Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 LUNES 3 7 2006 ABC FIRMAS EN ABC JUAN GOTI ORDEÑANA CATEDRÁTICO EMÉRITO DE LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID DON QUIJOTE Y LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA En Barcelona dieron fin las andanzas del Caballero de la Triste Figura, y han dado las de nuestra Constitución... UIÉN al leer el Quijote no se propone hacer sus propias reflexiones, como hace Unamuno en su obra: Vida de Don Quijote y Sancho? No hay duda que Cervantes dio un significado simbólico a sus personajes, por ejemplo, cuando pone a Don Quijote y Sancho camino de Barcelona, y allí les prepara la retirada y la inmediata muerte, ya preveía y dibujaba la muerte de los ideales de España en Cataluña. ¿Quién es Don Quijote más que ese espíritu de la nación española, reflejado en su Constitución? ¿Y para qué va a Barcelona? Cuenta Cide Hamete Benengeli, por medio de las letras de Cervantes, que Don Quijote abandonando a los duques, continuó camino de Barcelona, y haciendo un alto en el camino paró en un soto para descansar. Ya, en esto, amanecía y si los muertos les habían espantado, no menos los atribularon más de cuarenta bandoleros vivos, que de improviso les rodearon, diciéndoles ¿Q en lengua catalana que estuvieren quedos y se detuviesen, hasta que llegase su capitán. Hallóse Don Quijote a pie, su caballo sin freno, su lanza arrimada a un árbol, y, finalmente, sin defensa alguna; y así, tuvo por bien de cruzar las manos e inclinar la cabeza, guardándose para mejor sazón y coyuntura (2 cap. LX) Como ha quedado nuestra Constitución con la llegada de los socialistas al poder. Vino, por fin, el capitán Roque Guinart, que se presentó más compasivo que riguroso. Vio la melancólica figura de Don Quijote y le animó. Allí conoció Don Quijote la concertada república de los bandoleros, y pretendió persuadir con buenas palabras, sin obligar por la fuerza, a Roque Guinart a que se hiciera caballero andante, en lo que no tuvo mucho éxito. Sirvió el encuentro para que el caballero admirase la vida del caballeroso bandolero, la equidad con que se repartían los despojos del robo y su generosidad con los viandantes (Unamuno p. 186) Ya en aquellos tiempos de la publicación del Quijote, presentía Cervantes lo que iba a suceder en la historia de Cataluña unos cuarenta años más tarde. En 1640 cundió la anarquía en Cataluña, los segadores, con su hoz en la mano, la emprendieron contra los funcionarios reales, y llegaron a dar muerte al virrey en la playa. Pau Claris, clérigo significativo de la revolución, proclamó una república sui generis, bajo la protección de Francia. Eso de una república independiente adherida no le gustó nada a Richelieu, por lo que vinieron a reconocer a Luis XIII como soberano. Siguieron movimientos similares en Aragón y Andalucía, JOSÉ MANUEL CUENCA TORIBIO CATEDRÁTICO Y ESCRITOR POLÍTICA Y NIGROMANCIA D ESDE el comienzo de la Historia, el gobierno de los hombres guardó estrecha relación con las artes negras y los profesionales de la adivinación y quiromancia. Chamanes y oráculos dirigían y tutelaban la marcha de las sociedades. Unos más que otros, los caudillos y líderes de la Antigüedad clásica hicieron depender sus actividades de presagios emitidos y administrados por arúspices y nigromantes de alto pelaje. La racionalización de la vida pública fue empresa ardua y aún en tiempos recientes y naciones como Alemania, predilecto hogar de la Filosofía y las ciencias experimentales, todo un brillante doctor en la primera, Goebbels, y su idolatrado Fürher buscaron el destino de su gran pueblo en las enseñanzas y pronósticos de magos y pitonisas. Tan largo capítulo en el difícil e intrincado arte del regimiento de los humanos aún semeja distar de haber concluido, y estaba, así, reservada a nuestro tiempo una modalidad tan inédita como en verdad curiosa. Cuenta que tal vez en el municipio andaluz de mayor vitalidad y brío, en el que la matriculación de coches de marca y otros ejemplos similares hipostasiados por la sociedad de consumo alcanza su ré- cord meridional y, aun en ciertos casos, nacional, una de sus ediles principales consagra gran parte de su importante tiempo a conocer el refrendo o el rechazo a sus trabajos del lado de los poderes ocultos, astrales o telúricos, a través de sus legítimos y autorizados intérpretes. Como es lógico, lo de menos en tal asunto estriba en saber a cargo de quién- -bolsillo particular o arcas municipales corren las elevadas sumas gastadas por tan responsable- -edil en el uso, a los efectos indicados, de su teléfono móvil, sino las horas consagradas a tan esotérico ejercicio, que es razonable suponer distraídas a su importante gestión en el seno del ocupado y dinámico Ayuntamiento de la Penibética. Por supuesto, que la teoría