Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 7 2006 91 Gente Emma Penella, conocida por su papel de doña Concha en la serie de televisión Aquí no hay quien viva recibió en el día de ayer, durante la clausura del festival de cine La chimenea de Villaverde el premio a toda una carrera de manos de la también actriz, y compañera de reparto en la serie, Isabel Ordaz. Carmen Calvo, Llamazares, Trinidad Jiménez, Zerolo y Sabanés, en la cabecera de la manifestación de ayer en Madrid Madrid se ambienta en el Día del Orgullo Gay La manifestación por la igualdad colmó de música y colores el centro de la capital en un evento que, año tras año, une lo festivo con las reivindicaciones TEXTO: ANTONIO VILLARREAL FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO pesar de la amplísima diversidad, en el Día del Orgullo Gay (que agrupa también a lesbianas, transexuales, indefinidos y por definir) se pedía a una sola voz una cosa: igualdad. Con ese ánimo se reunieron en la Puerta de Alcalá varios miles de personas, colores, indumentarias y, por supuesto, tendencias sexuales. Era, por así decirlo, una gigantesca macedonia humana, si aludimos a aquel viejo tecnicismo de peras y manzanas El gran número de banderas arcoíris existentes podría llevar a pensar, equívocamente, A que eran hinchas de algún equipo que hoy jugaba los cuartos de final, incluso, los miembros de la organización llevaban coloristas petos fosforescentes, si bien, en esta ocasión, el rosa sustituyó al color amarillo. La masa de gente comenzó a moverse tras un gran estallido de pólvora, y una vez los altavoces portátiles comenzaron a emitir los grandes éxitos de Alaska, la plebe empezó a avanzar saltando y bailando. No se veía una respuesta igual al estímulo musical desde Apocalypse Now y su cabalgata de las valquirias. La pancarta principal rezaba, en todos los idiomas autonómicos, la plegaria: Por la diversidad. Las familias sí importan Tras ella, los rostros más conocidos de la reunión. Inés Sabanés, Gaspar Llamazares (que cuando entonaba a quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga tal vez recordaba su virtud de parlamentario de minorías) o Trinidad Jiménez. Carmen Calvo confirmó con su aparición en primera línea para sostener la pancarta su total recuperación. Para la ministra, era un día alegre y justo para muchos hombres y mujeres y sostuvo seguir trabajando en la ampliación de los derechos de los ciudadanos Pero el más aclamado allí era, sin duda, Pedro Zerolo, que, entre Jiménez y Calvo, lucía una sonrisa casi tan extensa como la pancarta y blanca como la camisa que llevaba. No hay que olvidar, que pese a su particularidad, esta era también una manifestación, y así lo hicieron saber sus organizadores (sí, los del peto rosa fosforito) anunciando que la congregación superaba el millón de personas apenas una hora después de Famosos, como Alaska, y cámaras rodeaban la marcha ponerse en marcha. Además, los panfletos volaban exigiendo, no sólo igualdad, sino acceso a una vivienda digna o protestando anticlericalmente. Y por supuesto, muchísima gente que sólo se acercó a pasarlo bien y que animaba, o cantaba, o simplemente observaba divertida desde los costados, como el joven que decía yo ahí no me meto que me ve mi padre en la tele