Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista V ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS DOMINGO 2 7 2006 ABC Con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias, que comenzó ayer en Valencia, ABC les ofrece hoy entrevistas con el cardenal López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, y con Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana ALFONSO LÓPEZ TRUJILLO Presidente del Consejo Pontificio para la Familia El Papa no hablará contra nadie sino a favor de la familia TEXTO: JUAN VICENTE BOO FOTO: ANTONELLO NUSCA ROMA. El cardenal Alfonso López Trujillo preside desde hace 15 años el Consejo Pontificio para la Familia, responsable del V Encuentro Mundial de las Familias que se celebra en Valencia. El purpurado colombiano ha organizado los sucesivos Encuentros desde el primero en Roma en 1994, y acaba de visitar la sede de Valencia. Ahora ultima con Benedicto XVI los preparativos de la gran cita que comenzó ayer, y culminará los próximos sábado y domingo con la participación del Papa. -Señor cardenal, ¿qué impresión trae de Valencia? -El lugar del encuentro es muy hermoso. La gente verá al Papa con facilidad y habrá, además, quizá un centenar de pantallas gigantes. He vuelto de Valencia con la alegría de que la ciudad y la diócesis se preparan muy bien, de que en España hay un gran entusiasmo. Es un gran honor para España que Juan Pablo II la eligiese como sede y que Benedicto XVI confirmase la decisión. ¿Cómo se prepara el Papa? -Benedicto XVI se está preparando en la oración, en la reflexión sobre sus temas y sus mensajes, en su contacto con el pueblo español, que ama mucho y que conoce porque ha estado varias veces en congresos y reuniones. Conoce la calidad de España y sabe lo que representa en la Iglesia universal de cara a América Latina, que recibió la fe desde el mundo ibérico. Yo también conozco muy bien España, y su capacidad de vibrar con el Papa. ¿Qué nos va a decir Benedicto XVI? -Nos dirigirá palabras que llegan de Dios. El carisma de Pedro es el carisma de los Pontífices. La gente sabe que va a decirles la verdad. Que va a anunciar la vida y el valor de la familia, con gran claridad, como catequista. Hablará a la Iglesia universal, no sólo a España, sino a todos los países en sus situaciones y su diversidad. No hablará contra nadie sino a favor de una gran causa: la familia, la vida humana, la felicidad, la fidelidad. Hablará de los fundamentos de la fe, de las cosas no negociables la familia, la paternidad, la maternidad, los hijos. La familia es un gran don para los pueblos, sobre todo cuando se deshacen sin vida y sin esperanza. En el Congreso Teológico Pastoral, de martes a viernes, estudiaremos durante las mañanas el tema de EL ENCUENTRO En la decisión del Papa de ir a Valencia no cuenta si hay un Gobierno u otro MATRIMONIO No es un proyecto de un parlamento o de instituciones que hoy están y mañana no. Hay un solo modelo, que viene de Dios FAMILIA Los hijos dan juventud, alegría y felicidad a la familia, no sólo sacrificios y esfuerzos. Esto es un evangelio hermoso MENSAJE DEL PAPA La gente sabe que va a decirles la verdad. Que va a anunciar la vida y el valor de la familia, con gran claridad, como catequista BENEDICTO XVI Sirve a la Iglesia como maestro de la fe. Lo que la gente espera de él es que predique las certezas de Dios La transmisión de la fe en la familia y dedicaremos las tardes a los asuntos de importancia mundial con especialistas del derecho, la economía, la demografía, la bioética, la política, etc. Habrá también testimonios de personalidades de movimientos apostólicos y un programa muy bello de actos culturales para los 7.000 participantes. La fiesta testimonial del sábado por la noche terminará con el mensaje del Santo Padre, que celebrará la Eucaristía final el domingo. ¿El ambiente crispado de España es adecuado para recibir al Papa? -La decisión de ir a Valencia se tomó hace tres años, y por eso no cuenta si hay un Gobierno u otro. Conociendo mucho a España, sé que habrá una enorme acogida y se notará un gran cariño a quien viene a decir palabras de vida eterna, prestando sus labios, como dicen los profetas, al Señor de la vida. Yo aprovecho para invitar al encuentro a tantas personas de América Latina que viven en España, a que vayan con enorme entusiasmo a este encuentro histórico. -Algunas personas dudan de si es mejor verlo en la televisión... -Es un planteamiento de comodidad y egoísmo. ¡Qué distinto es ver al Papa personalmente! ¡Verle pasar de cerca! Ha concedido indulgencia plenaria a quienes acudan. Yo le haría una comparación: está bien ver el fútbol en la televisión, pero si puedo ir al estadio ¡es completamente distinto! En ese encuentro se sentirá el corazón de la Iglesia, que en ese momento estará en Valencia y enviará un mensaje de alegría y de entusiasmo a todos los pueblos. Lo necesitan especialmente los pueblos sacudidos por la secularización, por el olvido de las normas morales. La sociedad necesita valores para vivir. -ABC entrega con el diario de este domingo la autobiografía de Joseph Ratzinger, Mi Vida ¿Cómo es el Papa visto de cerca? -Lo he tratado a lo largo de muchos años y he podido conocerle en los campos de la doctrina, el pensamiento y la teología, en que ha prestado un servicio único. Coordinó la elaboración del Catecismo de la Iglesia católica, que es un monumento. Conoce muy bien nuestro tema desde que fue relator general del Sínodo de la Familia, que aportó la base para la exhortación apostólica Familiaris Consortio de Juan Pablo II en 1981. Es un Papa de pensamiento, de oración, de profundización, con dos rasgos complementarios muy importantes: profundidad y claridad. La gente le entiende, aun en temas difíciles. Es una de sus características. Sirve a la Iglesia como maestro de la fe. Ese es su carisma. Lo que la gente espera de él es que predique las certezas de Dios. Y lo hace a todos los países, como su predecesor, a quien el mundo entero acudió a decirle gracias Benedicto XVI habla el lenguaje de la fe, que es el que vamos a hablar en este V Encuentro Mundial de las Familias. Con serenidad, sin estridencias, pero sin vacilaciones y sin dudas. Por eso el Papa dice que hay cosas en las que no se puede negociar Las verdades no son negociables, como no lo es la familia y la vida. Y eso lo dirá a los cuatro vientos. -En la carta que le escribió en mayo de 2005 para confirmar la cita de Valencia, el Papa afirmaba que el matrimonio entre hombre y mujer y la familia son insustituibles y no admiten otras alternativas -Quiere decir que el matrimonio natural, y el sacramento para los cristianos, no pueden ser sustituidos por nada. Es un modelo original, querido por Dios. Es unión indisoluble de un hombre y una mujer hasta la muerte, con el cemento de la fidelidad, que protege la donación total. El matrimonio es un compromiso integral de vida y amor en que los esposos se otorgan mutuamente de forma total. Si no fuera así, se llegaría a la tragedia de no poder confiar. La fidelidad es la felicidad, la posibilidad de volcarse al don de los hijos. Esto es un evangelio hermoso. Los padres no son víctimas ni mártires del matrimonio, que es fuente de su felicidad como lo son los hijos dando juventud, alegría y felicidad a la familia, no sólo sacrificios y esfuerzos. -Pero en España la ley ha establecido matrimonios de otro tipo. -El matrimonio no es un proyecto de un parlamento o de instituciones que hoy están y mañana no. No es como un proyecto arquitectónico, que puede modificarse o quedar sin terminar. No