Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Deportes DOMINGO 2 7 2006 ABC MUNDIAL 2006 CUARTOS DE FINAL Francia también envenena a Brasil ENRIQUE ORTEGO Francia envenenó a Brasil con la misma pócima que hizo beber a España. Volvió a dar un curso acelerado de jue- go práctico y aprovechó una jugada a balón parado idéntica a la del gol de Vieira a Casillas para que Henry deci- diera. Nada se supo de ninguna de las estrellas brasileñas. Las semifinales están copadas por selecciones europeas Brasil Francia 0 1 Brasil: Dida; Cafú (Cicinho, m. 75) Lúcio, Juan, Roberto Carlos; Gilberto Silva. Zé Roberto; Juninho (Adriano, m. 62) Kaká (Robinho, m. 78) Ronaldinho y Ronaldo. Francia: Barthez; Sagnol, Thuram, Gallas, Abidal; Makelele, Vieira; Ribery (Govou, m. 76) Zidane, Malouda (Wiltord, m. 80) y Henry (Saha, m. 86) Árbitro: Medina Cantalejo (España) Mostró tarjetas amarillas a Cafú, Juan, Ronaldo, Sagnol, Lúcio, Saha y Thuram. Goles 0- 1, m. 56: Henry. FRÁNCFORT. Brasil se va del Mundial sin estar en él. Si acaso ha pasado de puntillas, ganando casi por oficio y obligación a equipos menores, pero cuando se encontró enfrente un rival de verdad, serio, experto, bien colocado tácticamente, fue incapaz ni de presentar batalla. Francia fue superior a Brasil de principio a fin y le dio una lección de juego colectivo. Todas sus estrellas, encabezadas por un Zidane estelar, se pusieron a disposición del conjunto y jugaron como tenían que jugar. Como lo hicieron contra España. Con la cabeza fría, el corazón caliente y las piernas ligeras como si fueran galgos, llegando antes que los brasileños a todos y cada uno de los balones en juego. A la hora de la verdad, Carlos Alberto Parreira valoró lo que estaba en juego y metió el freno de mano. Era el primero que no las tenía todas consigo. Nadie mejor que él sabía que la supuesta luminaria máquina de hacer fútbol tenía muchas resistencias fundidas. Seguro que se desgastó de tanto parar y pasar el vídeo del partido de los franceses contra España y comprendió que los de Doménech donde se hacen fuertes es en el centro del campo y no tuvo el menor inconveniente de dejarse a Adriano en el banquillo para dar cabida a un medio más, Juninho que echara una mano a Gilberto Silva y Zé Roberto. Así Ronaldinho se colocó cerca de Ronaldo, en teoría liberado de cualquier misión defensiva, pero tan inapetente como hasta ahora Thierry Henry se dispone a abrazar a Zidane para festejar la clasificación de Francia para las semifinales orientado y que no tomaba el pulso al partido, hasta el punto que se fue al descanso sin rematar a puerta. Siempre anduvieron los galos más cerca del área de Dida y ya en la prolongación dispusieron de un par de faltas al borde del área, pero ni Henry, ni Zidane superaron la barrera mal colocada por Medina Cantalejo. Brasil se marchó al vestuario convencida de que estaba más cerca de la derrota que de la victoria. Francia estaba mucho mejor situada y ya era un hecho de que había recuperado su competitividad perdida en los primeros partidos del Mundial. A los diez minutos, los de Parreira ya comenzaron a masticar su impotencia y que el gol que acababa de marcar Henry les mandaba a casa de mala manera. Fue una falta lateral. Una fotocopia del gol de Vieira a España. Pero esta vez en el segundo palo, libre de marcaje, quien apareció fue Henry para empalmar con el interior del pie el milimétrico centro de Zidane. Tiempo le quedaba Brasil para al menos empatar. Lo que no le quedaba es fútbol. Ni siquiera poder de reacción por la tremenda. Es más fue Francia quien continuó manejando la situación y llegando a la puerta de Dida. Zidane engrandeció su figura, Vieira y Makelele corrían como juveniles y jugaban como veteranos, mientras Ronaldinho continuaba tan ausente como hasta ese momento y Ronaldo se estrellaba en esos dos muros de granito llamados Thuram y Gallas. Salieron Adriano y Robinho, pero como si nada. Fueron vibrantes y emotivos los últimos minutos. Francia pudo redondear la faena. También Ronaldo hizo probarse al inédito pero inseguro Barthez... pero la gran sorpresa del Mundial ya era un hecho. El campeón se iba de vacaciones por deméritos propios y méritos de una Francia que crece a cada partido. FOTOS: AP Y REUTERS PARREIRA ALABA A ZIDANE Un Zidane totalmente desconocido No se equivocó el técnico brasileño. Francia, con un Zidane omnipresente que no se pareció en nada al que ha vegetado toda la temporada en el Real Madrid, se adueñó de la zona ancha y mantuvo a raya a un equipo brasileño des- No estábamos preparados para marcharnos ahora- -afirmó desolado Parreira- Es un momento duro y difícil para nosotros pero tenemos que mirar la realidad a los ojos. Francia era un equipo peligroso con un jugador excepcional como Zidane. Aceptamos la derrota