Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i ç Cuando la vacación es su peor pesadilla Vacación, benditapalabra. Peronoparatodos: anteella, alrededordeun 6 porcientodelos trabajadores, cifradeadictosaltrabajoenEspaña, sesiente literalmentemorir. Atodoselloseltiempolibrelestienereservado, entregrandesdosis deculpaydesesperación, supeor delirio POR VIRGINIA RÓDENAS ngustia y zozobra, y puerta, y un mensaje, Vete a vi vir al trabajo cuando se arrastró hasta la con esas ganas tan gran des de llorar Arcadas secas depanico agui y jonazos de desconsue lo. Simplemente- -dice Pablo- me sentía perdido Un nudo en el estómago que le sobrecogía cada noche, cuando, pasadas las once, los vigilantes le echaban a la ca lle porque tenían que cerrar el edi ficio ése al que Pablo no llegaba sulta del psicólogo hlaki Piñuel, presentaba un cuadro de síndrome de fatigacrónica- -sobre todo su fría de un intenso dolor de espal da- La culpabilidad le carcomía, todo le parecía mal y se sentía, se gún sus palabras, permanente mente encabronado había llega do a tal punto- dice su terapeuta- -quela únicaalternativa leque que daba era cambiar de empresa Y en encontrar un nuevo trabajo. Pa logia a una empresa pública sec tor energético- donde empezó con buen pie, casi en régimen fun cionarial en cuestion de horarios, pero rápidamente empezó a coger carrerifia y a llegar más temprano hurgó en su interioryhailó gran dé jamás después las ocho lama de de ñana, sino mas bien antes, cada el al despacho le proporcionaba día unpocoantes... Yesquevolver cambió. Notuvoningúnproblema subidón quele acompañaba cada só delamultinacional altatecno de jornada interminable para luego dejarle huérfano cada fin de etapa cuando le esperaba siempre, como los vigilantes, siempre sin falta, la depresión. Esa angustia que sobre llevaba pensando que siete horas, canso invadido por la culpabili dad, esa maldita inquietudde que algo se había quedado sin hacer. y desueño, sontantas. Un des yasalirunpocomástarde, Piiíuel no ficit de autoestima, un padre con muy severo y crítico, y una madre tos que nunca había solucionado Hoy hace una vida casi nor mal su mujer no le ha abandona do e inclusosu hijo le ve a él. El próximo mes, por fin, tomará vaca den por un año de trabajo! Pablo se marcha a una casa de la costa ali cantina donde su psicólogo le ha fi jado como objetivo terapéutico co nectar contres grupos de personas que no conozca de antemano. Todo un reto, y tambiénun gran sufri miento. Además, se ha comprome Empecéa bebergüisquisa des horas Sin duda, un hombre de muy blanda, loquegenerédesde siempre en él la sensación de tener éxito. Treintay cuatroaños, casa do y con un hijo de doce meses al que nunca vio despierto. De lunes a viernes, jornadas de 15 horas en su puesto directivo- -área de fi que estar compitiendo, demos de trar a los demás que sí valía. Luego estaba esa introversión... Tal era la carencia de amigos, que cuando co menzó la terapia hubo que bucear en su infanciapara recuperar algu na de aquellas amistades colegia les. Yasí supoqueeltrabajo era su forma de huir de aquellos ciones ¡ytodaslas quele correspo nanzas y contabilidad- -una de multinacional de high tech y los sábados, domingos y festi vos. bueno. siempre quedaba al go por hacer Veintepersonasa su cargo y un sueldo de 120.000 euros. Y casi un mes de vacacio nes como todo quisque que siem pre se apañaba para aplazar, por que estábamos en unos momen tos delicados por la fusión; por que si todos se iban, quién se iba a encargar de esas llamadas de Esta dos Unidos además, habíafue y, si go... ¡Y si venian los indios! Pa Llegaba trabajar a antes lasocho la de de portátil (al que también esta engan mañana cerca lamedianoche. chado) un tándemquele permite y salía de Un día, deregresocasa, a halló maletas la estarLacoizectado 24 horasvíctima, sus en na. mujer, testigoy a la qfici vi calle y unmensaje: Vetea viviral trabajo gilará el cumplimiento de su com Acumular vacaciones síntoma es ¡néquivoco obligan leya 15 días descanso por de promiso. Porque los adictos- -re cuerda Piñuel- -mienten más que hablan Yno hay que fiarse. En Japón, precisamente porque no se fían, y donde el karoshi (muerte por exceso trabajo) de cau sa estragos, el Gobierno se ha visto tido a no llevarseni el móvilni el blo se creyó indispensable. día de adicción. lapón, Un En antela epidemia de llegó a casa, como siempre raspan karoshi (muerte excesotrabajo) por de do la medianoche, se encontró y algo inesperado: sus maletas en la