Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista V ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS DOMINGO 2 7 2006 ABC FRANCISCO CAMPS Presidente de la Generalitat Valenciana El Gobierno no ha estado a la altura de la dimensión universal de esta visita VALENCIA. La Comunidad Valenciana está vestida de blanquigualda de los pies a la cabeza. Desde el aeropuerto de Manises, camino del centro, los balcones se han acicalado de domingo para que los ojos del Papa alemán perciban, cuando aterrice el próximo sábado, que ha llegado a su casa. Aunque hubiera un viajero (de otro planeta tendría que ser) que se acercara a Valencia sin noticias de la visita, algo le revelaría que en la ciudad se barrunta un acontecimiento de primera magnitud: decenas de jóvenes armados de flores amarillas y blancas conjuran el calor húmedo valencià con una sonrisa que delata que están a punto de vivir una fiesta muy especial. Una fiesta que se prepara a conciencia en el Palau de la Generalitat, donde su presidente se multiplica entre reunión y reunión para supervisar cada detalle de este acontecimiento histórico. El presidente Francisco Camps descubre, junto a los periodistas de ABC, algunos de los adornos recién llegados a la sede del Gobierno autonómico para vestir de gala el salón en el que Benedicto XVI y los Reyes celebrarán su encuentro. Y los muestra con indisimulado orgullo. ¿Qué va a significar para esta Comunidad y para España entera esta visita? -Estoy convencido que será importantísima no sólo para la Comunidad Valenciana, sino para toda España. Toda España está muy expectante ante la visita de Benedicto XVI. De hecho, es la primera que hace a España este Papa; la tercera que realiza en su Papado fuera de Italia (ha estado en Colonia, en Polonia y ahora en Valencia) y además, es una visita de una enorme trascendencia universal. -Por lo tanto, no es únicamente una visita pastoral... -No es una visita pastoral a España sino de carácter mundial. Es una jornada mundial de la familia. Por lo tanto, desde Valencia, desde España, el Pontífice va a hablarle a todas las familias del mundo: a más de cinco mil millones de seres humanos. ¿Qué diferencia hay con la que hizo Juan Pablo II hace 24 años? -Aquella visita fue muy importante para España y Juan Pablo II le habló a los españoles. Benedicto XVI va a hablar a toda la humanidad desde Valencia. Ha elegido la ciudad de Valencia para dirigirse a las familias fuera de Italia. Es un acontecimiento histórico en términos de Iglesia católica, pero histórico también en términos de nación. España creo que puede estar muy agradecida a este Papa, por el solo hecho de que su mensaje a toda la humanidad haya decidido enviarlo desde España. El presidente valenciano ultima los preparativos para recibir el sábado al Papa con el pellizco en el estómago de acontecimientos que ocurren sólo una vez en la vida TEXTO: MAYTE ALCARAZ ISAAC BLASCO FOTO: MIKEL PONCE -Los valencianos parecen muy volcados en la visita... -Sí. Cuando ya decidió Juan Pablo II que fuera Valencia, hay que reconocer que todos los ciudadanos de la Comunidad sintieron mucho agradecimiento y cercanía con el Pontífice. -Desde el punto de vista mediático, la Comunidad Valenciana goza además de una oportunidad única para poner de manifiesto su capacidad logística y de acogida. -Es una oportunidad en todos los sentidos. Se trata de una ocasión única para que la gente participe de un acto tan especial como éste, en el que, además, Valencia, pero también el resto de la Comunidad Valenciana y de España, proyectarán su imagen en todo el mundo. ¿Cuáles son las cifras más llamativas del Encuentro Mundial de las Familias? -La ciudad espera la llegada de más de trescientos mil peregrinos inscritos procedentes de los cinco continentes; alrededor de cuatro mil periodistas acreditados de trescientos medios de comunicación, el veinte por ciento de ellos extranjeros, contarán qué estará ocurriendo esos días en Valencia, lo que contribuirá igualmente a difundir la Comunidad Valenciana