Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Economía CHUPA CHUPS, UN MITO EMPRESARIAL ESPAÑOL, PASA A MANOS ITALIANAS MARTES 4 7 2006 ABC UNA GUERRA SOTERRADA os países más desarrollados de la UE mantienen desde el principio de eso que llamamos mercado único europeo una guerra soterrada para que sus principales empresas, la mayor parte pero no siempre antiguos monopolios públicos, sean capaces de adquirir más compañías y colonizar el mayor número posible de países o mercados de sus respectivos sectores. De puertas afuera todos somos proeuropeos y aceptaríamos la entrada de un competidor en nuestro mercado, pero la realidad es otra y se ajusta a las necesidades del guión escrito por cada uno de los gobiernos de estas naciones europeas. Debe ser molesto que te ÁNGEL desbaraten tus planes, LASO D LOM como le pasó a Villepin cuando Enel quiso comprar Suez, o a Blair cuando Gazprom se interesó por Centrica o a Zapatero cuando E. ON ha entrado sin más permiso que las reglas del mercado en la guerra por Endesa. A veces surge lo que se ha definido como nacionalismo económico en el que países como Francia son auténticos campeones nacionales y nunca mejor dicho. Y valen todas las excusas, algunas buenas y convincentes como la de los sectores estratégicos. Pero la realidad es que esa guerra soterrada se sigue librando cada día y en ella los gobiernos no siempre tienen de compañeros de viaje a los ejecutivos que les gustaría, por lo que a veces se empeñan en cambiarlos y hay problemas. Por eso no es extraño que tras el rechazo institucional italiano a que BBVA se quedase con la BNL (aunque luego se la quedaron los franceses) Abertis esté a punto de comerse las autopistas de Autoestrade. Y que justo cuando esto último se va a materializar otra multinacional italiana, Perfetti van Melle, compre Chupa Chups, un referente empresarial español que había ido perdiendo el ritmo tras la muerte de su fundador y la creencia china de considerar que las patentes son cosa de marcianos. Aunque en este caso no hubiera tecnología de por medio, sino algo tan sencillo como que fueron los primeros a los que se les ocurrió poner un palo a los caramelos. Después de sonoros fracasos como Ferruzzi o Parmalat, la industria alimentaria italiana (aunque sea con aceite español) que junto a la francesa es de las más fuertes de Europa, ha decidido dar otro golpe de mano y terminar con el sueño de una noche de verano que Bernat legó a su familia. Pero la guerra sigue. La alemana E. ON no deja de llamar desesperadamente a las puertas de Endesa, donde sabe que no la quieren ni muchos de los que la llamaron. Y en Iberia temen el día en que British Airways se anime a dar el paso, sobre todo tras haberse quedado Telefónica con O2, Botín con el Abbey y hasta Ferrovial con BAA, que como se ve los británicos son los más abiertos para esto aunque no estén en el euro. Pero así son las cosas en esta vieja Europa que todavía no termina de creer en ella misma. L El popular caramelo de palo es el sustituto perfecto para muchos fumadores y ha disparado las ventas EFE E La genial idea de Enric Bernat de colocar un palito a los caramelos hizo de Chupa Chups un genérico del sector. Hasta los cosmonautas de la estación MIR endulzaron su ingravidez con estos dulces y ahora también se consume en sustitución del tabaco El caramelo, la fregona y el Talgo POR JOAN CARLES VALERO BARCELONA. Junto a la fregona y el Talgo, Chupa Chups es uno de los éxitos internacionales del ingenio español. Su popularidad es tan universal que hasta los astronautas de la estación espacial MIR endulzaron su ingravidez con el caramelo de palo inventado por Enric Bernat. A la idea de colocar un palito a los tradicionales dulces a modo de sencillo tenedor para que los niños no se mancharan, se unió la creación de la primera red de distribución en España, con lo que la empresa logró una gran penetración capilar en el mercado. Memorables son aquellos Seat 600 repletos de piruletas que recorrían nuestras calles en la década de los sesenta. El buque insignia del grupo es el tradicional caramelo de palo, que ha conquistado por méritos propios el título de category killer con un 28 de cuota de mercado global, mientras el segundo competidor, Tootsie Roll, se sitúa a distancia con sólo un 9 de las ventas. La investigación y el desarrollo de nuevos productos de la compañía arroja un ritmo de patentes de dos mil al año. Hay chupa chups de cincuenta sabores, de la sandía al datil. El renombre de la marca se explota también mediante licencias, hasta el punto de que una empresa de cosmética norteamericana creó fragancias con los sabores de los caramelos y hay helados con sus característicos sabores. Inquietud en la plantilla pese a las garantías de Perfetti ABC BARCELONA. La plantilla de Chupa Chups mostró ayer su inquietud por al venta de la compañía a la multinacional italiana Perfetti van Melle, aunque tras reunirse los sindicatos con la dirección, consideraron que la operación puede ser positiva si la firma transalpina mantiene los compromisos de la familia Bernat, los hasta ahora propietarios. La empresa compradora tam- bién ratifica las inversiones para construir una nueva fábrica en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona) entre otras razones porque se prevé un crecimiento de las ventas de las marcas españolas (Chupa Chups y Smint) gracias a la implantación mundial de Perfetti. Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, consideró que nunca es bueno que una empresa catalana deje de serlo El fundador de la marca Chupa Chups murió en diciembre de 2003 en Barcelona a los 80 años de edad cuando su imperio abordaba una reestructuración de la actividad internacional ante la caída de ventas en algunos mercados y la intensificación de la competencia. Después de un fulgurante crecimiento exterior, que culminó en el año 2000, el grupo de Enric Bernat, que cedió la dirección a sus hijos Xavier y Marcos a mediados de los 90, atribuyó aquella situación a factores exógenos como la disminución de la confitería tradicional en beneficio de la confitería sin azúcar una intensificación de la competencia y un explícito deterioro de la situación en mercados relevantes, como Estados Unidos, México, Brasil o China. El último movimiento del plan de saneamiento comportó la venta a Danone de la filial de pastelería industrial de Rusia por unos 16,8 millones de euros. La firma, denominada Chock Rolls, era la más rentable de Chupa Chups en el extranjero, con una facturación de unos 14 millones de euros, y tenía una fábrica en San Petesburgo con 200 trabajadores. El grupo también cerró en verano de 2003 su factoría de Bayona (Francia) y las operaciones industriales en Brasil, donde contaba con dos centros de producción subcontratados. En España también recortó empleo y los trabajadores y sindicatos atribuyeron entonces la crisis a una mala gestión empresarial.