Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LUNES 3 7 2006 ABC Abren expediente a tres jueces del TSJ vasco por acusar al CGPJ de prevaricar b La Comisión Disciplinaria, por 3 LAS CARAS DE LA CRISIS DE ERC Josep Lluís Carod- Rovira Presidente Quiso votar sí al Estatuto y sus bases se lo impidieron. Sacó a ERC de la marginalidad, pero no ha sabido hacerse con el control del partido. Fue el artífice y el destructor del tripartito. A los 54 años, sabe que su liderazgo está agotado. Joan Puigcercós Secretario general No le perdonó a Carod su encuentro con ETA a espaldas del partido, ni que después le arrebatara la candidatura a las generales para someter su liderazgo a plebiscito. Tiene 39 años, controla el partido y quiere ser el líder. Ernest Benach Presidente del Parlament Junto a Josep Bargalló, forma parte del círculo de confianza de Carod, su protector, valedor y amigo. Las bases y el sector más crítico opinan que, al igual que los otros dirigentes de ERC, debería renunciar a su cargo institucional. votos a 2, ha entendido que pudieron incurrir en una falta grave por la desproporción de sus imputaciones a la Comisión Permanente N. C. MADRID. Tres magistrados de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) serán investigados con el fin de determinar si cometieron una falta disciplinaria grave cuando imputaron a los miembros de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) un delito de prevaricación. Es la primera vez que el órgano de gobierno de los jueces abre expediente a la vez a tres magistrados de una misma Sala. El origen del expediente hay que buscarlo en abril de 2005, fecha en la que la Comisión Permanente decidió de oficio revisar el acuerdo de Manuel Díaz de Rábago quien, en su condición de presidente de la Sala Social del TSJ vasco, modificó la composición de sus tres secciones para compensar las diversas tendencias que se dan entre sus integrantes El CGPJ anuló esa reordenación por entender que perseguía el equilibrio ideológico de la Sala, decisión que fue recurrida por los ocho magistrados que la componen. Xavier Vendrell Ex secretario de Organización Puigcercós le impuso como consejero de Gobernación tras el cese de Carretero. Colocó artefactos explosivos en nombre de Terra Lliure y firmó las cartas que ERC envió a los funcionarios. Es fiel a Puigcercós. Jordi Portabella Candidato a la alcaldía de Barcelona Enemistado tanto con Carod como con Puigcercós, controla la federación de Barcelona. Intocable, por los buenos resultados que cosecha en las municipales, está por ver el papel que jugará en un próximo congreso de ERC. Joan Ridao Precandidato a las generales Por su seriedad y capacidad de trabajo, Maragall le quiso en su gobierno, pero se quedó a las puertas. Experto en leyes, es uno de los padres del Estatuto, aunque finalmente no lo votara. Sustituirá a Puigcercós en Madrid. El caso Vendrell complica el pacto de no agresión entre Carod y Puigcercós Vendrell, que declara mañana en la Fiscalía, está enfrentado al líder de ERC b Si a Esquerra se le abre un fren- Noticias publicadas Dos periódicos de tirada nacional, entre ellos ABC, informaron sobre la anulación de ese acuerdo, hecho que provocó que tres de sus ocho magistrados- -Garbiñe Biurrun, Florentino Eguaras y Juan Carlos Iturri- -solicitaran la tutela del CGPJ. En su reunión del 10 de mayo de 2005, la Comisión Permanente decidió incorporar al procedimiento de revisión las noticias publicadas por ambos periódicos. Fue entonces cuando llegaron las acusaciones de prevaricación. En otro recurso, los tres magistrados acusaron a la Comisión Permanente de haber actuado con arbitrariedad abuso de derecho y para tapar el asunto y a los vocales, de haber resuelto de forma incongruente, errónea, inexplicable y absurda A la vista de estas imputaciones, el CGPJ remitió el escrito al servicio de Inspección, que ha propuesto la apertura de un expediente disciplinario a los tres magistrados por la falta grave (sancionable con multa de entre 300 y 3.000 euros) prevista en el art. 418.1 de la LOPJ y que consiste en faltar el respeto a los superiores en el orden jerárquico La Inspección ve desmedidas y