Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 SÁBADO 1 7 2006 ABC Cultura y espectáculos Alemania, Francia e Inglaterra concentran su acción cultural en un solo organismo El Cervantes cuenta con la cuarta parte del prespuesto del Goethe y con la décima del British Council b Antonio Muñoz Molina puso el dedo en la llaga de la acción cultural exterior de España al señalar que la proliferación de organismos la hacen menos eficaz ABC MADRID. El jueves, al despedirse del Instituto Cervantes, el novelista Antonio Muñoz Molina dijo: El Gobierno tiene que darse cuenta de que invierte mucho en acción cultural, pero de un modo poco concentrado. Hace falta que el Estado piense racionalmente cómo se difunden fuera de España los tesoros que tenemos ¿Qué quería decir al referirse a un modo poco concentrado Simple y llanamente, Muñoz Molina señalaba la proliferación de organismos que promueven la cultura española más allá de nuestras fronteras. La proliferación española. En primer lugar se encuentra el Instituto Cervantes (68,6 millones de euros de presupuesto en 2006) que nació para la enseñanza del idioma y la difusión cultural de lo español. Luego están las sociedades estatales de Acción Cultural en el Exterior (15 millones de presupuesto en 2006) y, cuando procede, la de Conmemoraciones Culturales (colaboración puntual con Seacex si sus eventos merecen girar fuera de España) estas sociedades estatales dependen de los ministerios de Asuntos Exteriores y Cultura, los cuales, a su vez, cuentan con departamentos dedicados a la extensión cultural internacional. A estos organismos se suman las Agregadurías Culturales de las embajadas, las Consejerías de Cultura de las Autonomías y las Concejalías de Cultura de los Ayuntamientos. En realidad, Muñoz Molina decía que la promoción exterior sería mucho más eficaz y económica (súmense las promociones culturales del Estado, las autonomías y los ayuntamientos) si su acción se concentrara en un organismo, como en Alemania, Francia o Gran Bretaña. Y sugirió que ese organismo debía ser el Cervantes. Alemania y el Instituto Goethe. Los 142 Goethe, repartidos por 77 países, son asumidamente la mejor carta de credenciales de Alemania, junto con su industria, desde después de la guerra. Su nombre, Instituto Goethe Inter Nationes expone ya un programa de diálogo que es político y de cooperación internacional y no sólo cultural y de difusión de una lengua, lo que marca matices diferenciales con instituciones similares francesas, británicas, italianas o españolas. En el antiguo bloque del Este, Asia o regímenes totalitarios de América y África, los institutos tienen un ganado Yoko Ono y el pintor Manuel Vázquez junto a Consuelo Císcar al presentar la Bienal valenciana en Nueva York en 2001 EFE Nueva York, capital de todos los derroches ibéricos ALFONSO ARMADA MADRID. ¿Tanto dinero tienen? A la empleada de una fundación con sede en la Quinta Avenida le hacían chiribitas los ojos ante la largueza con la que instituciones españolas compran espacios en Nueva York. Entre los hitos de la munificencia oficial con dinero público la Generalitat valenciana dejó el listón muy alto: alquiló la Frick Collection, el museo más exquisito de la urbe, al módico precio de 35.000 dólares (casi 28.000 euros) para presentar su Bienal. El evento pasó inadvertido para la prensa americana, pero tuvo mucho eco en España. Si a muchos estadounidenses les cuesta ímprobos esfuerzos situar a España en el mapa, pronunciar las palabras Castilla y León era un trabalenguas. La comunidad se gastó la friolera de 7.210.000 euros en promocionar los tesoros regionales: su orquesta sinfónica tocó en el Carneggie Hall porque pagó a tocateja, y luego tuvo que regalar 2.000 entradas porque sólo se vendieron 800. Aunque más cejas se enarcaron con delectación en la capital del mundo cuando el gobierno regional convenció a los responsables del Museo de Historia Natural para que desmontaran un ala e incrustaran una exposición sobre Ata- puerca. Un millón de euros hizo de ganzúa. Aunque las comunidades autónomas se disputan hoteles y restaurantes, con séquitos multipartidistas para contentar a todos y cámaras que prueben el desembarco para gesto surrealista la cena que celebró en el Waldorf Astoria el Ayuntamiento de Granada: gastó 200.000 euros en presentar el premio García Lorca, dotado con 50.000. prestigio por su compromiso democrático y como tribuna y lugar de acogida para la oposición; con frecuencia por ello su función ha sido un arma más, informativa y diplomática, del Ministerio de Asuntos Exteriores del que dependen presupuestariamente, lo que también genera confusión y críticas en las revisiones que se han hecho de su vigencia como embajada cultural. Además de la enseñanza del alemán, el Goethe encabeza en países programas y avanzadillas culturales multidisciplinares de presentación de Alemania, que en España suelen provenir más del Ministerio de Cultura y sus consejerías culturales en las embajadas o de la SGAE. La relación entre las Agregadurías Culturales de embajada, antes únicas responsables de la difusión cultural, y el Cervantes, allí donde coinciden, no ha estado hasta aho- ra nunca bien definida y suele ser objeto de roces y confusión. Frente a los 68,6 millones de presupuesto del Cervantes, el Goethe tiene un presupuesto anual en torno a 270 millones de euros- -autofinanciado en un 25 por sus 175.000 alumnos- -que se ha venido reduciendo por corregir el desequilibrio del gasto alemán (en 2006 cuenta con 16 millones menos que en 2001) con lo que se lo ha calificado recientemente como el hijastro pobre de la diplomacia alemana, en comparación con las bien dotadas campañas culturales francesas y británicas. Junto al Goethe otras instituciones como la Fundación von Humboldt, el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) y el Instituto de Relaciones Exteriores (IFA) redondean no obstante la ingente acción cultural alemana exterior. Inglaterra y el British Council. El British Council aglutina toda la promoción pública de la cultura británica en el exterior, tanto por lo que se refiere a la enseñanza del inglés como a la actividad artística y al desarrollo de programas culturales. Depende del Foreign Office, del que este año ha recibido unos 270 millones de euros. Una cantidad casi similar son los ingresos que obtiene de sus propias actividades, como la supervisión de pruebas de cualificación de inglés (el año pasado, 1,1 millones de exámenes) Su presupuesto total asciende a 720 millones de euros. Está presente en 220 ciudades de 110 países y enseña inglés a medio millón de personas en el mundo. Información realizada por los corresponsales Ramiro Villapadierna (Berlín) y Emili J. Blasco (Londres) y por Tulio Demicheli