Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3 7 2006 59 Cultura y espectáculos RICCARDO MUTI Director de orquesta Me resulta incómodo ser el centro de atención de mucha gente -El año pasado terminó abruptamente su era al frente de la Scala de Milán al cabo de 18 años. Algunos dicen que las maneras imperiales que caracterizaron su etapa habían quedado pasadas de moda. ¿No echa de menos esa orquesta en la que ha dejado tan grabada su impronta? -Realmente no. Quise enriquecer el sonido de esa orquesta con un toque de la Filarmónica de Viena, con cierta luminosidad. Ahora he trasladado mi ideal sonoro a la orquesta Cherubini. -El año que viene se hará cargo del Festival de Pascua de Salzburgo. ¿Será el Festival Muti? -Por supuesto que no. Jürgen Flimm escuchó un ensayo público de la orquesta Cherubini en Ravena. Fundar una orquesta de jóvenes ha sido desde siempre uno de los grandes sueños de mi vida. Trabajé con estos músicos jóvenes y expliqué al público en qué consistía el ensayo. Fue algo magnífico para mí, porque en una situación así la música despierta tanta intriga como una película de Hitchcock. Todo el mundo quiere saber cómo va a terminar. Flimm me preguntó si no podría traer algo fresco y novedoso a Salzburgo con esta orquesta. Los cantantes que irán a Salzburgo son muy jóvenes, el director de escena Ruggero Cappuccio es natural de Nápoles. He seleccionado Il Ritorno di Calandrino de Cimarosa y Scarlatti, para los dos primeros años. Son brillantes, pero se atienen estrictamente a los cánones del gusto napolitano. Su objetivo es entretener. -Casi todos los directores de orquesta tradicionales han abandonado durante mucho tiempo la música El italiano Riccardo Muti dirige hoy a la Orquesta y Coro del Maggio Musicale Fiorentino en la inauguración del nuevo Auditorio de San Lorenzo de El Escorial TEXTO: KAI LUEHRS- KAISER antigua dejándola en manos de los especialistas. Usted no. ¿Por qué? ¿Por qué habría de hacerlo? Hace poco he dirigido la Música acuática de Haendel. Aprendí mucho cuando se difundió el movimiento de recuperación de la música antigua. Antes se interpretaba a Haendel igual que a Rachmaninov, y a Mozart igual que a Bruckner. Era un completo caos. Pero llegó un momento en que tuve muy claro que podría lograr mucho más con las orquestas tradicionales. A los diez minutos de estar escuchando a algunos intérpretes de música antigua, uno ya sabe cómo va a terminar la pieza. A mí me resulta aburrido. Con el tiempo algunas formas de interpretar la música antigua han degenerado en tópicos. -Tiene fama de tipo duro, pero algunos cantantes que trabajan frecuentemente con usted creen que en realidad es tímido. ¿Es cierto? -E vero. Es cierto. No puedo por menos que reírme cuando pienso que mi carrera se ha desarrollado en medio de un ambiente fastuoso. Me resulta incómodo ser el centro de atención de mucha gente. No olvide que soy del Sur. Allí tenía pocos amigos y llevaba una vida sencilla. Nunca me verá en las fiestas o en los salones de las damas acaudaladas. Las luces, el escenario, la society, me siguen resultando ajenos. ¿En realidad le da miedo? -No, pero toda mi vida he estado dando vueltas a la idea de cómo volver a mis orígenes. Mis momentos más dichosos no transcurren sobre el escenario, sino cuando regreso de él. Es mi lado melancólico, contra el que nada (Pasa a la página siguiente) Riccardo Muti dirige hoy a los conjuntos del Maggio Musicale Fiorentino ABC