Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 SÁBADO 1 7 2006 ABC Mundial 2006 Lehmann salva el honor alemán ENRIQUE ORTEGO El primer semifinalista salió de la tanda de penaltis. Alemania se encomendó a Lehmann para salir viva de un parti- do que Argentina tuvo bajo control antes y después de adelantarse en el marcador. Pékerman se equivocó al quitar a Riquelme y los de Kilnsmann, que apenas habían hecho nada, terminaron empatando para cantar la victoria final Alemania Argentina 1 1 Alemania: Lehmann; Friedrich, Metzelder, Mertesacker, Lahm; Schneider (Odonkor, m. 61) Frings, Ballack, Schweinsteiger (Borowski, m. 74) Klose (Neuville, m. 85) y Podolski. Argentina: Abbondanzieri (Leo Franco, m. 70) Coloccini, Ayala, Heinze, Sorín; Maxi, Mascherano, González; Riquelme (Cambiasso, m. 71) Crespo (Cruz, m. 78) y Tévez. Árbitro: Lubos Michel (Eslovaquia) Tarjeta amarilla a Podolski, Sorín, Mascherano, Maxi, Odonkor, Cruz y Friedrich. Goles 0- 1, m. 49: Ayala. 1- 1. m. 80. Klose. Penaltis (4- 2) Neuville, gol. Cruz, gol. Ballack, gol. Ayala, para Lehmann; Podolski, gol. Maxi, gol; Borowski, gol. Cambiasso, para Lehmann. BERLÍN. Argentina llegó al Olímpico de Berlín cantando de esperanza y salió llorando de frustración. Una fiesta su autocar mientras entraba en el estadio y una tangana final con patadas, empujones y puñetazos tras perder un partido que tuvo en su cabeza y sus pies. Alemania, la peor Alemania de lo que va de Mundial, no ganó. Se encontró con la victoria. Simplemente aprovechó las ventajas que le dio el rival para forzar el empate en un balón bombeado y después demostrar una serenidad tremenda y un puntería absoluta en la tanda de penaltis. El resto lo puso Lehmann, inédito hasta entonces porque Argentina controló y dominó, pero no remató a puerta. Como Riquelme no estaba ya sobre el campo, amargó la existencia a Ayala y Cambiasso. Adivinó sus lanzamiento y salvó el honor de su selección, de su país y del Mundial, que de haber perdido al anfitrión habría sufrido una depresión de órdago. Argentina salió con Coloccini en el lateral- -no es su puesto y quedó patente- -y Tévez por Saviola. No pudo comenzar más bravo el partido. Salieron los de Pékerman a imponer su ritmo y los alemanes lo aceptaron de mala manera, aunque tuvieron que rendirse a la evidencia de que los de enfrente, aún sin profundidad ni remate, tenían más fútbol, mucho más. Fueron los que más propusieron y más expusieron. Alemania se agazapó La FIFA investigará la tangana entre jugadores y técnicos de ambos equipos tras la tensión de los penaltis en su campo a esperar un despiste. Argentina tuvo siempre el balón, lo jugó con gusto, pero sin sentido. La posesión al final de la primera parte había sido suya, 63 por ciento por 37 de los alemanes, pero no habían hecho ni un sólo remate a puerta. El rival, un cabezazo de Ballack, alto. Se encontró Argentina nada más comenzar el segundo tiempo con un gol a la salida de un córner- -extraordinario salto y cabezazo de Ayala- -y, sin embargo, no supo negociar el partido con ventaja. Al revés, jugó peor. Gran parte de culpa, sino toda, la tuvo su técnico. Pékerman vio que Alemania había reaccionado endemoniada y pensó que era el momento de intentar llegar al final con una defensa numantina. Le salió mal. Quedaba demasiado tiempo. Los suyos, con su experiencia, habían logrado frenar el primer arreón entre le lesión de Abbondanzieri y el cambio, pero cuando quitó a Riquelme FOTOS: AP Y AFP PEKERMAN DICE ADIÓS Da por terminado su ciclo y así lo anunció tras el partido. Argentina culpa a su seleccionador de la eliminación por retirar del campo a Riquelme y sustituirlo por Cambiasso. También se preguntan los aficionados si Pekerman se planteó hacer saltar al césped a Messi, Saviola o Aimar. para meter a Cambiasso, firmó su sentencia de muerte. Más que nunca el jugador del Villarreal era necesario. Seguro que no iba a sacrificarse en defensa como otros compañeros, pero iba a asegurar el balón y algún pase suyo podía habilitar a Crespo y Tévez y cerrar el partido. No se puede montar todo el juego de un equipo en torno a un hombre y quitarle cuando es más necesario. Pékerman dejó ciego a su equipo. Sin guía. Sin faro. Cuando Klose empató, no supo qué hacer. Tenía el balón, pero no estaba Riquelme. Nadie sabía a quién dárselo. A pesar de todo, Argentina acabó los noventa minutos dominando y llevó la iniciativa durante toda la prórroga. Alemania, sin ideas futbolísticas y agotada físicamente, apostó descaradamente por los penaltis. Debía estar muy segura de sus lanzadores y de Lehmann. Visto lo visto, era para estarlo. Además, de fortuna está sobrada.