y España en todo el mundo. Además, sólo en los países latinoamericanos hay asegurada una audiencia televisiva de trescientos millones de espectadores. Son sólo algunos números que dan cuenta de la enorme magnitud de este acontecimiento. EL GOBIERNO Moncloa no ha sido consciente hasta las últimas semanas del calado de este viaje, lo que provocó desajustes, aunque al final se ha hecho el esfuerzo y nos hemos puesto al día EL RECUERDO Nadie se acordará de este Gobierno dentro de unos años, pero todo el mundo retendrá en su memoria la visita del Papa Benedicto XVI MENSAJE DESDE ESPAÑA Es un acontecimiento histórico en términos de Iglesia católica, pero también en términos de nación. España puede estar muy agradecida al Papa PERSONAL Como ciudadano, como valenciano y como español, quiero vivir estas horas de forma especial, vivirlas con mucha felicidad junto a mi familia -El esfuerzo organizativo desde las instancias oficiales no puede ocultar, sin embargo, el de los miles de voluntarios que se han implicado en que todo salga de acuerdo con lo previsto... -Naturalmente, y así quise transmitirlo en un acto con voluntarios que tuvimos hace unos días. Más de 9.300 personas de cuarenta y cuatro países y de todas las edades han querido colaborar con nosotros para que este evento marque un antes y un después en la historia de la ciudad. La respuesta en este sentido, como en tantos otros, ha sido inmejorable. -Es innegable que el encuentro, junto a otras citas que, como la Copa América de Vela, va a acoger próximamente la Comunidad Valenciana tendrán un importante impacto económico. -Sólo el Encuentro Mundial de las Familias y las prerregatas de la Copa América, que precisamente concluyen este domingo (por hoy) habrán generado 140 millones de euros. Creo que la cifra habla por sí sola y dice mucho sobre el esfuerzo de promoción que se está impulsando desde el Gobierno de la Generalitat. -En cualquier caso, los preparativos de la visita papal no han estado exentos de algún que otro encontronazo con el Gobierno. -En mi opinión. la dimensión del viaje del Papa no ha tenido la consideración merecida por parte del Gobierno hasta hace unos días. De alguna manera, considero que en Moncloa no han sido conscientes hasta ahora de la dimensión universal de la visita, lo que ha provocado ciertos desajustes en su preparación. Era cuestión de saber calibrar la importancia de un acontecimiento muy querido, muy esperado y muy relevante, y eso sólo ha ocurrido hace escasas fechas. El Gobierno de España, por tanto, no ha estado en las últi- Del Estatuto del consenso al viaje del Pontífice Recién cumplido su tercer año de legislatura al frente de la Generalitat, la cotización política del presidente valenciano ha mantenido una línea inequívocamente ascendente mediante la combinación de hallazgos- -la aprobación, consensuada con el PSOE del Estatuto valenciano, la primero en España, es ya un ejemplo de reforma tranquila -con la voluntad definitiva de tratar de poner la Comunidad Valenciana en un sitio preferente del mapamundi. La consecución para la Comunidad Valenciana de objetivos tan atractivos desde el punto de vista promocional como la Copa América, en 2007, o la Copa del Mundo de Vela (en Alicante, en 2008) es sólo una parte de un amplio programa en el que se trabaja desde hace tiempo para lograr otras muchas metas cuyo logro puede ser sólo cuestión de meses. Es el caso, por ejemplo, de la más que probable acogida, en 2009, de un gran premio de Fórmula 1 en Valencia, que podría desarrollarse en el circuito de Cheste, o bien en un trazado urbano, tal y como acaso desearía el magnate del automovilismo Bernie Ecclestone, quien se marchó de la ciudad enamorado de ella y con la profunda sensación de haber realizado un extraordinario descubrimiento. Se trata de una apuesta, aseguran en el Gobierno, que en absoluto invalida el compromiso con la gestión de esas cosas que preocupan a los ciudadanos en su día a día y que, además, ejerce de poderoso complemento para poner de moda a Valencia.