Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 7 2006 89 Deportes J. GÓMEZ PEÑA ESTRASBURGO. Hoy empieza el Tour de los ausentes. Un Tour sin cabezas. Ni Ullrich, ni Basso, ni Vinokourov, ni Mancebo ni Beloki. Un ciclismo sin cabeza, con vocación de suicidio. La sala de conferencias del Palacio de Congresos de Estrasburgo parecía un patíbulo. Iban desfilando cadáveres. A mediodía lo anunció el Tour: Nueve corredores inscritos en la carrera, que comienza hoy, están implicados en la Operación Puerto la intervención de la Guardia Civil que ha desvelado los secretos de la red de dopaje supuestamente encabezada por Eufemiano Fuentes. El médico canario, según confirmó la dirección de la carrera gala, atendía a Ullrich, Basso, Sevilla, Mancebo y a cinco corredores del Astaná: Beloki, Contador, Paulinho, Davis y Nozal. A la calle, pues. Y con ellos, el resto del Astaná como efecto colateral. Según la normativa aplicada en la Grande Boucle un equipo no puede partir con menos de seis ciclistas. Por eso quedaron amputados Vinokourov, Kaskechin, León Sánchez y Barrero. La juez anula el voto por correo en las elecciones al Real Madrid y sólo el presencial decidirá el presidente La Operación Puerto guillotina el Tour Ullrich, Basso, Mancebo, Vinokourov y todo su equipo Astaná se quedan fuera de la carrera Presiones y rumores El Tour, con el código ético firmado por los equipos en la mano, pidió a los equipos que apartaran, sin sustitución posible, a los acusados. Obedecieron el T- Mobile con Sevilla, Ullrich y su asesor, Pevenage; el CSC hizo igual y sacrificó a Basso, y el AG 2 R a Mancebo. El Astaná se resistió. Tras las exclusiones sólo le quedaban Vinokourov, Kashechkin, Barredo y León Sánchez. No correr el Tour era morir, desaparecer. Apeló a la Unión Ciclista Internacional. Durante toda la tarde se escuchó que la UCI iba a exonerar a Contador y Paulinho; que cuatro más dos son seis, el límite. Se habló de vergüenza, de otro plazo del escándalo, de supuestas presiones del Gobierno de Kazajstán, el país de Vinokourov. Rumores. Lejarreta, responsable del conjunto, anunciaba que él se iba fuera cual fuera la sentencia. Por solidaridad con los apuntados con el dedo acusador. Jan Ullrich, sin ropa deportiva de su equipo, que le suspendió, abandona el hotel para regresar a Alemania A las ocho y media se supo: el antes equipo dirigido por Manolo Saiz quedaba tachado. Su espacio en la página de participantes apareció en blanco. Víctor Cordero, director general de la Vuelta a España, recordó entonces el punto nueve del código ético- -un corredor o miembro de equipo que sea investigado o esté envuelto en un proceso no podrá ser inscrito en las carreras- -y anunció: La Vuelta coincidirá bastante con la postura del Tour El Astaná es ya un equipo estrujado. Como Ullrich, Basso, Mancebo y Sevilla. Todos hablaron ayer. Desde distintos lugares de la derrota total. Hemos llegado al punto cero, al kilómetro cero resumió Eusebio Unzúe, director del Caisse d Epargne- Baleares. Éste es un deporte herido de muerte. Tenemos que construir un nuevo ciclismo El técnico navarro dio su clave: Sinceridad Sabe que este deporte está en coma. No sirve de nada ocultarlo. La enfermedad ha ocupado buena parte de su piel. Seguir como hasta ahora no conduce a nada Regeneración. Hay que recuperar el ciclismo Había un tono de mea culpa en cada declaración. Todos sobreviven sobre las cenizas de este deporte. Y nadie se va. Hasta que el Tour decide echarles. Irse es no volver. Prudhomme alabó la actitud del T Mobile, el CSC y el AG 2 R, y lamentó la del Astaná. La Guardia Civil nos ha trasladado mu- AP chos nombres de ese conjunto que están implicados. Era un sistema de dopaje dentro del equipo Quiere héroes, no tramposos ...Y hasta que salga otra lista negra Por eso, Prudhomme les invitó a marcharse. Mientras no nos diga lo contrario la UCI, saldremos a correr respondió Lejarreta. El Astaná ató su futuro a la licencia que le da acceso al UCI Pro Tour. Pidió socorro a la UCI. Vinokourov salió a media tarde a rodar con la bicicleta que iba a utilizar en el prólogo. Pablo Antón, mánager de la escuadra, negoció hasta la última orilla. Hasta que se rindió. Casi logró que Paulinho y Contador pudieran correr, pero cuando estaba a punto de salvarse, en la esquina del remolino, los otros equipos le retiraron la mano. Tuvo que rendirse. El Tour que hoy nace lo hará sin sus tres favoritos: ni Ullrich, ni Basso ni Vinokourov. Tampoco estará el cuarto en 2005, Mancebo. Ni Óscar Sevilla ni el Astaná. El ciclismo desde hace tiempo es un lista de bajas. El Tour empieza al revés, con los líderes por los suelos. El Ayuntamiento de Estrasburgo felicitó a la organización de la ronda. Por limpiar la lista de dorsales. Dentro, en la carrera, en el tono leve de las confidencias, se advertía: Hasta que salga otra lista Y hoy el prólogo. Triste Tour. El alemán y el italiano dicen que ellos no han hecho nada No tengo nada que ver con esto renegaba Jan Ullrich al conocer su descarte en la carrera. Su equipo, el T- Mobile, les tumbó, a él y a Sevilla, antes incluso del anuncio del Tour. Había una expresión patibularia en los miembros del equipo alemán. A los dos corredores no les dejaron ni desayunar con sus compañeros. Es la peor cosa que me ocurrió en mi vida- -destacó el corredor germano- Me choca mucho. Necesitaré unos días para reponerme e intentar probar mi inocencia También se echó de la prueba al director deportivo del equipo teutón, Rudy Pevenage. Desde Alemania se pedía que se aplicara la presunción de inocencia pero la organización de la carrera precisaba que las pruebas encontradas en la investigación realizada en España no admitían discusión. Yo no he hecho nada, mis abogados hablarán por mí señalaba Basso poco antes de abandonar la concentración del CSC. Dijo Bjarne Riis, el director de Basso, que era su peor día El verdugo de Miguel Induráin en el asfalto palidecía. Adiós a su mirada metálica, al brillo pulido de su calva. El rostro parecía un relámpago de arrugas. Este equipo es mi vida y he tenido que sacrificar mi gran amistad con Basso El vencedor del Giro, a la hoguera.