista. Es, sustancialmente, el efecto de la indigestión del 11- M, parte de sus secuelas políticas, y subraya la indecisión y o la desgana de Mariano Rajoy. Cuando se habla de ETA, Aznar desarrolla una lógica más propia de víctima de la banda terrorista- -que lo es- -que de quien, desde su responsabilidad presidencial, negoció con ella. Todos los presidentes de la democracia lo han intentado y sólo Leopoldo Calvo Sotelo, con Juan José Rosón en el Ministerio del Interior, consiguió el fruto, en interlocución con José María Bandrés, de la escisión del grupo terrorista y la integración democrática de parte de él. Aznar lo intentó a su modo, cual corresponde, y Zapatero lo está haciendo al suyo. Es su turno, e independientemente del agrado o disgusto que pueda producirnos, está en su derecho e incluso en el ejercicio de su deber al actuar decididamente, dentro de la ley, para la consecución de un objetivo prioritario para una España que, por las trazas de la Historia, debe ser indisoluble. Lo que no podemos permitirnos es la catástrofe de una España hemipléjica, y para evitarlo, la derecha- -todo lo que puede entenderse como tal- -habrá de organizarse, sacudirse la tentación radical y, buscando lo que falta y prescindiendo de lo que sobra, presentarse como lo que hoy no es: una alternativa real y posible frente a una izquierda que, cortita de talento, anda larga de ganas, ansiosa de revanchas, anquilosada en las viejas formulaciones gochistas y que, con muy buenos modales, enseña una patita totalitaria por debajo de la puerta. El problema, insisto, no es Zapatero; es Rajoy, su corte de confianza y sus predicadores de compañía. BUITRES, PICABUEYES Y GORRINOS C U Otegui en un banco corrido de la Hermandad de PescaNA historia de ruido y furia contada por un dores de Hondarribia a degustar, en paz, por supuesidiota: eso es, resumido shakesperianamente, to, un rodaballo salvaje como la rueda de un tractor? el Proceso de Paz. Según la primera ley de la negociación, enunciada- -Paz. Vivir en paz, la más grande utopía universal. por Arthur Bloch, se considera que una negociación Con emoción y admiración... a Gandhi. De España, un ha tenido éxito cuando todas las partes se van con la país en paz, un país para la paz. ¡Puafff! sensación de que les han jodido y estafado. El hecho Esas palabras escribió Rodríguez en el libro de hode que Rodríguez y Otegui se muestren tan cornor del monumento funerario indio, donde, tésmente risueños como Justino de Nassau y el una vez leídas, hasta las moscas verdes descrimarqués de Spínola en el cuadro de las Lanzas, bían ochos en el aire en busca de bolsas para el indica que el Proceso de Paz es fruto, no de una mareo, como las que ofrecen las compañías aénegociación, sino de una rendición con revoloreas bajo los asientos de los aviones, en las que teos de buitres, auxilios de picabueyes y salvaarrojar. Pero no es la primera vez que Rodrídos para los gorrinos, bajo el pluralismo moral guez, al paso alegre de su paz, hace a la gente de Savater- estos son mis principios; si no le correr a cambiar la libra. En la Feria del Libro IGNACIO gustan, tengo otros -cantando Mi jaca en el de Madrid, nada más estrenar cargo, a una muRUIZ- QUINTANO Derby. chacha que le pasó un libro a la firma le escriGregorio Corrochano descubrió en Marruecos la cobió: Con mi Paz. Y eso que a humilde, como dijo una rrespondencia entre el vuelo de los buitres y el movitarde en el Congreso esta especie de Lawrence de Eumiento de las tropas. Hoy nos sale esto de balde- -le rabia desnudo como Gandhi y que se cree Lanza del dijo un día Sanjurjo- No se ven buitres. No habrá Vasto, no le gana nadie. Si será humilde este hombre tiros. Y no hubo tiros. En el suelo, cuenta Corrochaque, pudiendo ser Blair o Chirac, es Rodríguez. no, se veían como grandes copos de nieve: eran pica- -Blair y Chirac apoyan el Proceso de Paz- -deja bueyes, ave zancuda amiga del ganado, al que picocaer la prensa de progreso, al estilo de aquellos chupatean la piel y lo alivian de parásitos. También siguen a tintas de los cursos de verano en El Escorial que para las yuntas por los surcos recién abiertos, en busca de convencer a Thomas Bernhard de que viniera a Macomida. El buitre es ave de rapiña, de guerra. El picadrid a pasar una semana de balde le dejaban caer un buey es ave de paz; hasta su plumaje blanco es anun pues Umberto Eco ha aceptado ya cio de buenaventura. El buitre, desde luego, es el esCuando se dice que Blair y Chirac apoyan el Procepejo de la gula: glotón, insaciable, sin poder volar, al so de Paz, ¿qué se quiere decir? ¿Que Blair ha puesto el pie del ensangrentado despojo. Si la vista guía al buiPrimer Batallón del Regimiento Real Irlandés en Iraq tre en el campo, el oído- -el tam, tam, tam, tam... de la a las órdenes de las viudas de Al Zarqaui o que devuelcampana- -les anuncia muerto en la ciudad. Al buive Gibraltar ante la simple amenaza de un movimientre lo atrae la muerte y sacia en ella su glotonería. Al to de liberación terrorista del Peñón? ¿Que Chirac enhombre lo atrae también la muerte y especula. En estrega la iglesia de la boda de Luis XIV en San Juan de to se parecen el buitre y el hombre. En cuanto a los Luz, la Roca de la Virgen de Biarritz y la tumba del gorrinos eso es cosa de Ternera, que va de amo de la santo cura de Ars en Bayona al patrimonio sindical granja y que llama así a nuestros socialistas. de Josu Ternera o que simplemente va a sentarse con -El Consejo de Estado tiene que saber si alguno de sus miembros trabaja para un magnate. Por eso yo elegí no entrar en ese organismo: para evitar que se sepa de quién cobro.