Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 7 2006 Madrid 43 PECADOS CAPITALES MAYTE ALCARAZ MADRID MANDA MÁS QUE LLAMAZARES l abismo político por el que se precipita Gaspar Llamazares tiene pinta de llevarse por delante a Izquierda Unida, a la que ha borrado cualquier perfil político, a mayor gloria de un PSOE que, para más escarnio, cada vez necesita menos de la ayuda de la coalición para gobernar. Zapatero le ha cogido el pan debajo del brazo al coordinador de IU y sabe que con que le ofrezca media docena de fotos al año, Llamazares está callado. Pero el líder de IU cada vez tiene más oposición dentro de sus propias filas, que le reprochan que la coalición haya perdido sus señas de identidad, perfectamente diferenciadas de los socialistas, que fueron las que les granjearon los mejores réditos políticos. La actual situación, con una IU prácticamente fagocitada por el PSOE, y anulada en su defensa de la unidad de España y de la solidaridad y la igualdad interregional (aspecto dinamitado con la aprobación del Estatuto de Cataluña) molesta mucho a figuras como Ángel Pérez, diputado nacional, que cuenta con la mayoría de los apoyos de la organización en la Comunidad de Madrid, y que será el candidato a los comicios municipales el próximo año. Pérez, una de las figuras más relevantes de IU, representa a una sensibilidad no minoritaria en la coalición que no oculta su malestar con Llamazares y que espera recuperar ese perfil histórico de Izquierda Unida en las elecciones municipales de Madrid. No en vano, el candidato a la Alcaldía ya le ha reprochado al coordinador general su disposición a pactar como sea con los socialistas para permitirles gobernar en Comunidades y Ayuntamientos. El sector que lidera Pérez tiene claro que para apoyar a un Ejecutivo dirigido por los socialistas es requisito imprescindible que su programa se haga oír y se plasme en las acciones de gobierno. Elevar el listón es, pues, el objetivo para que IU no termine subsumida dentro del PSOE, circunstancia favorecida además por las políticas radicales de Zapatero. Hay quien dice dentro de IU que lo que pretende Llamazares es convertir a este partido en una suerte de sucedáneo ecológico, al modo de Los Verdes, lo que despejaría al PSOE su ala izquierda. La batalla por Madrid, pues, será interesante porque los candidatos aquí no opinan lo mismo. Y Madrid manda más que Llamazares. E Prostitutas en la Casa de Campo, una escena habitual de las noches en esta zona verde de Madrid JULIÁN DE DOMINGO El capo de los rumanos en España dirigía antes la prostitución en la Casa de Campo Sus jefes le ascendieron tras el golpe asestado en marzo a la organización b Algunos de los 66 detenidos en España ofrecieron fuerte resistencia en el momento del arresto, aunque los agentes pudieron reducirlos sin que hubiera heridos PABLO MUÑOZ MADRID. Vasile C. máximo responsable de la poderosa organización rumana de crimen organizado desmantelada por la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial y las jefaturas superiores de Madrid, Barcelona, Valencia y Andalucía Oriental y Occidental, era ya un viejo conocido de los investigadores, que desde hacía muchos meses le seguían la pista sin descanso. Este individuo, detenido ahora en Marbella, controló en su día con mano de hierro las actividades de las prostitutas rumanas de la Casa de Campo, si bien en los últimos tiempos había ascendido en el escalafón de la red. Según las fuentes consultadas por ABC, la razón de esa ascensión fulgurante hasta la cúpula en España se debió al anterior golpe policial asestado el pasado mes de marzo a la banda, en una operación bautizada con el nombre de Braila En aquella ocasión se detuvo a 297 personas, catorce de ellas en Rumanía y de nuevo los delitos a los que se dedicaban eran los asaltos a viviendas, clonación de tarjetas, tráfico de estupefacientes y prostitución. En esos momentos, la organización en nuestro país estaba dirigida por Iorgu I. alias Talanu que fue detenido junto a sus lugartenientes: Mimorian I. mano derecha del anterior; Simi, que estaba especializado en la clonación de tarjetas; Andrei L. jefe del aparato logístico y Cristi Dan D. Leonard, Ilie O, alias Grasu Adi Lucian A. E. alias Adi y Tolis K. conocido como Ovidiu Potra Reorganizar la estructura La detención del entonces máximo responsable de la red en España y de sus principales lugartenientes obligó al comité central de la organización, que operaba desde Rumanía, a mover ficha para reorganizar la estructura desmantelada y reanudar las actividades delictivas. Vasile C. el jefe de las prostitutas rumanas de la Casa de Campo, fue el hombre elegido. Lo cierto es que la actuación de la Policía, que ha contado en todo momento con la estrecha colaboración de sus colegas rumanos, ha impedido que este individuo disfrutara durante mucho tiempo de su nueva posición al vol- Algunos de los detenidos, de más de cien kilos de peso, intentaron volcar los coches de la Policía ver a desmantelar la organización en España. Además, esta vez el golpe policial ha sido más contundente, ya que ha alcanzado a buena parte de los jefes en Rumanía, que habían logrado escapar en la operación anterior. Las fuentes de la investigación consultadas consideran además importante el hecho de que después de estos dos golpes policiales es poco probable que la organización pueda reorganizarse a corto plazo en España. Al menos hasta dentro de un año no es previsible que puedan volver a actuar afirman las fuentes. El desarrollo final de la operación tampoco fue sencillo, aunque finalmente se resolvió de forma favorable. Varios de los 66 detenidos en nuestro país opusieron una fuerte resistencia al arresto y hay que tener en cuenta que en algunos de los casos se trataba de individuos de más de cien kilos de peso. Los mandos policiales ya habían previsto que se pudieran dar este tipo de situaciones y para realizar algunas de las detenciones se envió a una decena de agentes. La violencia empleada por los individuos implicados no se limitó sólo al momento en el que los investigadores les pusieron los grilletes, sino que se prolongó una vez introducidos en el coche policial. En algunos casos, incluso, intentaron hacerlo volcar. No obstante, los agentes pudieron resolver todas estas situaciones sin que se produjeran heridos.