Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional SÁBADO 1 7 2006 ABC El presidente Hu Jintao heredó en 2002 un PCC claramente escorado a estribor, cuyo rumbo no quiere cambiar mer ministro de 1987 a 1998 y responsable de la sangrienta represión de las revueltas de Tiananmen en 1989. Completarían el panorama otras dos facciones menores en tamaño e influencia influencia: la nacionalista y la socialdemócrata Y esto sólo a grandes trazos. Muy diversas familias para convivir armoniosamente en una sola casa. Fuentes de la disidencia china aseguran que en el pasado marzo tuvo lugar una importante reunión en Pekín con un único tema: la macroeconomía y su influencia en el rumbo de la política china. Se dice que asistieron Gao Shang- quan, asesor del Consejo de Estado; Li Shu- guang, vicedecano de la Universidad de Política y Derecho de Pekín; Zhang Wei- yang, destacado economista neoliberal; y Xie Ping, director de Investigación del Banco del Pueblo, entre otras personalidades. De esta reunión no oficial pero tampoco clandestina habrían salido varias recomendaciones. La más sorprendente instaría a las autoridades políticas a seguir el llamado modelo taiwanés abiertamente capitalista. Otra exhortaría a que se profundize en la teoría de la Tres Representaciones y a que el PCC se abra a todos los grupos sociales capitalistas. Los ponentes habrían estimado que hay que dar por terminada la etapa de reforma económica para dar paso a la reforma política Para ello, sería imprescindible que el Ejército abandonase su protagonismo político, dejase su vinculación con el PCC y pasase a depender del Estado. Que por primera vez en la República Popular haya separación entre Partido y Estado. Y mientras que todo esto se cuece en los sótanos de la alta política, en la calle los chinos de a pie cada vez se sienten más distanciados de sus dirigentes. Hoy, nadie quiere acordarse de Tiananmen, siempre que el nivel de vida siga subiendo. Ande yo caliente... Esta progresiva despolitización de la sociedad parece vinculada a la descomunistización del PCC, y habría provocado importantes deserciones en masa de la militancia comunista. Según Da Ji Yuan (Gran Época) una publicación de disidentes chinos con sede en Nueva York, diez millones de miembros del PCC habrían abandonado el Partido en sólo un año y medio. Pekín lo niega y asegura que, muy al contrario, el número de afiliados asciende a 70,8 millones de personas. De lo que no hay duda es de que los máximos dirigentes de China son conscientes de la necesidad de reforzar la ideología ante el creciente desinterés de los chinos, sobre todo de los más jovenes. Ahí está el catecismo cívico titulado Ocho honores y ocho deshonras Ba rong, ba chi presentado por el presidente Hu Jintao. Por ejemplo, amar a la patria, en vez de perjudicarla. Servir al pueblo, en vez de apartarse de él. Preocuparse por aprender, en vez de permanecer en la ignorancia. Trabajar duro, en vez de holgazanear. Un policía chino impide que se hagan fotos en la plaza de Tiananmen REUTERS Después de 85 años, es difícil reconocer entre los actuales dirigentes chinos, impulsores de la economía de mercado, a aquel grupúsculo marxista ¡Viva el partido consumista de China! FERNANDO PASTRANO MADRID. Pekín, la antigua capital imperial, es un hervidero de obras previas a los Juegos Olímpicos del 2008. Shanghai, la laboriosa ciudad industrial, no se queda a la zaga: prepara la Expo Universal de 2010. En Pekín, junto a la plaza de Tiananmen, se encuentra Zhongnanhai, la sede del Partido Comunista y del Gobierno. A la izquierda de la puerta Xinhua (Nueva China) un cartel reza: ¡Viva el Gran Partido Comunista de China! Ya casi nadie lo mira. En Shanghai, en el número 76 de Xingye Road, se encuentra la histórica casa de estilo shikumen (puerta de piedra) en la que el 1 de julio de 1921 se fundó el Partido Comunista de China (PCC) Lugar de peregrinación (10 millones de visitantes desde su apertura como museo en 1952) hoy casi ha desaparecido engullida por el nuevo barrio Xintiandi, una moderna zona peatonal cuajada de bares, tiendas y otros emporios del consumo mucho más frecuentados. (capitalismo) En lo político, el Pequeño Timonel fue continuista. La tercera generación fue la de Jiang Zemin. Entretenido en ver como se peinaba el tupé o cantaba karaokes por Elvis, Occidente no supo valorar que Jiang fue el autor de la decisiva teoría de la Tres Representaciones según la cual, a partir del 2002, el PCC ya no representa sólo a los obreros y campesinos, sino a las fuerzas productivas avanzadas, la cultura innovadora y a las amplias masas Es decir, el partido todavía llamado comunista acogía ya a los empresarios, a los financieros y a la clase media: los antiguos enemigos del pueblo Hu Jintao heredó en noviembre de 2002 un partido claramente escorado a estribor. Y él no es ni un gran ni un pequeño timonel para enderezarlo. Seguramente ni siquiera quiere destorcerlo. Al parecer, en el PCC actual hay al menos cuatro grandes facciones. La más importante sería la llamada liberal a la que pertenecería el propio Hu. Estaría enfrentada directamente a la maoísta u ortodoxa, liderada por Li Peng, pri- Annan se reúne en Casablanca con el primer ministro marroquí LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL CASABLANCA. El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, se reunió ayer en Casablanca con el primer ministro de Marruecos, Dris Yetú. No trascendió nada sobre los asuntos que ambos abordaron, aunque según filtraron algunas fuentes diplomáticas a los periodistas podrían haber hablado sobre el conflicto del Sahara Occidental. Rabat lleva algunos meses presentando por todo el mundo el proyecto de un plan de autonomía para la ex colonia española sobre el que todavía no se conocen los detalles. Fuentes diplomáticas entienden Cuarta generación La del actual presidente, Hu Jintao, es la cuarta generación de dirigentes comunistas de China. La primera fue la de Mao Zedong, el revolucionario que dirigió el país con mano de hierro durante 27 años (el Gran Timonel sin salirse de la estela marxista. La segunda fue la de Deng Xiaoping, arquitecto de las reformas económicas y autor de frases tan celebradas como la del gato cuyo color no importa con tal de que cace ratones (pragmatismo) o la de que enriquecerse es glorioso sin embargo que la ONU no puede tener en consideración este plan impulsado por el Rey Mohamed VI porque cierra la puerta a la posibilidad de la autodeterminación de los saharauis, algo previsto por la ley al tratarse de un territorio pendiente de completar su proceso de descolonización. El Consejo Consultivo Real para Asuntos Saharauis (Corcas) es el órgano dependiente directamente del soberano encargado de difundir ese plan con el que Rabat pretende que el Sahara Occidental, que ocupan desde hace tres décadas, pase a formar parte oficialmente de su territorio soberano.