ha de preceder a la práctica, y que ésta frente a aquélla no pasará nunca de un simple infante o mílite, como decía Leonardo de Vinci, hoy retornado al olimpo de la fama mediante un recurso que seguramente le displacería. Mas aún así resulta anormal tan dilatada preparación para estrategias de calado importante pero menor, como suelen ser, de ordinario, las concernientes al mundo de los poderes locales. Seguramente, pues, gobernados y curiosos no tributen ningún aplauso complacido a la teniente de alcalde en cuestión, que acaso sí lo merezca y obtenga de las compañías de telefonía móvil, exultantes con hazañas semejantes. Aunque quién sabe si su conducta no se considerará en corto plazo como una acertada e innovadora vía del buen gobierno, surgiendo en todo el mapa nacional imitadores de la edil andaluza, pionera de nuevas sendas y procedimientos en la rectoría de los asuntos públicos en la célula matriz de toda democracia. En verdad, son tan novedosas y singulares no pocas de las tareas que caen hodierno en la esfera de los Ayuntamientos- -con frutos todavía raramente serondos y de sólito cedizos- que la extrañeza no sería muy grande. Cuando en pueblos y ciudades agobiados si no colapsados por el tráfico, ostensiblemente precarizados en su oferta higiénica y sanitaria, manifiestamente mejorables en su atención a los desvalidos, de urbanismo asaz deficiente en aspectos sustanciales, sus regidores drenan esfuerzos y presupuestos a fomentar los conocimientos turísticos de los miembros de sus corporaciones, a costosos eventos culturales en los que es mayor el número de actores que el de espectadores o, en fin, a publicar soberbios e ilegibles catálogos de los temas más elitistas e inimaginables, hay muchos elementos para predecir sin ayuda de magos ni de bolas de cristal que el llamativo suceso de la edil de marras transcurra entre la opacidad y la indiferencia de la opinión pública. sin resultados, aunque el duque de Medina- Sidonia, soñó crear un reino andaluz independiente, pero no le respondieron sus posibles súbditos. Y como los hechos se repiten, algo similar puede suceder ahora al Gobierno socialista de Chaves. Los catalanes salieron trasquilados de la dominación francesa, y habiendo aflorado las disensiones entre ellos, el Gobierno español aprovechó la ocasión y puso cerco a Cataluña, que se entregó en 1652. El Rey concedió la amnistía y juró respetar sus fueros. Dato para no perder en los derechos históricos, pues aun se conserva el himno de aquellos segadores. Siguiendo con nuestra historia, por caminos desusados, por atajos y sendas encubiertas, partieron Roque, Don Quijote y Sancho con otros seis escuderos a Barcelona (2 c. LXI) a cuya plaza llegaron a la noche, víspera de San Juan. Allí se despidió Roque Guinart, dejando diez escudos a Sancho. Se encontró Don Quijote con la ciudad Condal: archivo de cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y un sitio de belleza, única (2 c. LXXII) Al rayar del día apareció el mar a sus ojos, que se le antojó espacioso y largo, vio galeras y se encontró de fiesta. Pero junto con esta contemplación llegó la burla ciudadana de los amigos de Roque Guinart. Allí se encontró con toda clase de risas y mofas, y le hicieron pasearse por la ciudad convertido en curiosidad ciudadana, y no faltó un castellano que le llamara loco y le reprendiera su locura. En Barcelona dieron fin las andanzas del Caballero de la Triste Figura, y han dado las de nuestra Constitución, pues los ideales suelen marcharse juntos. Allí en la playa fue vencido por el Caballero de la Blanca Luna. Hízose éste el encontradizo, le buscó querella de amores, y le venció derrumbándole en plena arena. Y la exigencia fue, retirarse a su pueblo a lamentarse de la pobre situación en que quedaba, y nuestro Caballero en una última despedida, como si hablara desde dentro de una tumba con voz debilitada y enferma dijo: Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo, y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es bien que mi flaqueza defraude esta verdad (2 c. LXIV) Y así vino a caer Don Quijote, igual que nuestra Constitución, ante las bromas y los enrevesados recovecos de la política catalana. Pero no fueron Catalanes los que abatieron a Don Quijote, y ahora destruyen la Constitución, sino castellanos. En el caso de Don Quijote, el ideal de España, cayó bajo la lanza de Sansón Carrasco, bachiller por Salamanca buscador de la fama, que creyó conseguir hundiendo los ideales de Don Quijote. Y en el caso de la Constitución otro castellano, ha venido a dar muerte a la Constitución en la arena del Estatuto de Cataluña. Por tanto no fue vencida la Constitución española por los catalanes, sino por un castellano, licenciado por León, José Luis Rodríguez Zapatero, buscando el título de pacificador universal.