desproporcionadas las afirmaciones vertidas contra la Permanente. La apertura del expediente se decidió la pasada semana en la Comisión Disciplinaria por 3 votos a dos. te judicial por el envío de cartas a funcionarios de la Generalitat, el frágil equilibrio interno del partido puede saltar por los aires MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Cuando parecía que los dos sectores enfrentados en ERC- -el liderado por su presidente, Josep Lluís Carod- Rovira, y el que es leal al secretario general, Joan Puigcercós, -habían alcanzado un pacto de no agresión, al menos hasta la celebración de las elecciones autonómicas, la Fiscalía de Cataluña amenaza con dinamitar el frágil equilibrio interno de la formación republicana. El Ministerio Público tiene pruebas y testimonios suficientes como para llevar a los tribunales al ex consejero y ex secretario de Organización y Finanzas de ERC, Xavier Vendrell, por las cartas que envió a funcionarios de la Generalitat exigiéndoles el pago de cuotas para la financiación del partido republicano, de forma que ERC podría hacer frente, en breve, a una querella por un supuesto delito de extorsión o coacciones. Aunque en público la dirección republicana asume las acciones de Vendrell- -que mañana declarará ante la Fiscalía- -y se hace corresponsable de las consecuencias que se puedan derivar el sector liderado por Carod no oculta su enfado con el ex consejero de Gobernación ya que considera que interpretó de una manera demasiado osa- da la Carta Financiera del partido. Vendrell, según los testimonios recogidos por la Fiscalía, reclamó la cuota financiera, supuestamente bajo amenaza de despido, a empleados que ni siquiera eran militantes de ERC. Más allá de algún gesto destinado a guardar las apariencias, Carod- Rovira no va a mover un dedo en la defensa de Vendrell. El líder republicano y su entorno ya desautorizaron tímidamente a Vendrell cuando estalló el escándalo de las cartas. Carod ni siquiera se molestó en salir en su defensa cuando trascendió que el ex consejero de Gobernación declaró ante el juez, a principios de los noventa, que colocó varios artefactos explosivos como miembro de Terra Lliure. Vendrell tiene, eso sí, el apoyo del número dos de los republicanos. No en vano, ha sido su leal brazo ejecutor en el partido- -o sea, el hombre que ha puesto más piedras en el camino de Carod- -mientras Puigcercós se dedicaba a la política en Madrid. El caso Vendrell puede, pues, precipitar los acontecimientos en ERC, un partido que ha pasado del sueño- -en forma de 23 escaños y 542.000 votos en las últimas autonómicas- -a la pesadilla en tan sólo dos años y medio. El fracaso del tripartito y el pinchazo del no en el referéndum del Estatuto han dejado a esta formación sumida en el desconcierto. En su día, la dirección optó por acatar los deseos de unos cuantos militantes radicales y, a cambio, ha alejado cientos de miles de votos que obtuvo prestados en las últimas autonómicas y generales, que ahora se plantean regresar a los seguros brazos de CiU. Carod, molesto con la militancia Alejado y enfurruñado con sus propias bases, Carod ha perdido definitivamente el control del partido, pero tampoco está tan claro que Puigcercós controle totalmente a la díscola militancia, que le ha cogido gusto a imponer su criterio. Está por ver qué peso tiene el ex consejero Joan Carretero, que ha azuzado a la militancia para intentar forzar un congreso extraordinario, antes de las autonómicas, con el fin de renovar la dirección. En una ejecutiva maratoniana, que se prolongó durante dos días, Carod y Puigcercós decidieron hace una semana aparcar la crisis interna para tratar de salvar los muebles ante las autonómicas, pero el tándem electoral que componen el presidente y el secretario general puede que no llegue ni a octubre. A Carod sólo le han concedido una prórroga. El asalto a la dirección, por parte de Puigcercós, es cuestión de tiempo. La renovación generacional y estratégica está en marcha. Cómo puede afectar a este proceso un frente judicial, está por ver. A Carod sólo le han concedido una prórroga. El asalto de Puigcercós a la dirección es cuestión de tiempo