Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 7 2006 Tragedia en el metro de Valencia 21 FRANCISCO JAVIER GONZÁLEZ Director de Ingeniería, Mantenimiento e I+ D de Metro Madrid No he visto nunca un tren de metro volcado ¿Con qué sistemas de seguridad cuenta la red de Metro de Madrid? -La red de Madrid cuenta con el sistema ATP- -Protección Automática del Tren, por sus siglas en inglés- Este sistema se interrelaciona con la vía y, en caso de que se supere la velocidad máxima en cada tramo o se rebase un semáforo en rojo, avisa al conductor mediante un pitido. ¿Tienen todos los metros del mundo este sistema? -No. En Madrid sí que lo tienen todas las líneas. Se comenzó a utilizar en pruebas en los años setenta, y desde hace algo más de diez años toda la red está protegida con el ATP. ¿Cuenta la red de Valencia con este sistema? -Sé que alguna línea lo tiene, pero desconozco si son todas. ¿Qué otras medidas de seguridad existen? -La seguridad en el metro de Madrid se estructura en tres niveles. En el primero, el tren y la vía proveen de información. El segundo, el enclavamiento, regula los semáforos y los cambios de agujas. Por último, el ATP supervisa automáticamente toda la red. Con este sistema sabemos en todo momento dónde se encuentran los trenes. ¿De qué depende la velocidad máxima, que parece ser una de las causas del accidente de Valencia? -La velocidad depende de las líneas y de los distintos tramos. En Madrid, el límite máximo varía entre los 65 y los 110 kilómetros por hora. ¿Y cómo se sabe la velocidad máxima de cada tramo? -Llevan aparejada una velocidad máxima. El cuentakilómetros indica la velocidad máxima y la velocidad objetivo, es decir, la recomendada. ¿El conductor puede variar la velocidad dentro de ese intervalo? -Sí, aunque lo ideal es que se mantenga la velocidad objetivo. De todas formas, en la mayoría de los casos los trenes se conducen mediante el sistema de Operación Automática del Tren- -ATO en inglés- que ajusta la velocidad a la indicada en cada tramo. De este modo, en un 99,9 de los casos el conductor sólo supervisa y abre y cierra las puertas. ¿Es imposible, por tanto, un exceso de velocidad, como parece haber ocurrido en Valencia? -Es muy difícil, pero no imposible. Todos los días se da algún caso de conducción manual. En caso de exceso de velocidad, el sistema automático avisa al conductor. De persistir el exceso, el tren se detiene inmediatamente. De este modo, que conduzca el conductor no hace más inseguro el servicio. ¿Es común que se rompa alguno de los materiales de las ruedas? El responsable del mantenimiento del suburbano madrileño explica sus sistemas de seguridad, pero advierte que desconoce los del metro de Valencia TEXTO: PABLO DOMÍNGUEZ FOTO: REUTERS -No es nada fácil que se rompan ruedas o ejes. Pero, aunque el mantenimiento es continuo, puede ocurrir. ¿Qué controles se llevan a cabo? -Se realizan controles periódicos según los kilómetros. A través de una téc- nica de ultrasonidos, se comprueba que no haya roturas o fisuras internas. ¿Qué ocurre en caso de rotura de una rueda? -El tren no tiene por qué descarrilar, aunque a veces sí que ocurre. Las rue- das se encuentran dentro de un conjunto de cuatro ruedas, así que la rotura de una rueda no implica un descarrilamiento. Lo normal es que el conductor lo advierta y reduzca la velocidad. ¿Qué tiene que ocurrir para que un coche de metro vuelque? -Es dificilísimo que un tren vuelque, y más aún un metropolitano. No he visto nunca un tren de metro volcado. ¿Puede provocar un vuelco la rotura de una rueda? -Salvo causas extraordinarias, la rotura no provoca un vuelco. Un hombre traslada a una joven herida para ser asistida por los sanitarios instantes después de la tragedia El de Valencia es el cuarto accidente más grave del mundo ocurrido en un metro ABC MADRID. El siniestro ocurrido ayer en Valencia se sitúa en el cuarto lugar de la lista de los más graves del mundo. El nada honroso primer lugar lo ocupa el incendio accidental ocurrido el 28 de octubre de 1995 en Bakú, Azerbayán, en el que perdieron la vida 290 personas y otras 270 resultaron heridas en un tren que quedó atrapado entre dos estaciones en la hora punta. Se cree que el fuego se inició por un cortocircuito. to lugar hasta ayer lo ocupaba el choque de un tren contra un vagón de metro en Hamburgo, Alemania, que en 1961 provocó la muerte de 33 personas. Los peores accidentes en España El siniestro de Valencia no es el primero ocurrido en nuestro país, aunque sí el más grave de todos. Desde 1975, el peor accidente hasta la fecha era el registrado en Barcelona el 30 de octubre de aquel año, cuando una persona perdió la vida en la colisión de dos convoyes en la estación de Virrey Amat, en el que resultaron heridas 80 personas. El 8 de mayo de 1978, 152 viajeros resultaron heridos, dos muy graves, en Madrid, entre las estaciones de Tirso de Molina y Sol, por la colisión por alcance de dos convoyes. Le sigue el siniestro en la estación Malbone Street de Nueva York, el 1 de noviembre de 1918, en el que 97 pasajeros murieron y otros 200 resultaron heridos. El conductor del metro perdió el control del tren a la entrada del túnel de la estación. En tercer lugar se sitúa el accidente de Londres en el que fallecieron 43 personas y más de cien resultaron heridas en 1975. Un error del conductor hizo que el tren chocase contra un muro en la estación de Moorgate. El cuar-