Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 7 2006 Internacional 35 amenazó con posibles demandas. La canciller celebró un cierto desacoplamiento entre factor trabajo y costes sociales y el gradual paso de la sanidad infantil- -15.000 millones- -a depender de impuestos y no de contribuciones salariales. Las aseguradoras privadas no cotizarán finalmente al Fondo Central, como quería el SPD, aunque tendrán que participar más en la estabilización del sistema advirtió Merkel. Los grandes partidos en entredicho Haciendo de la necesidad virtud, los adversarios políticos presentaron en otoño la gran coalición como solución a tantos males postergados. Pero la revista Spiegel lamenta que, lo que iba a ser la gran oportunidad reformista que encarara codo con codo las deformaciones del sistema y el pasivo acumulado, no ha presentado en sus primeros siete meses mucho más que filigranas políticas y soluciones cosméticas, además de tres elevaciones de la presión fiscal: IVA, IRPF y ahora la cotización a la Seguridad Social. Pero dada la divergencia de principio entre CDU CSU y SPD, los principales partidos mostraron alivio. Los democristianos buscaban descargar los costes no estrictamente salariales de empresas y trabajadores. El SPD quería cubrir con impuestos el agujero de un presupuesto sanitario de 140.000 millones. Deudos del déficit acumulado por socialdemócratas y verdes, antes de esta subida, y después de elevar para 2007 el IVA del 16 al 19 por ciento, el Parlamento alemán aprobó hace días un incremento de 3 puntos en el tramo superior del IRPF y liquidó algunas deducciones. El presupuesto para 2006, el primero de Merkel, prevé un gasto de 261.600 millones de euros, un 0,6 por ciento más que el pasado año. En tanto, las cifras alemanas mejoran con un aumento del consumo y la caída del desempleo en 50.000 personas en junio. Un fotógrafo reposaba ayer bajo los retratos de Kohl (izquierda) y (derecha) en la Cancillería de Berlín EFE El acuerdo para reformar la sanidad alemana suscita una gran frustración La coalición de Ángela Merkel afronta un fuego cruzado de críticas y medio punto de subida en las contribuciones ocuparán el lugar de lo que iba a ser la esperadísima reforma del sistema sanitario alemán RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Mala noticia para el empleo Los dos grandes partidos alemanes, CDU y SPD, se han comprado un acuerdo a cargo de los contribuyentes se indigna el experto sanitario liberal Daniel Bahr, ante el anuncio de un aumento de medio punto en la contribución a la Seguridad Social- -hasta ahora un 14 por cierto del total de un sueldo- a pagar entre empresa y trabajador. Pese a contar con los gastos salariales más altos del mundo, Alemania necesita atajar un agujero en la caja social de 7.000 millones. Más competitividad le dará a la empresa la reducción de la carga impositiva total de un 39 a un 30 por ciento, anunció el premier bávaro, Edmund Stoiber, aduciendo también la nueva tarifa plana de un 25 por ciento sobre ganancias de capital, incluyendo intereses, dividendos y plusvalías. Aunque la canciller, Ángela Merkel, presentó los cambios sanitarios como un gran paso adelante la recepción entre asociaciones, cajas sanitarias y comentaristas fue de frustración. Con ella, la Seguridad Social pasa a una caja centralizada que recogerá fondos de empresas y trabajadores, así como parte de impuestos, y los distribuirá entre las cajas de salud. Éstas, de necesitar más financiación, podrán solib Una colección de parches citar contribuciones directamente de sus miembros, lo que puede crear competitividad entre las aseguradoras, siguiendo un modelo de tarifa plana o según ingresos del asegurado, lo que combina la solución democristiana y la socialdemócrata. El análisis general habla de un apaño de mínimos, como lo calificó el presidente del Consejo Pericial de Aseso- res Económicos, Bert Rürup. El acuerdo va en la dirección equivocada agregó en Berlín Adolf Bauer, presidente de la SOVD, la asociación para la protección social: En vez de una auténtica reforma estructural que haga viable la sostenibilidad económica, la gran coalición obliga de nuevo a los asegurados a pasar por caja El presidente de la aseguradora Barmenia Al menos once muertos a causa de las inundaciones en Rumanía SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Rumanía es un país que, por diversos factores, es extremadamente vulnerable a las inclemencias meteorológicas. Esta vez, al menos 11 personas han muerto y tres permanecen desaparecidas a causa de las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales que afectaron, el fin semana pasado, la zona de Suceava y la localidad de Tibrinu, en el norte y este del país respectivamente. Campos de cultivo, carreteras y pueblos fueron desbastados por la crecida de ríos y torrentes que arrastraron el sábado a nueve personas, entre ellos un niño de 18 meses y un anciano. Otras tres personas permanecen desaparecidas, mientras que en Tibrinu dos hombres perecieron el domingo por la misma causa.